viernes, 29 de enero de 2010

Por primera vez una mujer transexual podría llegar a ser diputada en Colombia

Shelcy Sánchez, foto, aspira a convertirse en la primera mujer transexual colombiana en obtener un escaño en el Congreso de su país para dotar de "condiciones dignas" a trabajadores sexuales, lo que genera entusiasmo entre la comunidad GLTB.

AFP/Diario Digital Transexual-. "Mi aspiración nace de una convicción y una necesidad: demostrar que podemos lograr un destino distinto a vivir en el clóset o vernos forzados a ejercer la prostitución. Pero aquellos obligados a ejercer el trabajo sexual, deben gozar de condiciones laborales dignas", dijo a la AFP.
Sánchez, que inscribió su candidatura a la Cámara de Representantes de su país por el departamento (provincia) del Valle, en las elecciones de marzo próximo dice contar con el respaldo de 25.000 miembros de la comunidad GLTB. "No seremos machos pero sí muchos y vamos a demostrarlo en las urnas", bromeó.
"Mi propuesta es hacer que se otorgue al trabajo sexual el reconocimiento como oficio, lo que dotaría a quienes lo ejercen de beneficios como el acceso a la seguridad social, a los sistemas de salud, el gozar de una pensión por vejez o invalidez, e inscribirse a beneficios de los riesgos profesionales", añadió.
Las reacciones a su candidatura no se hicieron esperar. "Permitirá que los colombianos comprendan que las personas transgénero no son extraterrestres ni ladronas o drogadictas como las perciben. Que toman las riendas de su futuro y comienzan a ganar terreno", dijo a la AFP el activista Carlos Serrano.
Serrano, director de Radio Diversia -la única emisora colombiana para la comunidad gay que emite desde la clandestinidad debido a amenazas de muerte contra sus directivos- destaca la propuesta de la trans de dotar de beneficios legales en salud a miembros de esa comunidad.
"La principal causa de muerte de estas personas son enfermedades ligadas a sus transformaciones físicas. Las operaciones se hacen hoy de forma artesanal pues los sistemas de salud no las cubren. Argumentan que son cirugías estéticas cuando realmente les permite aceptarse como personas", enfatizó Serrano.
No es la primera ocasión en que Shelcy -de 28 años de edad- hace proselitismo, aunque sí es la primera en que aspira a ocupar un cargo de elección popular. Hasta hace unos meses fue vicepresidenta de la Fundación 'Transmujer', que aboga por los derechos de los transexuales.
"Aspiro a llegar a la Cámara de Representantes porque es hora de hacer visibles los problemas de nuestra comunidad, de afrontar retos, de demostrar que detrás de nuestras almas femeninas encerradas en cuerpos de hombres conviven personas talentosas que pueden aportar a la sociedad", concluyó.
La mujer transexual se inscribió a nombre del Partido Liberal colombiano, opositor al gobierno de Alvaro Uribe, al que agradeció "la grandeza de corazón y demostración de tolerancia" al darle el aval. "Sé que mi campaña no va a ser nada fácil pues todavía hay mucha discriminación en nuestro país", aseguró.
Sin embargo, Diana Navarro -también transexual y asesora de la Alcaldía de Bogotá- critica "la manipulación coyuntural a su comunidad por parte de los movimientos políticos" que -dijo- "sólo nos tienen en cuenta ahora, en época electoral, para obtener votos".
"Los transexuales colombianos estamos en camino de conformar un partido político propio que no esté detrás de cargos sino de elevar una propuesta integral para nuestra sociedad, desde la perspectiva trans", enfatizó Navarro, directiva, además, de la Red Nacional de Personas Trans.
La ONU, a través de su oficina de derechos humanos en Colombia, ha condenado el asesinato en el país de una veintena de miembros de la comunidad transgénero en este país en los últimos años a manos de las llamadas organizaciones delincuenciales de "limpieza social".

Transexual, gay y padre

El embarazo de Scott Moore pone cara a un nuevo modelo de familia

Es el tercer transexual (hombre nacido con genitales femeninos) que se queda embarazado, que se sepa (antes lo han estado el estadounidense Thomas Beatie, dos veces, y el español Rubén Noé Coronado ), pero el caso de Scott Moore supone una nueva vuelta de tuerca al concepto de familia. Porque Scott, de 30 años, está casado con otro hombre transexual, Thomas, de su misma edad. Es decir, es transexual, gay y padre.

No se sabe si la pareja, que vive en California, se enamoró antes o después de que ambos llevaran a cabo el proceso de reasignación de sexo. Pero son un claro ejemplo de que una cosa es la identidad sexual (ambos se sienten hombres, visten y se llaman como tales), y otra, la orientación (les gustan los hombres al menos tan masculinos como ellos).
Hábilmente, aprovecharon un vacío legal para casarse, según informa la web dosmanzanas.com. Lo hicieron aprovechando que, en algunos papeles, Scott, por mantener todavía los genitales femeninos, todavía era considerado mujer. Y luego, igual que Beatie y Coronado, éste se sometió a una inseminación con esperma de un amigo.
El hijo, que se llamará Miles, será el tercero de la pareja, a añadir a los dos, Gregg, de 12 años, y Logan, de 10, fruto de una relación anterior de Thomas.
Lógicamente, la pregunta que se les ha hecho es si no temen que su hijo sufra por nacer en una familia tan atípica. Y ellos han encontrado la respuesta en su misma casa. "Hemos pensado en ello. Mi hijo Logan ha sido objeto de críticas y bromas, pero ahora él se defiende diciendo: 'Tal vez ustedes tengan problemas con mis dos padres, pero yo no, así que no me importa lo que digan'. Queremos mostrar al mundo que las familias trans pueden ser sanas y cariñosas", ha dicho Thomas.

La FELGTB exige al Vaticano que deje de usar su falsa moral para discriminar a las personas

El Vaticano insta al Partido Popular europeo a rechazar una proposición contra la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales expresar su repulsa al nuevo intento de manipulación de Vaticano que ha enviado una carta a representantes del partido conservador europeo para que apoyen “los deseos de la Santa Sede” de perpetuar la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género y les indican las enmiendas a presentar contra el proyecto de resolución del diputado socialista suizo Andreas Gross.
Antonio Poveda, presidente de la FELGTB, pide al Vaticano “que se abstenga de dar lecciones de moralidad internacional cuando ha sido incapaz de firmar la Declaración Universal de Derechos Humanos entre otras convenciones importantísimas para la convivencia como las que van contra el genocidio, los crímenes de guerra, la supresión de la esclavitud, o las que amparan por la protección de los pueblos indígenas o por los derechos de los trabajadores”.
No es la primera vez que el Vaticano insta a ir contra la protección de las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB), si no que ya trabajó en 2009 porque la ONU no aprobara una instancia contra la pena de muerte por motivos de orientación sexual e identidad de género.
Para Juan Antonio Férriz, coordinador del área de Asuntos Religiosos, “este no es más que otra acción del Vaticano en contra de los derechos y las libertades individuales”, y añadió que “como creyentes LGTB, nos duele enormemente la continua manipulación de Dios para condenar y castigar la vida humana, e instamos a las instituciones europeas a defender la dignidad y la libertad para todas las personas, en igualdad de condiciones, también para las familias y el matrimonio”.

El Vaticano considera "normal" presionar por carta a diputados

El portavoz de la Santa Sede cree que "no hay que sorprenderse". Diputados conservadores que recibieron la misiva opinan, sin embargo, que esta "atenta" contra su independencia

Dictar por carta el sentido del voto a los diputados elegidos por los ciudadanos es "normal". Así calificó ayer en Roma el director de la Sala de prensa del Vaticano, el sacerdote italiano Federico Lombardi, el contenido de la misiva enviada por el nuncio apostólico en Francia, monseñor Luigi Ventura, a los miembros del Partido Popular Europeo (PPE) en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. El objetivo de la misiva era que los parlamentarios se opusieran a dos resoluciones que, en opinión de la Santa Sede, "se oponen abiertamente a la ley natural y a los valores promovidos por la Iglesia católica".
Lombardi, que evitó valorar el método epistolar elegido por Ventura, sí defendió el contenido de la carta: "No hay que sorprenderse de que el Vaticano anime a los fieles, entre ellos también los políticos, a apoyar los valores del humanismo cristiano", sobre todo en el ámbito de "la familia y la sexualidad", informa EP.
La misiva, cuyo contenido fue adelantado ayer por Público, indicaba a los diputados conservadores en la cámara de Estrasburgo que debían votar contra las resoluciones, si no se aceptaban determinadas enmiendas, porque en ellas se amparaba la unión de personas del mismo sexo y se contemplaba el aborto como un derecho de la mujer.
Sus candidatos preferidos
El texto de monseñor Ventura reconocía también que tres diputados conservadores dos de Italia y uno de San Marino habían recibido instrucciones de la propia Secretaría de Estado del Vaticano sobre las enmiendas a presentar. Incluso apuntaba la necesidad de que apoyasen para determinados puestos en la institución a un juez y a un diputado italianos, simplemente, porque "respetan el concepto cristiano de la vida y del matrimonio".La polémica provocó ya el pasado jueves reacciones en el seno de la propia Asamblea. El Grupo Socialista propuso al Grupo Liberal y al de Izquierda Unida Europea elaborar una nota conjunta para expresar su malestar. También planteó llevar al Bureau de la Asamblea máximo órgano de dirección de la institución una proposición para que sea esta la que proteste formalmente ante el Vaticano.
Sin embargo, el mayor malestar se registró entre los destinatarios de la carta, los diputados del PPE. Ayer, día de pleno, en las filas conservadoras de la Asamblea se mezclaba la indignación con las ganas de-sesperadas de obviar preguntas incómodas. El jefe de la delegación francesa, Jean-Claude Mignon, aseguró a Público estar "conmocionado" por el envío de una carta que, en su opinión, atenta contra "la separación absoluta entre la política y la religión".
Mignon, que precisamente perdió la votación para ser el portavoz del grupo Parlamentario Popular en la cámara ante el candidato italiano respaldado por la misiva del nuncio en Francia, señaló que lo más grave, además de la presión en sí, era que una de las exigencias de la Santa Sede se refiriese a la discriminación de los homosexuales. "Aquí hablamos de temas éticos, preocupaciones sociales, derechos humanos y libe+rtad", aseguró, "para lo cual necesitamos independencia de espíritu".
Según él, la indignación "es mayoritaria porque en la institución [de 47 países], tenemos varias religiones e, incluso, dentro del PPE no todos los parlamentarios son cristianos", aclaró. Fuentes del Consejo de Europa confirmaron el malestar de una buena parte de los diputados, expresado generalmente más en pasillos que en público. La existencia de dos presiones opuestas la de la Iglesia y la de su autonomía política les llevaron ayer a muchos a tratar de esquivar numerosas preguntas incómodas de la prensa.

