martes, 18 de noviembre de 2014

Asociación de Transexuales e IU convencidas del anclaje legal de la Ley andaluza “de la que no nos moveremos un ápice”


Mar Cambrollé: “Lo que es inconstitucional es no equiparar a las personas transexuales con el resto de la ciudadanía”

Alba Doblas: “Los servicios jurídicos del Parlamento dieron su visto bueno tras un trabajo arduo y no dejamos ningún fleco suelto, para que esto no ocurriera”

Asociaciones de Transexuales de Andalucía e Izquierda Unida han coincidido hoy en defender la legalidad y el anclaje jurídico de la Ley andaluza integral de Transexualidad aprobada por el Parlamento el pasado mes de junio, tras conocerse las intenciones del Gobierno central de interponer un posible recurso de inconstitucional al texto.
En rueda de prensa en el Parlamento andaluz, Alba Doblas, portavoz adjunta de IU; Mar Cambrollé, presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía; Daniel González, coordinador de Aleas Andalucía; y María Orellana en representación de la han coincidido también en afear a la Junta de Andalucía por no haber comunicado las intenciones del Gobierno central con la Ley de Transexualidad.
Alba Doblas ha asegurado que desde el Grupo parlamentario de IU “no entendemos que la Junta no haya informado desde el minuto cero a los colectivos y a las fuerzas políticas para su implicación en la defensa de la Ley”. No obstante ha asegurado que “se tiende la mano a la Junta para que entre todos, desde esa unanimidad de partidos y colectivos que hemos abanderado la defensa de la Ley, podamos trabajar unidos para contrarrestar ese chantaje del gobierno del PP y defender la soberanía del Parlamento y del pueblo andaluz”.

Doblas ha considerado también que “una vez más se demuestra el nulo papel del PP andaluz ante el Gobierno de la nación” en tanto “el Gobierno de Rajoy ha demostrado que no le importa ni la unanimidad de la Cámara andaluza ni la opinión del PP andaluz”.
Según ha señalado, desde Izquierda Unida “no nos vamos a mover un milímetro de lo establecido en la Ley” pues “ los servicios jurídicos del Parlamento dieron el visto bueno en Comisión a todo el articulado”, un trabajo “arduo” con el que “no nos dejamos ningún fleco justo para que esto no ocurriera”. Por ello Doblas ha asegurado que “aclararemos todas las dudas que tenga el Gobierno de la Nación pero no hay nada en este texto que pueda ser recurrido” porque “en lo único que ahonda, es en la igualdad entre ciudadanos de Andalucía”, ha remachado. 

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA – Sylvia Rivera), que ha agradecido a IU que cuente con la voz de las personas transexuales, beneficiarías de esta ley, para que “públicamente digamos cual es nuestra posición ante este chantaje del Gobierno de la Nación contra una Ley pionera que despatologiza a las personas transexuales y que nos equipara con el resto de la ciudadanía”.
Así Cambrollé ha asegurado que desde el colectivo “nos sentimos molestos, también las familias de menores, por habernos enterado por el BOJA y por la prensa y no por la Junta, de estas intenciones del Gobierno de Rajoy”, un extremo que califican como “falta de respeto”. Por otro lado, Cambrollé señala que “alto y claro decimos que estamos convencidos de que la Ley no va a ser recurrida porque no hay motivos jurídicos para ello”.
Para la presidenta del colectivo transexual “lo único que hay inconstitucional es no reconocer el libre desarrollo de la personalidad del menor, el interés superior del menor, el derecho a la propia imagen, al honor y la dignidad de los menores” por lo que “inconstitucional es no querer equiparar a las personas transexuales con el resto de la ciudadanía”.
También ha indicado Cambrollé que “estamos tranquilos porque lo único que puede hacer el PP es mismo ridículo que con el matrimonio igualitario” en tanto “se oponen a cualquier avance en derechos civiles” por lo que ha calificado la situación de “chantaje y esperpento”.
Por último Mar Cambrolle ha reivindicado que “no harían falta leyes como esta si se aplicara la Constitución y el Estatuto de autonomía que dejan claro que los poderes públicos deben garantizar el libre desarrollo del menor” y ha animado a todos los ciudadanos transexuales a que “frente a la intoxicación, sigamos haciendo uso de la Ley que está en vigor y que nos ampara en derechos en Andalucía”.

