VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

lunes, 20 de marzo de 2017

La Plataforma Trans condena la complicidad de la prensa para difundir el odio


Con indignación nos hemos despertado en el día de hoy con la deleznable noticia que ABC y la Voz de Cádiz repartían junto con el suplemento dominical el folleto "Las leyes de adoctrinamiento sexual", de la entidad ultra católica Hazte Oír, cuyo contenido basado en prejuicios, que confrontan con las leyes trans y lgtbi de muchas CCAA, habiendo sido anteriormente su difusión rechazada en centros educativos por suponer un mensaje que fomenta el bullying y las agresiones. 

Desde la Plataforma Trans, exigimos una condena y sanción por parte de la Asociación de la prensa y por la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España), por infringir el código deontológico de la profesión periodística, que repudia la difusión de mensajes que atenten contra la dignidad e integridad de cualquier grupo humano vulnerable por su condición, en especial si se trata de menores.

Así mismo, pedimos la intervención de la Fiscalía de Delitos de Odio por la difusión por parte del diario “ABC” del panfleto de la organización fundamentalista “Hazteoír” dentro de sus páginas interiores, por si fuese constitutivo de delito ante la incitación a la discriminación y humillación de la dignidad de las personas LGBTI. Por su parte solicitamos la apertura de expedientes sancionadores a “ABC” y “Hazteoir” por parte de la Comunidad de Madrid y la Generalitat de Cataluña.

Este nuevo paso dado por la organización “Hazteoir” constituye una escalada grave, que ante la inacción de la justicia y de las administraciones, ha demostrado no tener ningún tipo de freno y pueden llevar esta “cruzada” hasta límites insospechados en el fomento del odio como caldo de cultivo de la violencia y agresiones hacia las personas LGTBI.

"La condición y la sexualidad humana no pueden estar condicionadas a principios ideológicos basados en la exclusión, el odio y el prejuicio", declara Mar Cambrollé, presidenta de la Plataforma por los Derechos Trans.

Nos reiteramos y secundamos la petición del Congreso de los Diputados al gobierno de revocar la consideración de utilidad pública a una organización que atenta contra los valores democráticos y de respeto a la diversidad. 


"El estado de derecho ha de salvaguardar los valores constitucionales, normas de convivencia democrática, proteger del odio y garantizar el derecho a la diversidad como pilar fundamental del principio de igualdad y no discriminación" añade, Cambrollé 

jueves, 9 de marzo de 2017

Oltra defiende que la ley de la identidad de género amplía derechos ‘sin quitárselos a nadie’

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha defendido la importancia de la Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad y expresión de género en la Comunitat Valenciana como una norma que amplia derechos “a un colectivo históricamente discriminado sin quitárselos a nadie” y que busca “proteger a las personas por encima de esas mentes oscuras que quieren aleccionar”
Oltra ha hecho estas declaraciones en el debate sobre la totalidad de la Ley integral por la igualdad efectiva del colectivo LGTBI y contra la discriminación por orientaciones sexuales e identidad de género. La primera elaborada por el equipo de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas en colaboración con las consellerias con competencias en educación, sanidad, justicia y trabajo y consensuada con entidades sociales y partidos políticos.