Fue el caso de la diputada conservadora española Carmen Quintanilla. En conversación telefónica con este periódico, insistió en que ella no había recibido la carta y que sólo la conocía "por rumores". Al ser preguntada por su opinión sobre su contenido y, sobre todo, porque la Santa Sede intentase orientar el voto de los parlamentarios europeos, Quintanilla echó balones fuera: "No voy a opinar sobre algo que puede crear malestar en compañeros de otros países".
Jordi Xuclà, diputado de CiU encuadrado en el grupo Liberal de la Asamblea, aseguró que es "habitual" que la Iglesia intente transmitir su sentir a los diputados católicos sobre determinados temas. Sin embargo, Xuclà reconocía que era "muy llamativo" cómo lo había hecho en esta ocasión, por carta.
Mucho más duro se mostró Juan Moscoso, diputado del PSOE en el Consejo de Europa, quien mostró su indignación no sólo por la "injerencia inadmisible" del Vaticano, sino también por los numerosos correos electrónicos que los diputados socialistas están recibiendo de grupos católicos ultras para presionarles.
Protesta de los gays
En España, el presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Toni Poveda, calificó ayer de "preocupante" la carta y su contenido. "Demuestra que la jerarquía de la Iglesia vive muy distante a la realidad española y europea", señaló. El responsable de la FELGTB se lamentó, asimismo, de la actitud de los diputados del PP, tanto de Europa como de España, por "seguir la doctrina de la jerarquía católica más retrógada", informa Ramiro Varea.

jueves, 28 de enero de 2010

Documental: Stop violencia a las Mujeres Trans


Documental: Stop violencia a las Mujeres Trans
Puedes ver todos los vídeos de ATA aquí.

MAR CAMBROLLÉ, ha sido elegida nueva presidenta de GIRASOL



Girasol (Coordinadora de Asociaciones de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales de Andalucía, Ceuta y Melilla) comunicamos a través de esta nota de prensa, la renovación del órgano ejecutivo de nuestra entidad. La nueva Comisión Permanente, fue elegida en Granada el pasado Sábado 23 de Enero, en Asamblea de Asociaciones, siendo esta nueva Comisión designada con el voto favorable de todas las asociaciones que conforman la Coordinadora GIRASOL.
Es la primera vez que una mujer transexual es presidenta de una federación de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, lo que demuestra el emponderamiento de las personas transexuales y la visibilidad de este colectivo en el AÑO PARA TRANS-FORMAR.
Entre los objetivos prioritarios que nos marcamos la Comisión recién elegida, están el establecimiento de nuevas organizaciones de defensa de los derechos humanos y civiles de la población lésbica, gay, transexual y bisexual en aquellas provincias donde aún no tenemos representación, así como el fortalecimiento en las provincias donde sí existen asociaciones LGTB que ya forman parte de GIRASOL.
Pretendemos ser una plataforma que sirva como vehículo de transmisión para las demandas de las personas LGTB hacia las instituciones, igual que introduciremos, como ya venimos haciendo, en los centros educativos el respeto hacia la orientación sexual e identidad de género.
En definitiva, haremos de la visibilidad y de la defensa de cuantas realidades sean propias de las personas homosexuales y transexuales en Andalucía nuestra bandera.
La nueva Comisión Permanente salida de nuestra Asamblea de Asociaciones es la siguiente:

Presidenta: Mar Cambrollé Jurado.
Secretario General: Rafael Expósito Almagro.
Tesorero: Antonio David Palomino García.
Secretario de Organización: Antonio J. Iáñez Aspizua.
Vocal de Prensa: Raúl Solís.
Vocal de Comunicación: Antolín García Contreras.
Vocal del voluntariado: Salvador Mena Martín.
Vocal: Pablo Núñez Díaz.

Construida en Italia la primera cárcel exclusiva para transexuales

La primera cárcel italiana exclusivamente para transexuales entrará en funcionamiento el próximo mes de marzo, en la localidad toscana de Empoli, y en un primer momento cumplirán condena en ella treinta reclusos.
Esos treinta presos se encuentran actualmente en un centro penitenciario mixto de Florencia, cercano a Empoli.
El nuevo centro de internamiento, que ocupa una antigua cárcel femenina, dispone de fuertes medidas de seguridad y los transexuales podrán trabajar y pasear en un huerto.
La prisión también cuenta con una biblioteca y centro de estudios en los que se realizarán actividades escolásticas.
El personal del centro ha sido sometido a cursos de especialización para desempeñar sus funciones de una forma más específica, teniendo en cuenta las necesidades de los nuevos reclusos.
Del casi medio centenar de agentes penitenciarios que trabajarán en el centro, entre mujeres y hombres, sólo los varones estarán en contacto directo con los reclusos transexuales.
Se estima que de los 65.000 presos que cumplen condena en Italia casi un centenar pertenecen al colectivo transexual, para los que ya existe una sección específica en la penitenciaría de Rebibbia, en Roma. No obstante, la cárcel de Empoli será el primer centro exclusivo para transexuales.
La nueva medida ha sido acogida con satisfacción tanto por el Partido Demócrata (PD), el primero de la oposición, como por colectivos de transexuales.

miércoles, 27 de enero de 2010

Mujer y transexual, doble discriminación

Madrid, 27 ene (10), AmecoPress. Encontrar empleo es difícil en tiempos de crisis. Un poco más difícil si eres mujer. Bastante más difícil si eres mujer, y transexual. Mucho más difícil si eres mujer, transexual y además inmigrante. Lizethe Álvarez, técnico de empleo y orientación laboral de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, ha hablado con AmecoPress sobre las tremendas trabas que las mujeres transexuales tienen que superar al enfrentarse al mercado laboral.

Este año ha sido bautizado como “Un año para TRANSformar” por la FELGTB, y el mensaje no está exento de significados. Durante este periodo, y dando continuidad a lo que ya se ha conseguido en años anteriores, el objetivo claro está en transformar. Transformar la sociedad, para que terminen la discriminación y la exclusión social, transformando para ello las mentalidades, que juntas conforman nuestro sistema social.
Las mujeres transexuales, por ser su condición sexual más evidente, encuentran más obstáculos a la hora de acceder al empleo. “Un alto porcentaje de mujeres transexuales tienen dificultades para acceder a un puesto de trabajo”, lamenta Álvarez, “sufren una doble discriminación: por ser mujeres, y por ser transexuales. No digamos ya en el caso de ser inmigrantes, o si añadimos el factor racial. Las reticencias de las empresas se acumulan.”
Muchas mujeres transexuales se dedican hoy en día a la prostitución. “No tiene que victimizarse, es una actividad económica más, y algunas obtienen grandes ingresos. Un gran grupo de ellas lo hacen por voluntad propia”, mantiene Álvarez, y matiza: “Por la exclusión social y la falta de apoyo sí hay personas que se sienten obligadas a hacerlo. Aquí es donde empieza el itinerario de las alternativas de empleo, porque son necesarias”.
Poco a poco es más frecuente ver a mujeres transexuales trabajando como cajeras, escaparatistas, en la limpieza o en los servicios en general. Consiguen empleo, pero “son puestos con cierta precariedad”. Aunque los hombres transexuales suelen ser menos reconocibles, y con ello acceden algo mejor al mercado, a la larga “les ocurre algo parecido. Necesitan promocionar en el trabajo, pero ocupan puestos no acordes con su preparación”.
Desde la FELGTB exhortan al Gobierno a que, al igual que se hace con otros colectivos que sufren exclusión social, como el de las personas discapacitadas, se acometan acciones de discriminación positiva, a la par que se trabaje en la transformación de los estereotipos negativos ahora vigentes. “La sociedad española tiene que prepararse con una serie de formaciones e informaciones para asistir a este colectivo y que deje así de producirse la situación de conflicto”.
Plantean, por un lado, que la Administración Pública mejore los programas de las políticas activas de inserción laboral para que éstos incluyan a las personas transexuales, “tal y como ya ocurre con discapacitados y mujeres maltratadas” y, por otro, que se actúe directamente sobre las conciencias.
“Hace falta una campaña a gran escala sobre la realidad transexual, incluida en los espacios de trabajo. Hay campañas televisivas donde aparecen personas discapacitadas en su lugar de trabajo. Se puede hacer lo mismo con mujeres transexuales en las que su condición es evidente, porque también pueden desempeñar su labor diaria”, propone Álvarez.
Tras décadas de invisibilización, dotar de visibilidad a este colectivo puede resultar la mejor herramienta para su definitiva aceptación social.

Estrasburgo aborda los derechos económicos para parejas del mismo sexo

En este sentido, se recuerda la sentencia E.B. contra Francia, que hizo pública hace dos años el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en la que se condenó a Francia (por 10 votos contra 7) por impedir a una lesbiana que vivía en pareja adoptar a un niño.
El informe "Discriminación sobre la base de la orientación sexual y de la identidad de género" fue debatido por el pleno de la Asamblea, pero el voto fue aplazado a la próxima sesión de abril debido al elevado número de enmiendas (78), que no pudieron ser discutidas en la Comisión de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos.
Un precedente así hay que buscarlo en un asunto tan polémico como el de la eutanasia, cuyo voto fue aplazado varios meses en 2004 antes de que se rechazara al año siguiente la resolución del informe preparado por el legislador suizo Dick Marty.
La resolución del informe sobre la homosexualidad, cuyo ponente es el parlamentario socialista suizo Andreas Gross, pide a los Estados que vigilen la legislación relativa a la adopción por parte de familias monoparentales "sin distinción de su orientación sexual".
En cuanto al colectivo transexual, se pide que la legislación garantice el derecho "a un tratamiento de cambio de sexo y a la igualdad de trato en materia de servicios de salud".
Asimismo, anima a los países a aplicar una legislación antidiscriminatoria y una protección eficaz hacia el conjunto del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, en especial en manifestaciones como las del Día del Orgullo Gay.
La mayoría de las enmiendas presentadas al proyecto de resolución tratan de suavizar el texto y buena parte de ellas han sido presentadas por el diputado italiano del Partido Popular Europeo (PPE) Luca Volonte.
Una de ellas propone, por ejemplo, que se elimine la referencia a que las violaciones de derechos humanos contra los homosexuales "afectan a millones de personas", así como la petición referente a las adopciones monoparentales por parte de homosexuales.
Durante el debate, Gross ha elogiado la legislación "muy progresista" que tienen algunos países como España en esta materia.
El legislador aseguró que su intención no era "cambiar la sustancia de la noción de familia y matrimonio", pero añadió que "no se puede discriminar por no tener una familia como la mayoría".
En el lado opuesto, el parlamentario lituano del PPE Egidijus Vareikis, aseguró, como biólogo, que "un darwiniano no puede estar a favor de la homosexualidad y viceversa", ya que "la homosexualidad acabaría con la especie humana".
Vareikis señaló que en su país no hay legislación sobre homosexualidad, pero "eso no significa que haya discriminación".
Gross le rebatió esa afirmación, al señalar que las autoridades lituanas estudiaban proteger a los menores con la prohibición de la "propaganda a favor de la homosexualidad y la bisexualidad".
Un compañero de grupo de Vareikis, el legislador serbio Zeljko Ivaji, señaló que "todos somos iguales y al tiempo diferentes", por lo que "hay que respetar a todos".
Por su parte, el senador liberal belga Philippe Monfils, aseguró que en su país las adopciones por parte de homosexuales "no habían puesto en entredicho el concepto de familia". EFE

La FELGTB se suma a la conmemoración del Día del Holocausto

La Federación recuerda que los nazis exterminaron a seis millones de judíos y a cientos de miles de homosexuales.