María Orellana, vicepresidenta de la asociación de madres y padres de menores transexuales (Chrysallis – Andalucía), ha recordado que “no pedimos que nuestros niños sean más que el resto de niños, sino que sean iguales al resto” y ha invitado a quienes tengan dudas con el texto a “venir a conocer la realidad de esos menores”.

La diputada de IU, Alba Doblas, a preguntas de los periodistas ha explicado que la información con la que cuentan es la misma publicada en BOJA y que hasta donde se sabe, según el procedimiento, se trata de una comisión creada una vez conocida la intención del Gobierno central de interponer el recurso ante el alto tribunal. Así la creación de esa comisión bilateral suspende el plazo para la interposición del recurso durante nueve meses, de modo que existe ese plazo para que se pongan en común las discrepancias entre administraciones.

Por su parte, desde ALEAS – Andalucía se ha valorado que IU haya apostado desde el primer momento porque la Ley fuera “un texto del colectivo transexual” y por ello “cada paso se ha dado, hasta llegar a la unanimidad, ha ido de la mano del colectivo”. Para ALEAS – Andalucía y su coordinador, Daniel González, “en eso reside la fortaleza del texto”. Por ello, ha reseñado “entendemos que existe correspondencia con esa fortaleza y unanimidad por parte del Gobierno de la Nación que acude al chantaje, no ya a la Junta, no ya al Parlamento, como viene siendo habitual, sino chantaje al Colectivo de Transexuales de Andalucía”.



jueves, 13 de noviembre de 2014

La ley que busca resarcir a trans que sufrieron violencia institucional “es la primera en el mundo”

ARGENTINA.- El proyecto de ley para resarcir a las personas trans que sufrieron violencia institucional por motivos de identidad de género "es un orgullo, porque es la primera vez en el mundo que un gobierno reconocería nuestra condición de víctimas", afirmó Lohana Berkins, presidenta de la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (Alitt) e impulsora de la norma presentada hoy en la Cámara de Diputados.


"Esta es una ley reparadora que tiene que ver con los cambios que se están dando en la última década, que levantó y rejerarquizó los derechos humanos", dijo a Télam Berkins, quien ideó el proyecto junto a la activista Marlene Wayar.

La dirigente enfatizó que "es la primera vez en el mundo que un gobierno reconocería nuestra condición de víctimas" y destacó que el proyecto "visibiliza la violencia que sufrimos por gobiernos anteriores, cuando nos mandaban presas y nos violentaban por desafiar la heteronormalidad".

"El único delito que se nos imputaba era la peligrosidad que suponían nuestros cuerpos; nosotras nunca encajamos en la ley, por lo que este proyecto tiene un gran significado y nos emociona, porque nos va a permitir construir sin perder nuestra historia y que las que vienen no sufran las detenciones, vejaciones y violaciones por las que pasamos", sostuvo.

El proyecto 8194, impulsado por las organizaciones Futuro Transgenérico, Abosex (Abogad*s por los Derechos Sexuales), Alitt y MAL (Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación) y promovido por la diputada y presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Diana Conti (FpV), establece una pensión graciable para aquellas personas que hayan sido privadas de su libertad por causa de su identidad de género y como consecuencia del accionar de las fuerzas de seguridad federales o por disposición de autoridad judicial o del Ministerio Público nacional o federal.

El "Régimen reparatorio para víctimas de violencia institucional por motivos de género", que fue ingresado en la Cámara baja a fines de octubre y girado para su tratamiento a las comisiones de Derechos Humanos y Garantías, Justicia y Presupuesto y Hacienda, establece además que "serán beneficiadas especialmente las personas a las que se les hayan aplicado los incisos F, H e I del artículo 2 del derogado Reglamento de Procedimientos Contravencionales del Edicto policial dictado por la Policía Federal".

Ese artículo, que otorgaba a la policía la capacidad de juzgar, reprimía con 30 días de arresto a "los que se exhibieren en la vía pública con ropas del sexo contrario" (inciso F) y a "las personas de uno u otro sexo que públicamente incitaren o se ofrecieran al acto carnal" (inciso H).