La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales quiere recordar y honrar, un año más, y en el Día del Holocausto, la memoria de las millones de personas que murieron a causa de la ideología nazi.

A los seis millones de judíos que murieron en campos de concentración se suman otros cientos de miles condenados por su origen étnico, creencias políticas, creencias religiosas u orientación sexual e identidad de género.

Los nazis condenaron a cerca de 350.000 homosexuales y transexuales, porque entre sus obsesiones estaba la de exterminar la diversidad afectivo-sexual, con leyes que penalizaban la homosexualidad. Quienes sobrevivieron a los campos de concentración nazi fueron encarcelados por el nuevo régimen.

“La falta de humanidad ha sido históricamente común cuando se hablaba de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales”, ha recordado Antonio Poveda, presidente de la FELGTB, “y lo que es peor: sigue siéndolo porque aún hay más de 70 países donde se castiga a las personas LGTB con cárcel, y en 9 con pena de muerte, y preocupantemente hay países como Uganda que pretenden reforzar sus condenas”.

Poveda ha remarcado que “tener memoria histórica nos sirve para mantener viva nuestra lucha y la esperanza del cambio, necesario entonces en Alemania, y necesario ahora en tantos puntos del planeta”.

martes, 26 de enero de 2010

El Gobierno británico no consigue obligar a los grupos religiosos a contratar a homosexuales y transexuales

LONDRES, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -
La Cámara de los Lores rechazó ayer lunes unas enmiendas clave que quería introducir el Gobierno británico en el Proyecto de Ley de Igualdad para obligar a los grupos religiosos a contratar a personas homosexuales y transexuales.
La ley tal como se aplica actualmente permite a los grupos religiosos, si así lo desean, contratar sólo a personas creyentes y negarse a dar un puesto a alguien cuya conducta sea, a su juicio, incoherente con sus enseñanzas.
El Gobierno había propuesto relajar esas restricciones en el texto legislativo, pero en la votación de ayer se negaron 216 lores y otros 178 lo aceptaron, lo que supone una importante derrota para la ministra de Igualdad, Harriet Harman, según informa el periódico 'The Daily Telegraph'.
Harman puede intentar que se aprueben sus enmiendas en la Cámara de los Comunes, pero se arriesgaría a perder el proyecto de ley en su totalidad porque dispone de poco tiempo, ya que el próximo mayo se celebran elecciones legislativas.
La otra opción sería retirar la propuesta, pero entonces la legislación de Reino Unido no concordaría con una directiva europea vigente. Anoche, la Sociedad Laica Nacional anunció que se quejará ante la Comisión Europea si se elige esta opción.
Durante el debate en la Cámara Alta, la baronesa O'Cathain, que encabezaba a los que se oponían a las enmiendas, aseguró que las organizaciones deberían ser libres de elegir a su personal basándose en el criterio de si comparten sus creencias.
"¿Cómo podría trabajar un centro de crisis ante violaciones sexuales si lo obligasen a emplear a asesores masculinos? El Estado está intentando decirle a la gente a quién puede contratar y a quién no", denunció.

EL 'STATUS QUO' "FUNCIONA"

Por su parte, el Arzobispo de York (Inglaterra), John Sentamu, se preguntó "dónde están los ejemplos de los abusos que han generado dificultades". "¿Dónde están las resoluciones judiciales que demuestran que la ley es defectuosa? Si no se infringe, ¿por qué cambiarla?", añadió el religioso, que afirmó que "la verdad es que no las hay (las resoluciones) porque el 'status quo' ha estado funcionando de manera plenamente satisfactoria".
La líder de la Cámara de los Lores, la baronesa Royall of Blaisdon, insistió en que "la intención del Gobierno no era restringir el alcance del proyecto de ley". El Proyecto de Ley de Igualdad es un intento por parte de los ministros de unir las leyes contra la discriminación que ya existen en una sola ley.
La responsable de Cohesión Comunitaria en el Partido Conservador, la baronesa Sayeeda Warsi, celebró el resultado de la votación, que es, en su opinión, "una victoria para el sentido común". "Hemos dado un duro golpe a los intentos del Gobierno para restringir la definición de 'empleo' para fines religiosos", agregó.
Incluso el parlamentario laborista Lord Davies se opuso a la propuesta de la ministra: "Mi apoyo al Gobierno está por detrás de mis opiniones cristianas". "Bajo mi punto de vista, las normas y la moral del la Iglesia cristiana hacen de este país un lugar mucho mejor, y siempre me opondré a cualquier medida que busque marginar a la Iglesia cristiana", sentenció.
Para la Sociedad Laica Nacional, "el Gobierno ha sufrido una humillante derrota a manos de la agitación religiosa de los lores". Su director ejecutivo, Keith Porteous Wood, indicó que su organización "protestará una vez más" ante la Comisión Europea. "Ahora es bastante probable que se procese al Gobierno en el Tribunal Europeo de Justicia", consideró.

Scott Moore, el segundo hombre del mundo que está embarazado

Una pareja de transexuales ha revelado que está esperando un bebé. Scott Moore, el segundo hombre del mundo embarazado, tras Thomas Beatie, dará a luz en febrero.

Los dos miembros de esta pareja californiana nacieron niñas pero luego se sometieron a una operación para transformar su sexo. Scott Moore, quien está legalmente casado con Thomas, asegura estar ansioso por dar a luz, según publica el 'Daily Mail'.

El bebé se llamará Miles y será el tercer hijo del matrimonio ya que Thomas tuvo dos hijos, Gregg y Logan de 12 y 10 años, con una mujer que falleció.

"Sabemos que algunas personas nos criticrán pero estamos plenamente felices y no nos avergonzamos de nada", asegura Scott quien anteriormente se llamaba Jessica pero a los 11 años se dio cuenta de que había nacido en un cuerpo equivocado.

"Cuando se lo conté a mi familia pensaban que estaba loco pero poco a poco se dieron cuenta de que no era tan grave y me permitieron tomar hormonas masculinas a los 16años", confesó.

Sus padres pagaron 4.600 libras para que le quitaran el pecho. Sin embargo, no ha podido permitirse una cirugía que cambie sus genitales, por lo que todavía tiene órganos femeninos.

Thomas, que se llamaba Laura, se realizó una histerectomía y tiene órganos genitales masculinos desde el pasado año.

Ambos se conocieron en 2005 en un grupo de apoyo a transexuales pero se perdieron el contacto hasta 2007. "Sabíamos que teníamos que estar juntos. Dos meses más tardes nos fuimos a vivir juntos, con los hijos de Thomas".

Scott fue inseminado con el esperma de un amigo varón y quedó embarazado en junio de 2009."Cuando conocimos la noticia estábamos tan contentos que hicimos lo que todos los hombres homosexuales cuando se excitan... ¡nos fuimos de compras!", aseguró Thomas.

En el cuerpo equivocado


Cynthia les hacía pelucas a los Action Man que insistían en regalarle. Para Jero y Jony suponía un trauma ponerse vestidos. Nacieron con un género que no les correspondía y, al contrario que las generaciones anteriores, no han tenido que esperar a superar la adolescencia para asumir un nuevo nombre y una nueva identidad. Tampoco tendrán que huir de sus lugares de origen: cuentan con el apoyo de sus familias. 2010 está llamado a ser el año de la visibilidad ‘trans’.

El objetivo de 2010

Un año en el que alcanzar el pleno derecho de las personas transexuales

'Un año para TRANSformar'. Es el lema de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), que se plantea 2010 como el año en el que trabajar por la integración laboral, la educación y la salud del colectivo transexual. Uno de los objetivos es batallar para que en todas las comunidades se asuman los tratamientos transexualizadores, incluidas las cirugías de reasignación sexual. Ahora la Seguridad Social sólo lo cubre en Andalucía, Asturias, Cataluña, Madrid y el País Vasco, y próximamente lo hará Canarias. También se quiere acabar con la poca presencia de este colectivo en el mundo laboral: más de un 70 % de mujeres transexuales no dispone de empleo. Sin olvidar que la desinformación, los estereotipos o la estigmatización que sufren las personas transexuales-sobre todo las mujeres- es un lastre que dificulta su normalización y plena integración en la sociedad.

"Me hicieron sentir como un bicho raro"

"Cuando no había nadie en casa, de pequeña, me vestía a escondidas con ropa de mi hermana; y a los Action Man que me regalaban les ponía pelo con lanas". Más tarde vendría la melena, el maquillaje, y una imagen un poco andrógina. Cynthia Estruch cumplió los 17 en junio y con el dinero que le dieron se compró ropa de chica. Ahí pegó el cambio y pasó a ser lo que sentía: una chica.
"Antes iba de muchacho, tenía un poco de pluma. Siempre pensaba que cuando cumpliera los 18 me iría del pueblo [Oliva, en Valencia] para poder ser realmente lo que yo era. Allí se me juzga mucho", confiesa. No hizo falta llegar a la mayoría de edad. A los 16 años se fue sola al médico, quien le diagnosticó disforia de género -la ansiedad que genera vivir con un sexo que no se siente como propio-, para empezar luego el proceso de hormonación. Al saberlo, "mi madre se lo tomó mal", aun- que tanto ella como el resto de la familia le dan todo su apoyo.
"Al principio me costó bastante asumirlo, no imaginaba lo que le pasaba. Pero es mi hija y estaré a su lado en todo", admite Elvira Llopis, la madre. Fue complicado dejar el nombre de chico, que "a veces aún se me escapa", para empezar a llamarla Cynthia. "De pequeña jugaba con muñecas, siempre dibujaba niñas, y yo me acostumbré a eso. No veía nada más", comenta Elvira. "No tenía ninguna información sobre personas transexuales, no sabía como desenvolverme", añade. Así que habló con la psicóloga del colegio y le allanó el camino a su hija para que el presentarse como chica en el centro escolar no fuera traumático.
Si la familia lo digirió rápido, no está siendo igual de fácil con el entorno. "Me han dicho de todo: travesti, que quiero ser chica porque de chico no ligaba y otras tantas tonterías... Mucha gente me aisló, me hicieron sentir como un bicho raro", admite la joven. Todo esto la llevó a fracasar en el colegio y a pasar por "durísimos bajones". "Estaba tan reprimida", lamenta Cynthia.
"Yo noto que la gente la mira, que los vecinos esperan a que salga para asomarse y burlarse de ella. Y a veces le piden el carné de identidad [donde consta su antiguo nombre] y dicen que no es ella. Todo esto me da tantísima rabia", recalca su madre. Desde julio se está hormonando y sus facciones masculinas se están empezando a limar. "Que confluya mi mente con mi cuerpo ha subido muchísimo mi autoestima. Estoy más segura de mí misma", dice, convencida. Ahora Cynthia estudia administración, y quiere sacarse el graduado para acceder a un módulo de diseño gráfico o moda.