El beneficio, que aumentará un 30 por ciento si la persona sufrió violencia sexual, se tramitará ante la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, será compatible con toda prestación contributiva o no contributiva y equivaldrá a la remuneración mensual asignada a la categoría D, planta permanente, del Sistema Nacional de Empleo Público.

"Nosotras éramos sujetas sin patria. Venimos desde hace mucho con esta idea y el contexto no era adecuado para presentarla, pero ahora sí y eso se dio a partir de la ley de identidad de género, una bisagra que nos reconoce como sujetos de derecho", dijo a Télam Diana Sacayán, coordinadora de MAL y secretaria mundial trans alterna de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA).

Sacayán consideró que el proyecto "viene a decir que esto no debe pasar más y que el Estado debe pagar por la violación sistemática de derechos humanos y los años de persecución".

"Es un honor que el colectivo trans me elija como su vehículo", expresó Conti, quien afirmó que "gracias a la militancia de estos colectivos se ha corrido el velo de los prejuicios".

"El régimen reconoce la reparación por parte del Estado por reprimir al que piensa y quiere vivir diferente. La derecha se encargó de dejar plasmado en normas lo más exacerbado de la discriminación, y hoy podemos plantear este proyecto porque la mayoría del pueblo argentino siente que el daño que se ha causado debe ser reparado", enfatizó.

Pedro Mouratián, interventor del Inadi, apuntó que "hoy tenemos un Estado presente, que entiende que las políticas antidiscriminatorias y los derechos humanos no son un relato, sino una realidad".

"Este proceso político que se inició en 2003 no está terminando sino que recién está empezando a caminar, porque recién estamos entendiendo que debemos aportar a un modelo de sociedad inclusiva y que nos haga sentir orgullosos", sostuvo.

De la presentación participaron también las diputadas Mara Brawer y Karina Nazábal (Fpv), y la directora general de Niñez, Género y Diversidad de la Defensoría del Pueblo porteño, María Elena Naddeo

Luz sobre la transexualidad


Poco se puede avanzar en la normalización y concienciación sobre una realidad distinta a la de uno mismo desde el desconocimiento. Por ello, es tan importante la labor de investigación y divulgativa. La joven Ana Guillén es un buen ejemplo de ello, y de ahí que haya recibido el primer premio Sapere Aude de la Facultad de Trabajo Social, que entregan la Universidad de Huelva y la Cátedra Cepsa, por un trabajo sobre ‘Transexualidad en menores de España’.
Según explica a Viva Huelva, “la investigación surge de la necesidad de explicar qué es la identidad transexual en menores, qué relación establece con la transexualidad adulta y cuál es la respuesta social ante estas dos realidades”. Y es tan importante esta investigación por “la falta de información y formación al respecto, que genera la no aceptación e incomprensión del entorno”.
El primer paso para evitar ese rechazo es saber qué es la transexualidad: “Se da cuando a la persona se le asigna una identidad sexual distinta al sexo que siente como propio”, y la identidad sexual “hace referencia al sexo al que la persona pertenece y al cual siente pertenecer; es un sentimiento innato, invariable y se nace con él”.
Guillén explica que la transexualidad ha existido desde tiempo remotos, pero la manera de exteriorizarla y aceptarla ha dependido del contexto en el que se vivía. De hecho, “es ahora cuando empieza a hacerse pública esta cuestión, pues debido a las barreras y límites establecidos, el colectivo ha vivido y vive en la invisibilidad, pasándose por alto el cumplimiento de los derechos humanos fundamentales”.
Por ello, en su trabajo ha tratado de ofrecer una visión real de este colectivo describiendo su situación y necesidades, analizando la respuesta social existente, con el fin de desechar ideas preconcebidas, detectar situaciones de discriminación, identificar las redes de apoyo social con las que cuentan y dar propuestas de mejora.

Pocos estudios

Guillén arroja en su trabajo luz sobre un tema del que apenas existen estudios en el país. De hecho, los pocos que hay están dirigidos al colectivo de personas transexuales adultas. Y esto deriva en un problema: “Si no constan estudios al respecto, los recursos para cubrir las necesidades de estos niños tampoco existen”.

Así, en esta línea resalta que “los pocos recursos que hay, son aquellos que han formado las propias familias, y de ahí la importancia que tiene el movimiento asociativo, pues es desde las asociaciones donde se lucha por el reconocimiento de los derechos de estas personas”.

La realidad

Sobre la situación de los menores transexuales en España, Guillén dibuja un panorama bastante desolador. “Las instituciones no ayudan a que los menores transexuales puedan vivir con el sexo que siente como propio; es más, existe un desamparo legal, pues no están garantizados sus derechos para el libre desarrollo de su personalidad e identidad”.

La negación de su identidad y el no reconocimiento de la misma “hace que desarrollen trastornos de conducta, surjan depresiones crónicas y hasta intentos de suicidio”. Así, Guillén añade que “la discriminación comienza a ejercerse sobre estas personas desde las primeras etapas del sistema educativo, justo cuando los niños inician el desarollo de su identidad”, y en este contexto, “son habituales el acoso, las agresiones físicas y verbales, la ridiculización y, con todo ello, el aislamiento”.

Conclusiones

Entre las conclusiones a las que llega Guillén en su trabajo, la más importante es que se confirma su hipótesis: “Existe una respuesta social discriminatoria y por tanto una vulneración de los derechos humanos hacia el colectivo”. Y más: no se tiene suficiente información y formación sobre diversidad, que lleva a que se creen prejuicios y estereotipos; existe un silencio administrativo para poner fin a las discriminaciones, dejando esta labor en manos del movimiento asociativo, que “es el único que trabaja para la normalización y visualización del colectivo”. Y en consecuencia de todo esto: “El rechazo de la sociedad debido a la ignorancia, que no se vea reconocida la identidad que sienten como propia y que tengan que pasar por procesos patologizantes para conseguir el reconocimiento de su identidad”.

Dentro del papel de las administraciones, Guillén explica que Andalucía “poco a poco va avanzando, pero queda mucho camino y trabajo por hacer”. No obstante, reconoce que “la situación en Andalucía, comparada con el resto de comunidades, empieza a ser un ejemplo a seguir”. Prueba de ello es la Ley Integral de Transexualidad aprobada por el Parlamento  en junio de este año, que “parte de dos principios clave: la despatologización y la autodeterminación del género”. Además, indica que este ley es “pionera” porque recoge en dos artículos la protección de los menores transexuales, “visibilizando así su realidad y sus necesidades”. Por último, también destaca la aprobación, en junio de 2014, de un protocolo de actuación en el ámbito educativo sobre identidad de género.

Propuestas

Por último, además del análisis, Guillén hace varias propuestas para acabar con la respuesta social que hay ante la transexualidad en menores desde los diferentes ámbitos sociales. Así, propone, entre otras cuestiones, realizar investigaciones que arrojen más información sobre las necesidades y vulnerabilidades del colectivo, creación de leyes específicas que penalicen la discriminación, rechazo y marginación; cobertura sanitaria en todos el territorio nacional y protocolos de actuación; proyectos integrales en las escuelas sobre diversidad sexual, y un largo etcétera.

martes, 4 de noviembre de 2014

CASA SUSANA: PIX INFORMAL CON ENCANTO DE REFUGIO A TRANSGÉNEROS 'EN LOS AÑOS 1950 Y 1960


 
"Casa Susana" era el nombre de una casa en Hunter, Nueva York, una ciudad que es una hora de más bien al norte de Poughkeepsie, que es en sí mismo un par de horas en coche de la ciudad de Nueva York. El nombre que se da de "Susanna" era Tito Valenti, y creó un refugio seguro para transgéneros, un entorno donde podrían disfrutar algo que se aproxima su verdadero ser, un acto que sería despreciado en la sociedad regular en que los Don Drapers del mundo operados. Michel Hurst y Robert Swope descubrieron un tesoro de fotografías de la Casa Susanna en un mercadillo, un evento que los llevó a hacer algunas investigaciones en estos, encantadoras imágenes misteriosas. Resultó que Susana era un imitador-a femenino profesional por lo menos eso era lo que la tarjeta de visita colocada en uno de los álbumes de fotos sugirió. Un grupo considerable de travestis disfrutó visitando los fines de semana para jugar, actuar como amas de casa, que tiende a las trampas pegajosas y tal vez jugar algunos Scrabble.