Poder operarse

El próximo objetivo es pasar por el quirófano para ser una chica de arriba a abajo. Pero en la Comunidad Valenciana la sanidad pública no asume el coste de la operación, y ni Cynthia ni su familia pueden asumirla. "No quiero ir por la vida diciendo que soy transexual".
En el caso de los menores es un juez quien debe autorizarla operación de cambio de sexo. Algo que para Cynthia no tiene mucho sentido: "El juez no es nadie, sólo marea la perdiz. Debería ser necesario un informe que recogiera la disforia y la autorización de los padres para poder pasar por el quirófano", concluye.

JERO FERNÁNDEZ

"De pequeño decía que de mayor quería ser un chico"

Ni veterinaria, ni bailarina, ni maestra. "Cuando me preguntaban, de pequeño decía que de mayor quería ser un chico". Jero Fernández, toledano de 1 años, tenía clara su identidad desde que tuvo "uso de razón". Por eso a su familia no le sorprendió cuando a los 5 años -tras haber tenido que oír como le llamaban "marimacho o lesbiana"- habló con ellos y les planteó la situación: quería empezar a vivir como un chico. Todos le apoyaron.
"Mi hermana fue la primera persona a quien se lo dije. Le conté que me gustaban las chicas y en otra conversación ya le dije que me sentía un chico. No le sorprendió, siempre me había visto así", recuerda Jero. Después de eso vinieron más charlas con sus padres, quienes "nunca me han impedido ser quien soy", a pesar del conflicto que suponía cuando de pequeño "no quería salir ala calle con ropa de niña".
Aunque el de Jero no ha sido un camino de rosas -"En el instituto fue un martirio"-, él prefiere quedarse con los pasos que ha dado. "Estoy orgulloso de lo que he conseguido. He hecho las cosas cuando tenía que hacerlas. Me hubiera encantado dar el paso antes, pero si todo se hace a su tiempo, sale mejor", sentencia.
Cuando empezó el bachillerato en la Escuela de Arte ya lo hizo presentándose como Jero, dejando para el pasado su nombre de chica. ¿Y por qué llamarse Jero? "No es un nombre común, y además me gustaba mucho el personaje que lo llevaba en la serie Al salir de clase", cuenta.
Ahora hace tres años que se hormona, algo que deberá hacer de por vida, y que ya ha modificado su cuerpo: "Estoy bastante más masculino; tengo los hombros más anchos, la voz más grave y mucho más pelo". De momento se ha operado el pecho, "una liberación"-, y está pendiente de un retoque en los senos y una limpieza de útero, pero no prevé una intervención en los genitales: "No hay una operación buena para pasar de chica a chico; prefiero no arriesgarme".

JONY SUÁREZ

"No se trata de lo que te sientes, sino de lo que eres"

"Fue mi madre la que le puso nombre a lo que me pasaba". Jony Suárez tiene 20 años y hace algo más de tres que decidió que "ya no aguantaba más". Ella, Mayte de Blas, ahora muy activa en asociaciones de padres y madres de gays, lesbianas y transexuales, "lo sabía desde siempre. El día que me explicó lo que me pasaba me quitó un peso de encima enorme", confiesa.
Fue un alivio que terminó con una dura etapa de encierro: "Callaba, no quería decir nada, sabía que había algo en mí que no era habitual". Sólo se relacionaba con gente que le conocía poco, y que a menudo ni sabía que él nació niña, y huía a ligar con chicas lejos de su casa de Oviedo. "Nunca he visto una mirada de odio o reparo hacia mí", asegura, ni en el instituto, cuando en segundo de bachillerato constó por primera vez en las listas como Jony -nombre que tomó de "un niño con el que hacía lucha libre y era muy bueno"-. Él siempre vistió y actuó como un chico, y hacía actividades extraescolares rodeado sólo de chavales. "No se trata de lo que te sientes, sino de lo que eres".
El proceso de hormonación lo empezó un mes antes de cumplir los 18, y un tiempo después se hizo la mastectomía. Para operarse de todo el cuerpo prefiere esperar hasta que la intervención sea 100 % segura, algo que no le ha creado "ningún problema para encontrar pareja". Ahora está en un proceso de selección en Girona para ser azafato de vuelo, y confía en que su condición no le cierre ninguna puerta.

DECLARACIÓN DE LA SOCUMES SOBRE DESPATOLOGIZACIÓN DE LA TRANSEXUALIDAD

A propuesta de la Comisión Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales, del Centro Nacional de Educación Sexual, la sección de Diversidad Sexual de la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (SOCUMES) propuso, en su Asamblea General de Asociados del 18 de enero de 2010 en La Habana, la adopción de la siguiente Declaración.
Recordando la inclusión actual de la transexualidad como una enfermedad mental en el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales IV (DSM-IV, por sus siglas en inglés), publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por sus siglas inglés), y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10), de la Organización Mundial de la Salud (OMS);
Recordando también que los Estándares de Cuidados adoptados en Cuba por la Comisión Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales se basan en los publicados por la Asociación Profesional Mundial de Salud Transgénero (WPATH, por sus siglas en inglés), que incluyen también la clasificación del Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales y de la Clasificación Internacional de Enfermedades E-10;
Tomando en cuenta que la Asociación Americana de Psiquiatría publicará en 2012 la quinta versión del mencionado Manual y que el jefe y otros especialistas del grupo de trabajo encargado de su revisión han propuesto recientemente la no retirada de esta categoría, así como la aplicación a niñas y niños de terapias reparativas psicológicas de adaptación al sexo asignado al nacer;
Tomando en cuenta la preocupación expresada por personalidades y diversos grupos de defensa de los derechos humanos a nivel internacional con relación a este tema;
Considerando que todas las personas transgéneros -incluyendo la transexualidad, las personas travestis y la intersexualidad- pueden ser vulnerables a la marginación, la discriminación y el estigma, basados en el enfoque binario socialmente normado de reconocer sólo dos identidades de género: masculino y femenino;
Considerando además que las clasificaciones antes mencionadas perpetúan y profundizan la discriminación hacia estos grupos sociales, causando daños físicos y psicológicos irreversibles que pueden llegar al suicidio;
Considerando también que la transexualidad y otras expresiones transgéneros no son una opción por un estilo de vida y que las modificaciones del cuerpo de estas personas no tienen intenciones cosméticas, sino que responden a un derecho y una necesidad interior de vivir con la identidad de género a la que la persona siente pertenecer;
Recordando los Principios de Yogyakarta sobre la aplicación de la ley internacional de derechos humanos en relación a la orientación sexual e identidad de género, especialmente el Principio 18 sobre la “Protección contra Abusos Médicos” que, entre otros aspectos, responsabiliza a los Estados y Gobiernos en asegurar “que ningún tratamiento o consejería de índole médica o psicológica considere, explícita o implícitamente, la orientación sexual y la identidad de género como trastornos de la salud que han de ser tratados, curados o suprimidos”;
Considerando que el derecho a la salud pública y el acceso universal y gratuito a sus servicios están garantizados por el Estado cubano para todas y todos, pero que aún se requiere de legislaciones complementarias que protejan integralmente los derechos de las personas transgénero;
Recordando la Resolución 126 del Ministerio de Salud Pública del 4 de junio de 2008, que regula los procedimientos de salud involucrados en la atención de las personas transexuales;
Reconociendo que la atención multidisciplinaria brindada por la Comisión Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales, desde su creación en 1979 hasta la fecha, ha conllevado a una mejoría notable de la calidad de vida de las personas atendidas y de sus familiares.
Expresamos nuestro apoyo a la retirada de la transexualidad de la clasificación internacional de enfermedades mentales, especialmente en la actualización que será publicada en el 2012 en el DSM-V y en el CIE-10.
Rechazamos la aplicación de terapias psicológicas reparadoras a las personas transgéneros, con el objetivo de revertir su identidad de género, y las cirugías de reasignación sexual a personas menores de 18 años.
Reafirmamos que la transexualidad y otras expresiones transgéneros son expresiones de la diversidad sexual, a las cuales se les deben garantizar todos los tratamientos psicológicos, médicos y quirúrgicos que requieran para aliviar las alteraciones a la salud mental de estas personas, resultantes del estigma y la discriminación.
Reafirmamos además que la aplicación de estos procedimientos respeta los derechos sexuales de cada persona y son congruentes con los principios bioéticos de autonomía, no maleficencia y justicia.
Reafirmamos también que la atención a las personas transexuales debe tener un carácter integral, que garantice el reconocimiento y respeto a los derechos de la persona, mucho más allá de la mera atención médica y psicológica.
Reiteramos la necesidad de que se consideren las legislaciones necesarias para garantizar el reconocimiento de estos derechos, especialmente la propuesta de Decreto Ley sobre “Identidad de Género”, en la que se incluye el cambio de identidad independientemente a la práctica de cirugía de reasignación sexual.
Abogamos por la profundización y la aplicación de las estrategias educativas referentes a la orientación sexual y la identidad de género en todos los niveles de enseñanza y hacia la población en general, según lo contemplado en el Programa Nacional de Educación Sexual.
Reafirmamos la necesidad de que la atención a las personas transexuales sea incluida de forma amplia en las políticas sociales del Estado y el Gobierno cubanos, en correspondencia con la “Declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que condena la violación de los derechos humanos por orientación sexual e identidad de género”, apoyada por Cuba el 18 de diciembre de 2008.
La Habana, 22 de enero de 2010

lunes, 25 de enero de 2010

Sandra sigue esperando

La primera transexual albaceteña que pidió una operación de cambio de sexo denuncia el abandono de la Junta a pesar de las promesas de hace dos años