Creo que estas fotos son simplemente genial. Se puede ver en la inmediatez de la mirada de una completa falta de conciencia de sí mismo que, tal vez, sólo puede venir de la indulgencia de una seguridad duramente ganada. Por todas partes en la vida de estas personas tuvieron que poner máscaras y desempeñar funciones que no quieren jugar, pero no en la Casa Susanna.
Todas estas imágenes son © Michel Hurst y Robert Swope. Usted puede comprar su libro de imágenes que documenta la casa de powerHouse Libros-se llama, muy apropiadamente, Casa Susanna , y fue publicado por primera vez en 2005 (lasegunda edición salió a principios de este mes). a través Tombolare y Vintage Todos los días
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




lunes, 3 de noviembre de 2014

MUJERES TRANSEXUALES DE PARÍS EN LOS AÑOS CINCUENTA Y SESENTA


Estas hermosas fotografías de mujeres transexuales, en París a partir de finales de 1950 y comienzos de 1960 fueron tomadas por el fotógrafo sueco Christer Strömholm, que viajó a París a finales de los años cincuenta, donde esperaba para crear un nuevo tipo de vida nocturna fotografía de calle. Strömholm vivía en el distrito de luz roja, alrededor de la Place Blanche y Pigalle, donde hizo amistad con muchas de las jóvenes mujeres transexuales
que trabajaron las calles y hoteles de ganarse la vida.
En 1983, publicó Strömholm muchas de estas fotografías en su libro Les Amies de Place Blanche . En su introducción al libro que escribió:
"Este es un libro sobre la búsqueda de la propia identidad, sobre el derecho a la vida, sobre el derecho a poseer y controlar el propio cuerpo.
... Estas son imágenes de personas cuyas vidas compartí ya quienes creo que entendí.
Toda la colección se puede ver aquí . Vía Buzzfeed , con gracias a Tony Vermillion!

aaaabvhgyouihjkbnvcf.jpg


aaajhgffghujlkljjhgvjcfh.jpg

aaaaaahghfcgxdgjchkvjbkhlgkcfj.jpg

aaaacfuygihljkbnbnvcgfugy.jpg

aacfgyuhjkbnbcgf.jpg





















viernes, 31 de octubre de 2014

El nuevo rostro de la juventud transgénero

¿Qué define el género? ¿Es biología, el corazón y la mente, o alguna combinación de ambas cosas? Mientras el debate sobre los niños transgéneros continúa, una joven comparte su historia personal con la esperanza de poder ayudar a otros.

Jazz Jennings cuando nació se le asignó el sexo y género de niño, pero comenzó a mostrar comportamientos y tendencias hacia un lado femenino cuando tenía solo 15 meses de edad. Para cuando tenía 2 años, Jazz comenzó a verbalizar sus sentimientos de que "era niña", y para los 5 fue una de las personas más jóvenes en manifestar que se sentía del género opuesto al asignado en su nacimiento.
Después de la información correcta para el desarrollo de su personalidad, la familia de Jazz, increíblemente comprensiva, decidió aceptar sus sentimientos internos y permitirle que comenzara a hacer la transición al género sentido mientras aún estaba en el jardín de niños. Aunque en ocasiones fue blanco de burlas, Jazz conservó su personalidad extrovertida y nunca dejó que nada se interpusiera en su confianza sobre su identidad de género.
Ahora, a los 14 años, Jazz ha coescrito e ilustrado unas memorias dirigidas a los niños llamadas "I Am Jazz". El libro hace una crónica de los primeros años de la vida de Jazz, desde su vivencia de su propia identidad hasta sus luchas en la escuela, y no es solo para niños en la comunidad trans sino para cualquiera que sienta que no encaja.
Mientras el país batalla con la forma de darle cabida a los estudiantes transgénero en el sistema de escuelas públicas, Jazz continúa siendo una defensora importante para los jóvenes a los que se les asigna un sexo y género contrario al sentido, al tiempo que intenta facilitar el tratamiento para otros niños y niñas en su situación.
Apenas unas semanas después de haber sido nombrada una de "25 adolescentes más influyentes del 2014", Jazz le concedió una entrevista a Katie Couric, conductora de Yahoo Global News, para hablar de los retos que enfrentó cuando era niña y la motivación detrás de su libro.
NOTA: Esta noticia ha sido modificada en las terminologías médicas y patologizantes para no perpetuar la discriminación del lenguaje.




La Comisión Europea detalla sus próximas iniciativas en materia LGTB



La comisaria saliente de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía de la UE ha adelantado las próximas políticas en materia LGTB que se llevarán a cabo a nivel comunitario para respaldar el creciente compromiso y apoyo al colectivo en todo el territorio europeo.
separador
Un estudio sobre discriminación LGTB en diferentes entornos sociales basado en 93.000 encuestas realizadas en toda la Unión Europea ha revelado una gran brecha en cuanto a la noción de respeto por los derechos de las personas LGTB frente a la desigual realidad que experimenta el colectivo en el territorio comunitario.
Tras la presentación del estudio en  una conferencia organizada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, la comisaria saliente Martine Reicherts ha revelado los próximos movimientos en materia LGTB que la Comisión Europea tiene previsto llevar a cabo.
En la ponencia 'Hacer frente a la discriminación por orientación sexual e identidad de género', Reicherts destacó en primer lugar el trabajo que la CE ha hecho en el pasado para"crear un marco de comprensión que ahora nos ayuda a elevar este asunto a un nuivel más ambicioso'', enfatizando en que la existencia de un plan de acción manda un mensaje de compromiso hacia la comunidad LGTB europea.
No obstante, la Eurocomisaria ha reconocido que todavía existen límites sobre las inciativas que se pueden emprenderse en esta materia dentro de la Unión Europea. Por lo que ha destacado la obligación de la Comisión en el apoyo de todos los proyectos en los que tenga competencia. 

¿Qué ha contado?

Martine Reicherts ha iniciado su discurso señalando que el inminente cambio de la Comisión Europea supone una oportunidad perfecta para que la promoción del reconocimiento de derechos LGTB sea uno de los temas fundamentales y proritarios del organismo. 
Para conseguir un avance conjunto y proporcionado de los derechos y libertades del colectivo homo, bi, trans e intersexual en la Unión Europea, la comisara considera esencial llevar a cabo un plan de acción en todos los estados miembros, desbloquear la directiva horizontal contra la discriminación y continuar haciendo ascender la sensibilización de la coiudadanía.

¿En qué se basaría el plan de acción?

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea
Según Reicherts, el plan de acción LGTB debe contemplar la definición de objetivos y responsabilidades de promoción de los derechos del colectivo, y más allá de ello, facilitar su visibilidad dentro de la sociedad. 
De acuerdo a un plan de acción de estas características, la Comisión sería capaz de implementar sus políticas de manera común en todos los estados miembros. Como ejemplo, la comisaria ha recordado la importancia de trabajar con los ellos en la creación de un marco penal que contemple los crímenes de odio por orientación sexual o identidad de género, destacando la necesidad de actuar de manera nacional, regional y local

¿Qué es el desbloqueo de la directiva horizontal contra la discriminación?

Según la comisaria Reicherts, es la hora de eliminar las diferencias entre las personas LGTB de distintos estados europeos en el acceso a los servicios de la Administracióny su relación con ellos, como en el caso de los tratamientos médicos o el bullying homofóbico en los centros de estudio. 
No obstante, para llevar a cabo esta inciativa la CE se encuentra con un fuerte obstáculo: el veto de algún país miembro. Al tener que implementar estas propuestas con el apoyo unánime de todos los estados, muchas de ellas se quedan atrás por la negativa de uno de ellos. En este caso se propone cambiar la base jurídica que permite este veto para poder avanzar en la implementación progresiva de las inciciativas en los diferentes países que lo aprueben.

Claves para lograr una mayor sensibilización social

protesta transexuales
La comisaria ha defendido que el trabajo más importante para mejorar la vida de las personas LGTBI ha de llevarse a cabo desde las bases de la ciudadanía, algo que ya hacen las ONG, activistas y otras personas comprometidas con el coelctivo. Sus herramientas son la difusión de información -que origina el debate la opinión pública-,  y la lucha contra los prejuicios y la ayuda a las personas LGBTI a conocer y ejercer sus derechos. 
Como ejemplo de estas iniciativas Reicherts ha señalado el progarama laboral para personas trans llevado a cabo en la ciudad alemana de Berlín o el de apoyo a que los jóvenes puedan espresar la diversidad sexual y de género dentro de sus propios colegios e institutos.
Según la comisaria, estos proyectos que nunca se verán en grandes titulares en los medios de comunicación, pero influyen directamente en la ciudadanía y les ayuda a empatizar y acercarse al colectivo.

jueves, 30 de octubre de 2014

Menores transexuales: invisibles y sin derechos

Algunas personas sienten y expresan en su infancia identidades sexuales diferentes a las que les asignaron al nacer. El sistema los ignora mientras las familias luchan para que se reconozcan sus derechos.