Han pasado dos años desde que Sandra (su nombre ficticio), la primera transexual albaceteña que pidió formalmente cambiar de sexo a la administración, formalizara su petición, y poco ha avanzado para conseguir su objetivo pese a los compromisos de la Junta.
Su aspecto físico sí que ha ido evolucionando en este tiempo gracias a que los tratamientos con hormonas le han permitido suavizar los rasgos de su cara, que le creciera un poco el pecho y que el vello corporal se hiciera más débil. Lo que sí ha conseguido es que la Seguridad Social le cubra el psicólogo y el endocrino para favorecer este cambio de aspecto físico.
Pero lejos le queda su cambio completo de hombre a mujer que sólo conseguiría mediante una operación de cambio de sexo que el entonces consejero de Sanidad, Roberto Sabrido, se comprometió a sufragar, eso sí, en Madrid porque en Castilla-La Mancha no se realizan este tipo de intervenciones. De hecho, su endocrina le derivó hace tres meses a la Comunidad de Madrid para que, una vez que el tratamiento hormonal previo ya ha tenido sus efectos, pueda iniciar el proceso de cambio de sexo.
Pero se encontró con la desagradable sorpresa de que en atención al paciente le aseguraron que para que la Comunidad de Madrid lo admitiera debería estar empadronado al menos cinco años allí pero han pasado ya tres meses y no ha obtenido respuesta alguna.
Fue entonces cuando su mundo se vino abajo tras mucho tiempo de espera. Admite estar «desesperada» porque no ve salida a la situación en la que se encuentra, encerrada todavía en un cuerpo de hombre, pese a los visibles cambios físicos. «Sanidad me dijo que no tenían problemas para pagar la operación, pero no tengo respuestas por ninguna parte», asegura.
Cambio físico

No obstante, reconoce que ese cambio físico le ha permitido ir tranquila por la calle «porque ya tengo aspecto de mujer», explica. Pero este tiempo no ha sido un camino de rosas. «Ha sido una lucha diaria -reconoce-, primero con tu familia y luego con el entorno». Pero a Sandra no le ha faltado el apoyo de sus padres, «y mientras me apoyen ellos, las demás personas me dan igual».
El primer paso que tuvo que dar fue ir al médico de cabecera para que le derivara al psicólogo. Además, se tuvo que someter a exámenes psiquiátricos «para descartar que tuviera algún tipo de brote de esquizofrenia». Una vez que supera todos los exámenes, llegó el turno del endocrino con el que inició el tratamiento hormonal reglado.
Otra losa que pesa sobre Sandra. En su DNI todavía figura el nombre que sus padres le pusieron al nacer, Pedro, porque deben pasar dos años desde que inició el tratamiento hormonal supervisado por los médicos para que legalmente pueda cambiar su nombre.
Y ese hecho pesa como una losa porque quiere terminar los dos cursos que le quedan de la ESO «pero no quiero ir a clase y que cuando pasen lista tenga un nombre masculino y un aspecto femenino». También eso le ha cerrado todo tipo de puertas laborales. «Por más que he buscado trabajo, nadie quiere contratarme», asegura al tiempo que recuerda que antes de cambiar su aspecto físico no tuvo problemas para encontrar un empleo.
Lamenta el «abandono» al que Castilla-La Mancha somete a los transexuales y lo hace con ejemplos como que la Comunidad Valenciana tampoco hace vaginoplastias «pero sí que operan el pecho». No entiende porqué hay comunidades en las que se pueden operar del pecho o cambiar el aspecto de una nariz muy masculina «y en Albacete no lo hacemos cuando hay cirujanos que lo podrían hacer». «No puede ser que en Castilla-La Mancha no haya una unidad de trastornos de identidad de género», se lamenta. Dice que en Castilla y León tampoco realizan operaciones de cambio de sexo, pero sí que cuentan con una unidad específica para atender con especialistas los problemas de los transexuales, «mientras que aquí hay cosas que están en el Perpetuo Socorro, otras en el Hospital General y todo está mal organizado». En el caso de no obtener respuesta le quedan dos soluciones «ir a Málaga con una lista de espera, o que me toque la lotería». Y es que una vaginoplastia en un centro privado tiene un coste de entre 20.000 y 25.000 euros «pero a eso le tienes que sumar las curas, los tratamientos y los desplazamientos, y yo no tengo los 30.000 euros que harían falta», reconoce.
En toda España ya hay al menos siete comunidades que sí asumen las operaciones de cambio de sexo, Madrid, Andalucía, Cataluña, País Vasco, Baleares y Extremadura.

domingo, 24 de enero de 2010

Y estamos en el 2010, esto se tiene que acabar

La situacion de la mujer en la sociedad en general sigue en condiciones de inferioridad sea en el campo laboral, famiar etc,pero existe un colectivo de mujeres aun mas discriminadas y en peor situacion de igualdad que el resto de feminas, son las mujeres transexuales,Mujeres transexuales o simplemente mujeres, que dia a dia mes a mes y año a año luchan unas veces haciedo oir su voz publicamente, y en la mayoria de ocasiones desde el anonimato de no ser discriminadas por haber nacido con un problema fisico,se podrian contar innumerables casos de discriminacion y transfobia la mayoria no salen a luz publica unos mas trancendentes para la vida de la mujer, otros menos graves pero lo mismo discriminatorios,y una prueba mas de la conciencia (o se podria decir falta de conciencia) y mentalidad de parte de la sociedad es un video y cancion que curisamente se presentó al festival de eurovision (se supone para llegar a la final )con el "popular" tema de la mujer transexual una cancion cuyo bonito nombre le pusieron IRENE TIENE PENE,el inspirado e imaginativo"cantante" llamado BRODY se contonea sonrriente en las imagenes de el video colgado en el portal YOUTUBE, una empresa que imcumple sus propias normas y reglas eticas y morales,haciendo caso omisos a derechos humanos la dignidad de la persona, manteniendo un video que fomenta el odio la discrimancion y el desprecio hacia un sector femenino como es la mujer transexual,los estereotipos craados tiempos atras sobre la mujer transexual son ireales pero algunos se empeñan en mantener las fantasias,esas fantasias y barreras son cadenas artificiales que hay que romper, la realidad es otra y esa realidad como la de cualquier otr@ ciudan@ debe instalarse socialmente en mutua y respetuosa convivencia.
Rosa Maria pozo,

Piden se financie operación de cambio de sexo en la Región de Murcia

Martínez, que no detalla el número de personas que padecen en Murcia trastornos de identidad de género y que podrían ser atendidos en el nuevo servicio, anuncia que este año de la Transexualidad los colectivos de la federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales trabajarán en la defensa de los derechos de estas personas.
Bajo el lema " 2010, Año para Transformar", todos los colectivos del estado español centrarán sus esfuerzos para conseguir que este año la Transexualidad deje de ser vista como una enfermedad" ha añadido. EFE

Cuando la Naturaleza te juega una mala pasada

Madrid, 23 ene (EFE).- Cuando la niña tenía tres años, Maite descubrió que la Naturaleza había jugado una mala pasada a su hija, ya que su cerebro masculino vivía atrapado en una anatomía de mujer. Hoy, cumplidos los veinte y después de "mucho sufrimiento", este joven asturiano es feliz, "muy feliz", destaca su madre.
"Tiene los mismos sueños que cualquier chico de su edad. Es un joven enamorado, responsable, maduro, fuerte,... Un hombre hecho y derecho que está pendiente de un trabajo como auxiliar de vuelo", continúa Maite, quien, a pesar de todo, no logra olvidar lo que la familia, y especialmente su hijo, ha sufrido en todo este tiempo.
Han sido casi dos décadas, recuerda Maite en conversación con Efe, de idas y venidas al hospital, de tratamientos hormonales, consultas con médicos y psicólogos, de aprender a convivir en el colegio y en la calle con el rechazo social que su hijo nunca sintió en casa.
"Tuvo y tiene -continúa- nuestro apoyo, en absolutamente todas las decisiones que ha tomado", como cuando con 17 años quiso entrar en el quirófano para someterse a una mastectomía. "Siempre tuvo claro que la cirugía podía arreglar lo que la Naturaleza le negó en el momento de nacer: que cuerpo y mente convivan sin conflicto", apunta esta madre asturiana. Pero el proceso todavía no ha concluido. "Ha sido largo, difícil, angustioso...", insiste Maite.
Un proceso que la familia ha tenido ocasión de recordar paso a paso al conocer días atrás la noticia de la operación de reasignación de sexo a la que ha sido sometido un adolescente de 16 años en Barcelona, la primera que se realiza en España a un menor.
La operación, llevada a cabo por Iván Mañero, cirujano plástico y reconstructivo con amplia experiencia -tiene en su haber más de 500 intervenciones de reasignación de sexo-, fue autorizada por un juez después de analizar los informes favorables de los forenses.
En España, al igual que ocurre en otros muchos países, la ley sólo permite esta cirugía en menores si previamente un juez da su autorización.

EVITAR SUFRIMIENTOS
El doctor Mañero cree, sin embargo, que "si el diagnóstico es claro, el paciente tiene la cabeza amueblada y físicamente está bien desarrollado deberíamos tomar la decisión para evitar que sufra más años de los necesarios. Siempre que el diagnóstico sea claro -insistía al dar a conocer la noticia-, no hay ninguna diferencia entre operar a los 16 ó a los 18 años".
La menor operada en Barcelona recibía terapia de apoyo psicológico en el Hospital Clínico de Barcelona, en su Unidad de Trastornos de Género, desde hacía tres años y se había sometido a un tratamiento hormonal, paso previo imprescindible para la cirugía.
"Me parece muy fuerte -comenta Maite, la madre del transexual asturiano- que un juez tenga que decidir sobre el sufrimiento de mi hijo, al que yo, y no él, veo todos los días. No se puede condenar a un chico o una chica a seguir siendo infeliz hasta la mayoría de edad".
Una operación de reasignación de sexo, añade, "nunca es un capricho. Cuando alguien, joven o adulto, toma la decisión de meterse en un quirófano para adecuar su anatomía a su mente es porque antes lo ha meditado mucho. Si el interesado quiere, los médicos lo aconsejan y lo avalan, y la familia apoya, ¿por qué esperar a la mayoría de edad?", se pregunta Maite.
Laura Antonelli, activista transexual, es de la misma opinión. "Si en este país -dice- ya se es mayor de edad a los 16 años para poder abortar, no se entiende que haya que depender de una sentencia judicial para poder realizar una cirugía de reasignación de sexo".
"Deben de ser -insiste Antonelli- el sentimiento de permanencia continuado de la persona, además de todos los informes médicos pertinentes, los que avalen los garantes suficientes para desmontar cualquier falacia en torno al supuesto capricho con el que grupos reaccionarios atacan las libertades individuales de la persona".
EXCEPCIONALES, AISLADOS, MUY POCOS CASOS
El presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Ezequiel Rodríguez, ve bien la tutela judicial que la legislación española contempla en tan polémica cuestión. "De todas formas -asegura a Efe-, son excepcionales, aislados, muy pocos los casos de menores de edad que quieren pasar por el quirófano" para una operación de reasignación de sexo.
"La ley está bien como está, no hay que cambiarla", insiste Rodríguez, quien recalca la obligación de realizar un estudio "exhaustivo y objetivo", tanto desde el punto de vista médico como psicológico, antes de decidir la operación.
Las organizaciones que trabajan para ampliar los derechos de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, y que estiman en un uno el porcentaje de personas que nacen con una identidad sexual que no se corresponde con su anatomía, coinciden en la necesidad de revisar la legislación para que no sea necesaria la autorización judicial en el caso de los menores.
"Negar la transexualidad hasta la mayoría de edad sólo alarga el sufrimiento de la juventud, que debería tener los mismos derechos que el resto y poder decidir, por supuesto contando con la opinión de los profesionales sanitarios". Así se expresa Mar Cambrollé, coordinadora del área "trans" en la Federación Estatal de Lesbianas, Gays y Transexuales (FELGT).
Para subrayar la gravedad del problema, Cambrollé destaca que un diez por ciento de los transexuales que reciben tratamiento en la Unidad de Trastorno de Identidad de Género del Hospital Carlos Haya de Málaga -Andalucía fue la primera comunidad autónoma en incluir la cirugía de reasignación de sexo en la sanidad pública-, son menores. "¿Por qué prolongar su sufrimiento?", insiste.
CADA CASO ES DIFERENTE
En estas cuestiones, ni existen fórmulas mágicas ni edades en términos absolutos. Cada caso es diferente", apostilla Martín Berenguer, vocal jurídico de la FELGT.
En lo que todos coinciden es en la importancia del apoyo familiar a lo largo del proceso. "Cada vez son más los casos de menores de 14, 15 ó 16 años que acuden a las asociaciones acompañados por sus padres. Cada día son más raras las posturas radicales de los padres", asegura Berenguer.
"¿Quién mejor que los padres para conocer los problemas de un hijo?", advierte Esther Nolla, presidenta, a nivel estatal, de la Asociación de Madres y Padres de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Tranxesuales (AMPCYL).