“En el momento en que somos capaces de nombrarnos”, contesta la sexóloga Almudena Herranz cuando se le pregunta a qué edad puede una persona expresar su identidad sexual. Patrick lo hizo a los dos años. Eli a los tres. “Cuando pueden empezar a nombrarse hablan de sí mismos en el género que les resulta más afín a lo que sienten”, explica Herranz. “Algunos son muy directos y empiezan a decir que son niños o niñas aunque todo el mundo piense lo contrario”.
Saida insiste en que nunca ha querido condicionar a su hija, sino que procura que ella tenga “toda la información”
Los y las menores transexuales, niños o niñas cuya identidad sexual no coincide con el sexo asignado al nacer en función de sus genitales, no existen en la estadística. Pero “los niños hablan y, cuando lo hacen, tenemos que escucharlos”, explica Vio­leta Herrero, madre de Eli, vicepresidenta de Chrysallis Madrid y coordinadora del grupo de padres y madres de Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam). Su hija le dijo muy pronto que, pese a haber sido clasificada como niño al nacer, era una niña. En su familia empezó un proceso de transición. “Cuando empiezas a dejar que tu hija sea ella misma la oyes reír, ves que, en su caso, terminan los terrores nocturnos, no le dan rabietas, no la ves decaída… ves que es una niña mucho más feliz”.“Dejándoles que se expresen sabemos que mejora su estado de ánimo, y cualquier familia lo relata: empiezan a relacionarse de otra manera con la gente, a estar sonrientes”, explica Herranz.
Por su parte, Saida García, presidenta en la Comunidad de Madrid de la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis, señala qué es lo que más demandan las familias. “La primera necesidad de las familias con menores transexuales es la información, y con esa información puedes hacer un mejor acompañamiento”. La asociación Chrysallis da cobertura a unas 150 familias y responde cada día dos o tres mails de madres o padres que se hacen preguntas y no encuentran respuestas. En algunos casos, dice Saida, simplemente se trata de padres y madres que detectan actitudes no normativas en su hijos e hijas. La psicóloga feminista experta en terapias de género Cristina Garaizábal, con una larga trayectoria junto a personas transexuales, pide prudencia para no etiquetar a las personas antes de tiempo y condicionar su desarrollo. Saida insiste en que nunca ha querido condicionar a su hija, sino que procura que ella tenga “toda la información”.

Poner nombre

“Muchas veces los padres y las madres lo que relatan es que pensaban que sus hijos o hijas eran más masculinos, o más femeninos, o creen que se trata de que son gays o lesbianas; la capacidad de explicación llega hasta ahí”, dice Herranz. “Te explican que su hijo es sensible, o que su hija es marimacho pero, ¿un niño transexual?… Se quedan sorprendidos”. Poner nombre forma parte de un proceso complicado en el que los menores transexuales y sus familias se enfrentan a un sistema para el que son invisibles. Las familias de Chrysallis se quejan de las trabas para cambiar el nombre de sus hijos e hijas en el registro. Pero hay resquicios: los padres de Eli buscaron un nombre unisex para poder hacer el cambio de nombre y ser oficialmente quien ya era en su vida cotidiana. La familia de Patrick espera poder hacer pronto la rectificación registral de sexo y nombre.
Dibujos Chrysallis (6)
El sistema de salud tampoco es capaz de dar cobertura a los y las menores transexuales. Violeta y Eli “se colaron” en la unidad de género de la Comunidad de Madrid. Eli, explica su madre, era entonces la paciente más pequeña y acuden a la unidad regularmente para dejar constancia de su caso, algo que en teoría le facilitará en un futuro el acceso a otros recursos si así lo desea. En la unidad del género, la sensibilidad es poca, como ya indica su nombre: Unidad de Transtornos de Identidad de Género (UTIG). No hay pediatra ni personal médico especializado en menores transexuales. A Eli, ir a ver a su endocrino le parece “un rollo”, explica su madre. “Se da por hecho que quien va allí es porque quiere operarse y no se atiende ningún otro aspecto”. De hecho,no todas las personas transexuales piensan en someterse a una operación de reasignación de sexo. Según Violeta, su hija expresó inquietud desde muy pequeña: “Preguntaba a su hermano por operaciones, me preguntaba cuándo le iba a crecer la barba”. Después del cambio de nombre, explica su madre, Eli se relajó. “Creo que ha ido aceptando su cuerpo cada vez más, y que le influye saber que hay otras niñas como ella”.
Patrick, que tiene 12 años y vive en un pueblo de Huesca, ha empezado a tomar bloqueadores hormonales hace cuatro meses. Lo hace en una clínica privada de Barcelona, después de que el sistema público de su comunidad autónoma se los denegara. “Ha sido dificilísimo”, cuenta su madre, Natalia Aventín, presidenta de Chrysallis a nivel estatal. “Estaba preocupada porque mi hijo estaba dejando de hacer cosas como ir a la piscina o hacer deporte; desde que está con los bloqueadores está bien… adolescente, pero bien”.
Dibujos Chrysallis (27)
Según Chrysallis, el criterio de acceso a este recurso, que sirve para frenar el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios y se puede utilizar en la pubertad si lo desea el menor y los padres consienten, no está definido y en la práctica depende de la voluntad del médico. “El problema es que en este país hay un descontrol total. Hay sitios donde no se dan hormonas hasta los 18 años, ni tan siquiera se dan a los 16, cuando se podrían dar con el permiso paterno o materno. En otros sitios, se dan bloqueadores en la adolescencia. Eso demuestra cómo ni la propia comunidad profesional que se dedica a estos asuntos se pone de acuerdo en relación a los bloqueadores. Yo creo que hay casos en los que son necesarios… La norma sería analizar cada caso en concreto”, dice Garaizábal.
Chrysallis pide una ley que proteja a los menores transexuales. “Las necesidades son muy básicas y lo que debería incluir una ley para nuestros menores ya está recogido en la Constitución y en los Derechos del Niño: no es otra cosa que el derecho al libre desarrollo de la persona, que no se respeta”, dice Natalia Aventín. “El que no se le excluya del sistema sanitario o la libre identidad son derechos fundamentales”, apunta.
Las familias de estos niños y niñas creen que sus hijos son valientes y afirman que tener un hijo transexual ha enriquecido sus vidas. “Me ha hecho crecer como persona y me ha enseñado la diversidad”, dice Violeta. “Si esto no me hubiera pasado, habría muerto ignorante”, explica Natalia. Creo que estamos en una situación en la que, por primera vez, las familias apuestan por lo que dice el chaval o la chavala”, cuenta Almu­dena Herranz. “Estos peques tienen en primera línea de apoyo a sus padres, a sus madres, a sus hermanos. Las vivencias que van a tener son muy diferentes a las que han tenido las personas transexuales que hoy son adultas”.

Una realidad negada en las aulas

Natalia Aventín, presidenta de Chrysallis en el Estado español, se queja de que en los colegios se estudien los tipos de hojas y la clasificación de los minerales, pero se evite cualquier referencia a la diversidad sexual. Los menores transexuales “pasan por el colegio sin poder ver su realidad reflejada, y no sólo eso, sino que su realidad es negada”, se queja. “Ellos no existen, y además eso se les manifiesta públicamente un día tras otro”.
—————————————————————————————————————————————————————–

Alguna claves para entender la transexualidad

Identidad sexual:
Sexo sentido como propio por cada persona y que le autodefine como hombre, mujer,queer o diversas identidades trans.
Orientación:
Preferencia sexual de la persona. Da lugar a la clasificación entre personas heterosexuales, homosexuales, asexuales y pansexuales.
Tránsito social:
Proceso en el que la persona transexual pasa a presentarse como quien es en su entorno.
Bloqueadores:
Herramienta para retrasar la aparición de caracteres sexuales secundarios que consiste en suministrar un nivel estable de la hormona GHRH.
—————————————————————————————————————————————————————–