Mónica - Mujer Transexual Casada [parte 1/2]

Mónica - Mujer Transexual Casada [parte 2/2]

Transexuales Enfermos o esclavos en otro cuerpo

Una chica de 16 años de Barcelona nacida varón ha sido la primera menor en someterse a una operación de cambio de sexo en España. Pidió autorización judicial y la obtuvo. La noticia saltó la semana pasada. Mientras los médicos debaten, la nueva generación de transexuales tiene más información. También más prisa. Piden ayuda, cada vez más, cada vez antes, para empezar a vivir como sienten. Cinco de ellos nos cuentan su historia.

"¿Se me nota el bultete?". Álex se está arreglando. Después de la sesión de maquillaje y planchado de melena vienen las piruetas para embutirse los leggins. Ni una arruga. Ni un gramo de grasa. Ni rastro de celulitis. Las cosas como son: con su metro ochenta, su tipazo y la insolencia de sus 20 años, Alexandra Rubio es un pibón. El bulto que le preocupa debe de estar a buen recaudo. Álex estudia en la Escuela de Arte y Diseño de Valencia. Su talento para el dibujo fue decisivo para que sus padres, una modista y un albañil de Hellín (Albacete), accedieran a costearle la carrera fuera de casa. Hoy se muda a esta corrala de Benimaclet. Está que se sale. Eufórica por la novedad y baldada por el traslado. Una montaña rusa emocional. Una balsa de aceite coAlexandra es una mujer transexual. Tiene disforia de género, un síndrome identificado en el DSM IV y el ICD-10, los catálogos de enfermedades por los que se rigen los facultativos del mundo. Los investigadores aún no saben cómo ni por qué. Pero ocurre. Alexandra nació con pene, testículos -elbultete que camufla entre sus piernas- y el cromosoma masculino XY en su cariotipo. Todo un hombre, el mayor de tres hermanos. Pero su sexo biológico y psicológico no coinciden. En sus pensamientos y en sus sentimientos, siempre fue mujer. Ahora acaba de emprender el viaje sin retorno para, además, parecerlo. Su proceso de reasignación de sexo.
Álex se considera mujer desde que recuerda, pero ya era una adulta de 19 años cuando, después de un proceso de asimilación e investigación personal -"Internet fue mi guía: lo miré todo, lo leí todo, lo pregunté todo"-, se plantó en la consulta de Felipe Hurtado. Otras, y otros, no esperan tanto. Hurtado, psicólogo, es quien diagnostica a los pacientes de la Unidad de Atención a la Transexualidad en la sanidad pública valenciana. De las 120 personas que trata, 10 son menores. Chavales que acudieron a consulta y confesaron el mismo sinvivir. Un conflicto total entre mente y cuerpo. Chicos con genitales masculinos que se sienten mujeres. Chicas con mamas y vagina que se ven hombres hechos y derechos. Criaturas en pleno desarrollo que asisten con horror a la eclosión de sus caracteres sexuales. Unos atributos que no reconocen y llegan a aborrecer hasta el punto de ansiar librarse de ellos. Cueste lo que cueste. Duela lo que duela.
Son adolescentes y jóvenes transexuales. Sí, existen. La cátedra de Transexualidad de la Universidad Libre de Ámsterdam, santuario de los especialistas, habla de un diagnóstico cada 11.900 varones y uno cada 30.400 mujeres. Losnuevos transexuales no son ni más ni menos que antes, pero presentan diferencias respecto a las generaciones anteriores. Disponen de toda la información sobre su síndrome -la relevante, la accesoria y la basura- a un clic de ratón. Cuentan con un grado de apoyo familiar inaudito hace años. Y gozan de derechos adquiridos, posibilidades por las que los mayores pelearon y ellos dan por supuestas. La Ley de Identidad de Género de 2006 permite cambiar de nombre y sexo en el Registro sin tener que acreditar cirugía de reasignación sexual. Y el Catálogo 2006 de Sanidad acepta de hecho, al no excluirla, la atención a las personas transexuales en el Sistema Nacional de Salud.
Algunos de estos chavales no entran siquiera en ningún armario. En cuanto le ponen nombre a lo que les sucede, o antes, cuentan su malestar en casa y piden ayuda a los suyos. Y a quien haga falta. Una chica de 16 años de Barcelona, nacida varón, se sometió en diciembre a una operación para convertir en femeninos sus genitales viriles. Se trata del primer caso de cambio de sexo de un menor en España y uno de los pocos en el mundo. La muchacha puso una demanda judicial para no tener que esperar a la mayoría de edad, y el juez, tras oír a los médicos, dictó a su favor. La adolescente -llamémosla X- cuenta con el apoyo de sus padres. En muchos casos son los propios progenitores quienes llevan a sus hijos al médico al notar algo raro. Cada vez más, cada vez antes. Hace poco, el psicólogo Hurtado vio en consulta a una niña de cuatro años con sus papás alarmados por la querencia de la cría a adoptar roles y juegos masculinos y orinar de pie.
Alexandra ha invitado a desayunar a sus íntimos. Una panda en la que predominan las pintas oscuras, entre Crepúsculo y Tim Burton. Quizá por el talante liberal de su especialidad, Álex no ha sentido rechazo en su facultad. Ni en casa. Un día dio un paso más en la imagen andrógina que cultiva desde niña y fue a clase con falda. Esa noche se lo había contado a su madre por teléfono. "No fue una gran sorpresa para nadie. Me apoyan y me quieren. Era Álex y soy Álex. Han vivido mi cambio en directo". Sus amigos saben que las tres píldoras que toma con el café -un Androcur y dos Meriestra- son parte del peaje que tiene que pagar para parecer por fuera tan femenina como por dentro. Es el tratamiento hormonal cruzado. El Androcur bloquea su testosterona y el Meriestra le proporciona estrógenos para ir adaptando su cuerpo a su mente.
Álex está siguiendo paso a paso el protocolo de actuación establecido en 1979 por la Asociación Harry Benjamin de Disforia de Género, la biblia de los profesionales de la transexualidad. Hurtado la sometió a nueve meses de entrevistas y pruebas clínicas antes de diagnosticarla como idónea para el proceso de reasignación de sexo. Las pastillas -prescritas por el endocrinólogo de la unidad- son la primera etapa de esa carrera de fondo. Sólo tras dos años de terapia y de probar que va por la vida como mujer aunque tenga "paquetico" -el test de la vida real- podrá ponerse en manos de los cirujanos para terminar de feminizar el cuerpo masculino con el que nació. Pero eso ya se verá. "Es una operación complicada y no quiero arriesgarme a perder el placer sexual", dice la interesada, "por ahora estoy bien así".
Sólo lleva tres meses hormonándose y ya se encuentra "más hecha, más yo". "Las pastillas son la bomba", constata. Y enseña una sesión de desnudos que se hizo al iniciar el tratamiento "para ver el antes y el después". Es cierto. Se la ve más mujer. Se le está cayendo el poco vello que tenía. Las caderas se le redondean. Y confiesa sufrir gozosamente ciertos pinchazos en el pecho con resultados tangibles. "Me están saliendo teticas, mira", dice subiéndose la camiseta de "I love zombies" para mostrar los dos bultitos que le brotan en el torso. A este paso, pronto dejará de usar sostenes con relleno.
A Lucía, sin embargo, le comen las prisas. Hace unos meses que su madre le deja llevar sujetador con gel. "Una 80-85, discretitas, ¿a que parecen de verdad?", inquiere señalando la delantera que remata su andrógina silueta. Lucía no desea ser reconocida, pero cuenta su historia sentada con su madre en la trastienda del negocio familiar en Valencia. Una madre separada y su hija adolescente. Pura clase media. Una chica de barrio. Pelo larguísimo a base de extensiones. Espeso maquillaje para camuflar espinillas -y algún cañón de barba-, pestañas sepultadas de rímel, voz angelical plagada de tacos. Una chavala como tantas. Pero no tanto. En la Navidad de 2008, a los 14 años, Lucía escribió una carta a su madre. "Un folio por delante y por detrás" en el que le contaba todo y nada: "Ponía: 'Mamá, siempre hemos estado juntas', en femenino, en plan indirecta, 'y en esto también tenemos que estar unidas". Pero la receptora no captó el mensaje. La madre pensó que su hijo confesaba ser homosexual. Nada que no sospechara tras una infancia en la que "el nene", el pequeño de dos varones, insistiera en jugar a muñecas, llevar pelo largo, depilarse cara y cuerpo y hablar en femenino. Pero no, no era eso. No tan sencillo.
"Mamá, soy una chica. Una chica de verdad, aunque tenga eso colgando. Pero lo mío tiene arreglo. Ayúdame", le dijo entonces llorando Lucía a su madre. Y le pasó un tocho de información recopilada en horas de buceo en Internet. Allí estaba todo. Foros de todo pelaje, páginas científicas y sórdidas, y una dirección a quince minutos de casa. La Unidad de Atención a la Transexualidad, en el hospital Doctor Peset de Valencia. Allí la llevó su madre después de los "15 o 20 días" que le costó asimilar la "bomba" que le había estallado en casa. "Estoy en el mundo y sé qué es esto. Conozco a una chiquita transexual que venía por la tienda, pero nunca imaginé que lo tendría tan cerca. Estoy asustada", confiesa la madre. "Todos los días doy gracias por estar viva, porque le hago mucha falta. Ella necesita ayuda, y yo también. Ella llora mucho, y yo más, pero mi hija no ha matado a nadie. Ha nacido con esto y voy a ayudarla a subir esta montaña".
La misma cumbre que ha empezado a escalar Alejandra Cruz de la mano de su madre, Gloria García. Lucía y Alejandra no se conocen, pero tienen mucho en común. Ambas tienen 15 años. Ambas cursan tercero de la ESO. Y ambas son pacientes de Hurtado. Alejandra sí quiere salir en las fotos y no entiende por qué, al ser menor, se la retrata con el rostro velado. Ella no tiene nada que ocultar desde que, a los 12 años, les contó a sus padres su "angustia" en la mesa del comedor. "Soy una mujer, no me gusta mi cuerpo y quiero cambiarlo", les dijo. Para entonces, el niño, el varoncito de esta pareja de Cali (Colombia) emigrada a Utiel (Valencia) con otras dos niñas, ya sabía lo que le ocurría. "Desde los nueve años me sentía fatal. A mis amigas les salían los pechos, les venía la regla, y a mí no. Me gustaban los chicos, pero no soy gay; no me atraen como hombre, sino como mujer. Busqué en Internet y en cuanto me metí en foros transexuales, me dije: ?Ésta soy yo".
A Gloria y a su marido les costó más entenderlo. "Era más niña que su hermanas, pero pensábamos que el niño nos salió mariquita", confiesa la madre, una cocinera de 30 años a la que su marido ha sorprendido en este trance. "Él es un colombiano machista y temía su reacción. Pero lo ha aceptado mejor que yo". Ella ha precisado más tiempo. Después de dos años de tumbos por pediatras y psicólogos "que no tenían mucha idea de esto", Gloria y Alejandra acabaron en la consulta de Hurtado. Y empezaron a subir la montaña.
El protocolo de la Harry Benjamin tiene un apartado para niños y adolescentes. Con los pequeños, recomienda el seguimiento y apoyo psicológico del niño y sus padres en el proceso de crecimiento y socialización. Nada más. Se sugiere no reforzar ni reprimir al pequeño para que actúe en un sentido u otro, a la espera de que la pubertad asiente, o no, su inclinación. La asociación aconseja retrasar al máximo la adopción de medidas irreversibles. Según los centros de Ámsterdam y Vancouver, los más experimentados del mundo, sólo el 25% de pacientes de entre seis y 18 años evolucionaron a transexuales. Es preciso realizar un diagnóstico certero, descartando otras posibilidades como homosexualidad o errores de autopercepción.
Si el ansia de cambio persiste en la pubertad, los médicos pueden plantear la posibilidad de paralizar el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (barba, mamas, regla) del menor. Darle una tregua a la espera de que su madurez mental permita acometer -o no- acciones radicales. Ése es el tratamiento que reciben Lucía y Alejandra. Inyecciones de análogos cada 21 días bloquean su testosterona desde la hipófisis. Lucía lleva tres pinchazos. Alejandra, dos. No notan gran cosa por fuera. Pero sí por dentro. "He empezado el camino, ya queda menos", dicen cada una por su lado.
La vigencia de los análogos no es eterna. "El cuerpo no puede estar indefinidamente sin hormonas, se descalcifica la masa ósea", apunta la endocrinóloga Isabel Esteva, de la Unidad de Trastornos de Identidad de Género (UTIG) del hospital Carlos Haya de Málaga. Seis meses o un año es el límite. Según el protocolo Harry Benjamin, es en torno a los 16 cuando podría iniciarse la terapia hormonal. Estrógenos para feminizar a laschicas. O testosterona para masculinizar a los chicos. Un paso de difícil vuelta atrás. Los ovarios y los testículos se atrofian y quedan estériles. Una decisión dura que precisa del permiso de los padres, y que éstos deben tomar delante de un niño, su hijo, que sufre y quiere acabar ya. El paso final, la cirugía genital, no debe abordarse, según el protocolo Benjamin, hasta los 18.
Lucía y Alejandra son dos del centenar de menores en tratamiento en la sanidad pública. La UTIG de Málaga es el centro pionero. Acaba de cumplir una década. De sus 800 pacientes, 77 son menores, con 15 años de media. La Unidad de Identidad de Género del hospital Clínic de Barcelona ha atendido a 25 menores y tiene a cuatro niños en seguimiento psicológico. En ambos centros, como en Valencia, se sigue al dedillo ladoctrina Benjamin. El endocrino Antonio Becerra, responsable de la UTIG de Madrid, con 500 pacientes en 15 años, no prescribe, sin embargo, terapia alguna antes de los 18, más allá de enviar al menor al psicólogo de la unidad. "Me despierta dudas intervenir antes. No hay certezas en este campo, y antes de actuar prefiero no dañar. En mi experiencia, ningún menor transexual ha necesitado con urgencia ningún tipo de tratamiento".
El caso de la chica de Barcelona, o el de la cantante alemana Kim Petras, que logró también autorización judicial para cambiar sus genitales de chico a chica a los 16 años y lo pregona en Internet, ha abierto un debate médico. Iván Mañero, cirujano plástico privado con más de 500 intervenciones de reasignación sexual, fue quien operó a la menor catalana cuando obtuvo permiso judicial. Mañero es desde hace un año quien interviene también a los pacientes de la UIG del Clínic. La unidad, pública, no acomete operaciones hasta los 18. Pero la chica X es su paciente particular, y como tal la operó en Barnaclínic, la zona privada del hospital, y le pasó la correspondiente minuta.
"Cada transexual es un mundo, pero éste es un caso clarísimo, bien diagnosticado y con la cabeza amueblada. Llevaba año y medio hormonándose, ya le había hecho las mamas y estaba lista para acabar el proceso", dice el cirujano, que añade: " Los protocolos Benjamin tienen 30 años. El mundo ha cambiado. En casos claros se podría intervenir antes, en terapia hormonal y en cirugía. Les evitaríamos sufrimiento y los resultados serían más satisfactorios. Es un debate abierto en todas las unidades. He pedido valentía médica a mi equipo. Vamos a asistir a un tsunami de menores: veremos si otros padres no se plantean por qué a esta chica sí y a sus hijos no". El resto de integrantes -psiquiatras, endocrinos y psicólogos- de la UIG del Clínic admiten el debate -"uno más de los muchos en transexualidad"-, pero estiman que "es razonable que las decisiones irreversibles se tomen alcanzada la madurez". Y ésta, opinan, no llega ni a los 16 ni a los 18, cada caso es distinto. Tanto el equipo del Clínic como el de la UTIG de Málaga no entienden "las prisas" en este terreno. "En algo tan delicado, tan irreversible, para toda la vida, no hay por qué ser pionero de nada. Son unos años difíciles, y es más importante apoyarles, enseñarles a vivir en el género que sienten, que correr para cambiarles los genitales", opina la endocrinóloga Esteva.
Los chavales están al día. Conocen el caso de Petras. Y el de la chica X. Paula contesta antes de preguntarle. "Me muero si tengo que esperar a los 18 para operarme. Si no me dejan, iré al juez", declara, retadora, ante la mirada entre comprensiva y espantada de su madre. Lucía y Alejandra están en la edad del pavo. Un pavo salvaje, admiten. Lo quieren todo, y lo quieren ya. "Tengo 15 años, mamá", es la excusa de Lucía cuando suelta una palabrota o se pone a llorar por todo y nada. Si le preguntas qué quiere ser de mayor, dice: "No sé, estoy en mi mundo de pava tonta. Sólo sé que quiero operarme. Odio lo que tengo. No quiero mi vagina para follar, sino para ser yo misma. Ya sé que con eso no acaban mis problemas, pero podré afrontarlos con seguridad". Y vuelve a llorar.
Su coetánea Alejandra Cruz parece más modosa. Por la cuenta que le tiene. Acata los consejos de su madre: "No la dejo salir sola. Me da pánico que la hieran. Ahora que sabemos lo que es, hay que ir poco a poco". Así va. Negociando cada paso. Aún no le dejan ponerse sujetador. Pero hoy ha logrado estos botines de taconazo con los que se tambalea: "Aún no los domino, dame tiempo". Alejandra es una "chica nueva" desde que está en tratamiento. Antes, "la desesperación" la llevó a autohormonarse. A los 14 años. "Miré las dosis en Internet, compré estrógenos en la farmacia y los tomé a escondidas". La bronca -y la amenaza de parar su proceso- que le echó el médico cuando los análisis delataron la presencia de hormonas femeninas en su sangre fue mano de santo. Aun así, su cabeza no descansa. "Este año me pongo pechos en Colombia, que es barato. No puedo esperar a que me toque aquí gratis".
Si la cifra de menores transexuales es aproximada, la de mayores no lo es menos. Pero el efecto de la Ley de Identidad de Género es evidente. En 2004 se autorizaron dos cambios de sexo registral en España. En 2007 hubo 19. Y de enero a septiembre de 2009, últimos datos disponibles, fueron 39. Uno de los últimos fue Lucas Peralbo. Uno de los primeros de 2010 será David.
Lucas y David tampoco se conocen, pero también son almas gemelas. Ambos tienen 20 años. Ambos viven en Madrid. Ambos nacieron mujeres. Ambos se sienten hombres. Y ambos son pacientes de Becerra. Los dos cuentan historias tan similares que parece que se han puesto de acuerdo. Los dos se empeñaban en orinar de pie desde que recuerdan. Los dos detestaban faldas y muñecas. Los dos creían que eran chicos y jugaban y vivían como tales hasta que, "con 10 o 12 años", empezaron a brotarles los pechos y -la aborrecida prueba definitiva- les vino la menstruación. A ambos, admiten, se les cayó el mundo encima cuando -reglamentaria exploración en Internet mediante- atisbaron el vía crucis que les esperaba. Los dos, que nunca estuvieron en el armario porque jamás ocultaron "su naturaleza", cayeron "en el pozo". Y a los dos, admiten, les sacaron de él sus propias madres. "A hostias", precisa David, gráfico.
David y Lucas acudieron con ellas al hospital Ramón y Cajal, sede de la UTIG de Madrid, y tuvieron que esperar a los 18 años para iniciar la terapia hormonal. Parches o píldoras de testosterona que, en el caso de David, le han procurado un exuberante vello "a lo X-Men", y en el de Lucas, la fina perilla que perfila su mandíbula. David, cajero de supermercado e hijo de porteros, lleva 18 meses de terapia. Cuenta los días para poder operarse. El calendario impone. Una mastectomía para librarse de los senos. Una histerectomía para quitarse útero y ovarios y, el peldaño final y más difícil, una faloplastia -creación en su zona genital de un pene realizado con piel y músculo de su brazo- para poder orinar de pie y tener relaciones sexuales completas con ayuda de una prótesis.
Lucas, teleoperador hijo de una limpiadora y un empleado de aeropuerto, podría operarse ya. Lleva más de dos años de terapia hormonal y su cuerpo está preparado. Su mente, no tanto. Se quitó enseguida las mamas -"en un cirujano privado, por 4.500 euros, para dejar de estrujármelas bajo fajas de neopreno"-, pero "lo de abajo" es otra cosa. Le da pavor. Tiene tal asco a sus genitales femeninos que sólo la palabra citología le da arcadas. No quiere oír hablar de ellos. Muchísimo menos tocarlos. Lucas, nacido Laura, dice no haber tenido un orgasmo en su vida. "Nunca me he tocado, me repugna el hecho de pensar en esa parte, ni permito que mis parejas me toquen".
-¿Y qué sacas de tus relaciones sexuales?
-El placer de satisfacer plenamente a una mujer como el hombre que soy.
-¿Y tú?
-Yo a veces me aburro, para qué nos vamos a engañar. Pero no me quejo. Estoy en el camino. Todo llegará, supongo.
Suena duro. Durísimo. Seguro que lo es. Pero estos chicos no transmiten infelicidad. Al contrario. Rezuman una mezcla de euforia, realismo y esperanza. Ahí está Álex, la artista, y su éxito con los chicos, acreditado por sus amigos. "Cuando llega la hora de la verdad, digo lo mío, y hasta ahora no he sufrido rechazo, la gente es educada. Otra cosa es encontrar pareja". O Lucas y su narcisismo súbito: "No me canso de mirarme al espejo. Ahora me gusto, por fin me veo como me siento". O Alejandra y el descaro de sus 15 años: "Aún no lo he hecho del todo. Esperaré a tener mi vagina. Pero rollos, sí, claro. No hace falta decir nada. De noche todos los gatos son pardos", pontifica, precoz. Están en la edad. Tienen pavo doble, o triple. El cronológico, el que les proporciona el colocónde hormonas, y el subidón que les produce empezar a vivir como sienten.
Tampoco engañan a nadie. Todos llevan su cuota de sufrimiento encima. Casi todos -David, Lucía, Alejandra- prefieren "morir en el quirófano" a vivir en una cárcel, su propio cuerpo, "una vida que no es vida". Algunos, como Lucas, sienten lo suyo como "una putada de la naturaleza". Y eso que los chavales que aquí aparecen están hiperseleccionados. Se han reconocido como transexuales. Han pedido ayuda. Están en tratamiento. Tienen apoyo familiar. Y el suficiente coraje para contar su historia al mundo. Los problemas, que los tienen, y muchos, les hacen fuertes. Los informes médicos no valen en la calle ni en el patio del colegio. "Claro que me insultan", confiesa tierna y procaz Lucía. "Cuando empecé a ir de chica, como estoy buena, había alguna que me gritaba: ?¡Lucía tiene rabooo!?. Pero yo me volvía tranquila y contestaba: ?Cállate, hija de puta?. En esto, si te achantas, te hunden. Y a mí no me hunde nadie. Tengo ovarios, aunque no los tenga". Y ahí está David, que los tiene y los abomina, capaz de lucir "las barbas de Bin Laden" y una insignia con el nombre de Verónica cobrando a las señoras en el súper.
Tienen el futuro por delante. Se debaten entre la frustrante sensación de tener la "vida aparcada, esperando el cambio", como Lucas, y la euforia de querer comérselo "todo, todo y todo", como Álex. En cierto modo, son afortunados. Ésta puede ser la primera generación de transexuales que disfrute, y sufra, la vida lejos de la sordidez y la marginación a la que estuvieron condenados muchos de sus mayores. Cuando Manolita Chen, nacida Antonio Saborido, recorría España con su Teatro Chino, ellos no habían nacido. Ni cuando Bibiana Fernández -entonces Bibi- fascinaba a España con su misterioen los años ochenta. Pero sí han llegado a tiempo para beneficiarse de la lucha de activistas como Carla Antonelli. La actriz canaria, espléndida en la cincuentena, no disimula su orgullo cuando se le comunica que su página -carlaantonelli.com- es citada por casi todos estos chavales como el faro que les iluminó en la búsqueda de su identidad en Internet. Crecieron en el momento justo para ver en la tele a Amor, o Nicky, concursantes transexuales de Gran Hermano. Referentes polémicos, pero referentes. Espejos -aunque sean deformados- en los que mirarse. Es muy posible que Lucas, Álex, Alejandra, David y Lucía tengan problemas en el trabajo, en el amor, en la vida. Pero es probable que no estén condenados al ostracismo o la prostitución, que era el horizonte de muchos hombres y mujeres transexuales de no hace tanto. Consciente de su suertehistórica, Lucía expresa gráficamente su falta de vocación para el activismo: "Les estoy muy agradecida, pero no quiero ir a ninguna asociación ni nada de eso. Me deprime. Yo no soy un travelo. Soy una chica que va por la calle, como tú".
Sigue la cháchara en Benimaclet. En medio del guirigay suena el timbre. Es la anciana dueña de la casa, que viene a conocer a la inquilina. "Perdone el desorden", se disculpa Álex, y le entrega una fotocopia del DNI para el contrato. "Ay, xiqueta, qué gusto ver tanta juventud. Veinte años, quién los pillara, filla meua", repone la casera. Ni ha mirado el carné. Nadie diría que la o de Alejandro ha mutado en a. Para algo la titular es la reina del Photoshop. "En un año tendré mi carné con mi nombre y mi sexo real", dice Álex. "Hasta entonces, mejor una mentirijilla piadosa a que le dé un telele a la abuelica"mparada con la travesía en la que se ha embarcado.
Ver video relacionado:

VIDAS REINVENTADAS

Documental de Fundación Triángulo con trabajadoras transexuales del sexo


Impulsarán Cuba y Venezuela estudios de educación sexual

La Habana, 22 ene (PL) Cuba y Venezuela firmaron hoy un acuerdo de colaboración en materia de educación sexual, con el objetivo de impulsar esta especialidad como política de Estado, informó la licenciada Mariela Castro Espín, directora del CENESEX.

La rúbrica, que tuvo lugar en la jornada de clausura del V Congreso Nacional de Educación, Orientación y Terapia Sexual, quedará como un compromiso entre ambas naciones y permitirá fortalecer los vínculos democráticos en nuestras sociedades y el bienestar de los pueblos, acotó la experta.

El acuerdo permitirá también identificar por dónde van nuestras dificultades y cómo vamos a seguir avanzando, y está la intención de facilitar y propiciar que se integren a este proyecto otros países del ALBA, ((Alianza Bolivariana para las Américas), agregó Castro Espín.

Por su parte, Gabriela Ramírez, Defensora del Pueblo de Venezuela, explicó que este convenio permitirá impulsar la educación sexual en su país desde la perspectiva de derecho.

Resaltó que en virtud del mismo serán capacitados unos 800 funcionarios de esa institución en temas de sexualidad.

En la última sesión de trabajo del evento fue dada a conocer una declaración de la Comisión Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales y la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Transexualidad (SOCUMES), que aboga por retirar a la transexualidad de la clasificación internacional de enfermedades mentales.

Asimismo señala la necesidad de que se consideren las legislaciones necesarias para garantizar el reconocimiento de estos derechos, especialmente la propuesta de "Ley de Identidad de Género", en la que se incluye el cambio de identidad independientemente a la práctica de cirugía de reasignación sexual.

Reafirma la necesidad de que la atención a las personas transexuales sea incluida de forma amplia en las políticas sociales de los Estados y Gobiernos.

viernes, 22 de enero de 2010

Exposición fotos de chicas transexuales trabajadoras sexuales causa furor en Buenos Aires

Tras entrar al Parque de Palermo, criaturas semidesnudas aparecen bajo la luz de los faros: "no soy un cliente como cualquier otro", les advierte el fotógrafo Robinson Savary, cuya exposición 'Los Raros' causa sensación en Buenos Aires.

Ecodiario/Actualización Diario Digital Transexual-. "En el instante en que las vi, supe que haría fotos con ellas", dice este francés de 40 años, también director de cine, que vino por primera vez al lugar en busca de escenarios para su próximo filme.
Se escucha: "¡Robin!". Desciende de un taxi, intercambia algunas palabras con una de ellas y luego vuelve al vehículo. "Quiero mostrar la verdad de estas personas, explica el fotógrafo. "Pero sé que conservarán su máscara, porque cada uno se crea un personaje", constata.
Mikaela di Stefano, Stefania, Carolina, Wanda, Sayuri, Laura, Sayra, Naty, Daniela Miller, Brisa, todas travestis, saben que sus retratos, expuestos en el prestigioso Centro Jorge Luis Borges, hacen ruido en los medios de prensa. La municipalidad derechista de Buenos Aires declaró la exposición "de interés cultural".
El automóvil se detiene y sube Stefania, apodada 'La condesa', de 37 años, cabellos largos y mirada severa, nacida en Mendoza, provincia que limita con Chile. Un poco más lejos, Sayuri, de 23 años, peruana, con mucho sentido del humor. Sin su complicidad, Savary difícilmente habría podido concretar su proyecto. "Se presentó como un artista y distribuyó sus tarjetas", cuenta Sayuri. Esa noche estaban reunidas porque había rumores de que se intentaría echarlas del parque.
"Esta exposición podía ser una oportunidad para nosotras", afirma Stefania. "Queríamos arreglarnos, pero él quería que saliéramos tal como somos", dijo Sayuri, elegida por el fotógrafo como curadora de la exposición. "Robinson se adaptó rápido, supo ponerse en nuestro lugar", recuerda.
Robinson Savary abandonó París hace dos años, para establecerse en Buenos Aires, buscando inspiración para un largometraje en preparación: 'Lady Doll', un thriller entre Tokio y la capital argentina. No fue una decisión tomada al azar: su padre, Jerome Savary, director de teatro, nació en Buenos Aires, al igual que su padrino, el dibujante y dramaturgo Raul Damonte, conocido como 'Copi' (1939-1987), autor de la 'La mujer sentada'. El nombre de la exposición se debe al artista argentino Raúl Escari.
El parque de Palermo es en realidad una réplica del 'Bois de Boulogne' parisino, en el que se inspiró el paisajista francés Charles Thays (1849-1934), convertido en director de parques y jardines de Buenos Aires: el mismo lago, los mismos rosedales y las mismas travestis. En Buenos Aires, son cerca de 400.
El automóvil continúa dando vueltas. Stefania y Sayuri comentan los mensajes dejados en el libro de visitantes de la exposición. Por supuesto están los de las damas recatadas a quienes el tema no les gustó "para nada". Pero la mayoría son muy elogiosos: "¿'Los Raros'? Esta exposición debería llamarse más bien 'Las personas'", afirma una de ellas. "¿No somos todos raros?", se pregunta otra.