En su intervención, la vicepresidenta ha destacado que esta ley “se centra en el plano de la inclusión contrapuesto a un fanatismo que pretende la exclusión”. “Vengo a proponer una norma fundamentada en el amor y no en el odio”, ha incidido.
La norma regula los derechos de las personas trans en ámbitos tan diversos como el educativo, el sanitario, el social o el administrativo con la finalidad de establecer un marco normativo adecuado para garantizar el derecho de autodeterminación de género de las personas que manifiesten una identidad de género sentida diferente a la asignada en el momento de su nacimiento.
La vicepresidenta ha destacado, entre los hitos del proyecto normativo, la despatologización de la transexualidad, en la medida en que ésta ya no será considerada como trastorno, sino como una expresión más de la diversidad humana. “La diversidad, la orientación o la expresión de género no son ninguna enfermedad, sino la capacidad del ser humano de decidir por si mismo”, ha incidido.
“Se trata de una apuesta conjunta para asegurar que la transexualidad no es una patología, por lo que ya no será considerada como trastorno, sino como una expresión más de la diversidad humana”, ha explicado Oltra.
“Esta ley es fruto del Acord del Botànic, pero lo es también de todas las propuestas que recoge el sentimiento de las entidades y el consenso de la emergencia y la urgencia integral en materia de identidad trans”, ha afirmado, y en este sentido ha recordado que en el proceso de elaboración del anteproyecto de ley participaron hasta 35 personas en representación de partidos políticos, universidades o entidades del sector, lo que la convierte en “uno de los textos más participativos y consensuados hasta ahora”.
La vicepresidenta ha manifestado que desde el Gobierno de la Generalitat se sienten “especialmente satisfechos de esta ley”, porque permiten a la sociedad valenciana sentirse “más libre, más rica, más diversa, en definitiva, mejor”.
Aspectos normativos
El objetivo de la norma es regular el reconocimiento legal del derecho a la identidad de género de toda persona en un ejercicio libre y sin presiones legales o sociales y, como concreción de dicho reconocimiento, garantizar que la ley aplicable a las personas no las patologiza o somete a condición de prejuicio sobre su capacidad, dignidad y habilidades.
El marco normativo regula aspectos tan necesarios para la plena integración de las personas trans en la sociedad, como el amparo en las fases iniciales del proceso de declaración de la propia identidad sentida, la tutela en las situaciones de minoría de edad o la atención gerontológica especialmente en las residencias de la tercera edad, situaciones a las que ha de prestarse especial atención.
El texto recoge, entre otras cuestiones, el derecho al reconocimiento de la identidad de género de las personas transexuales, libremente manifestada, sin la necesidad de prueba psicológica o médica. Además, plantea la posibilidad de conceder la documentación administrativa necesaria adecuada a su identidad dentro de las competencias autonómicas, con el objetivo de favorecer una mejor integración y evitar situaciones de sufrimiento por exposición pública o discriminación.
Del mismo modo, refleja la necesidad de que exista una coordinación entre las áreas de educación, sanidad e igualdad, para asegurar una rápida detección y actuación ante situaciones discriminatorias o que atentan contra la identidad de género expresada por las y los menores.
Derechos en el ámbito sanitario
En el ámbito sanitario, el anteproyecto de ley garantiza a las y los menores trans el acceso a tratamientos de bloqueo hormonal al inicio de la pubertad y al tratamiento hormonal cruzado en el momento adecuado de la pubertad, para favorecer que su desarrollo corporal se corresponda con el de las personas de su edad. Asimismo, dispondrán de un plan de seguimiento, acompañamiento y asesoramiento psicológico.
Por otro lado, según el proyecto normativo, desde el servicio sanitario público de la Comunitat Valenciana, se ofertará a las personas trans una cartera de servicios, con un proceso de atención individualizado que facilite la toma de decisiones informadas.
La terapia sexológica, farmacológica y hormonal en el proceso de tránsito hacia el género sentido, así como apoyo psicológico durante las fases de hormonación y cirugías, están reflejados en el anteproyecto de la Ley de Identidad de Género.
En su articulado, además, incluye los tratamientos quirúrgicos de cirugía de exéresis de mama y genitales, y reconstructiva de genitales y otros tratamientos médicos y quirúrgicos requeridos para la modificación corporal, que aseguren su congruencia con la identidad de género de las personas.
Protocolo de atención educativa a la identidad de género
En el terreno educativo, la normativa prevé el desarrollo de un protocolo de atención educativa a la identidad de género que implicará que los centros educativos de la Comunitat Valenciana deberán garantizar que la documentación administrativa de exposición pública, entre la que se encuentra las listas de clase o la información publicada en los tablones de anuncios escolares, recojan la identidad de género escogida por el alumnado, siempre con el consentimiento de sus madres, padres o tutores legales.
El protocolo establece además que se respetará la imagen física, así como la libre elección de la indumentaria del alumnado, el acceso y el uso de las instalaciones del centro de acuerdo con la identidad de género sentida, incluyendo los lavabos y los vestuarios y que la comunidad educativa del centro se dirija a las personas trans por el nombre que hayan elegido.
El anteproyecto de ley establece que la Generalitat adoptará las medidas necesarias en el ámbito educativo para que se promueva el respeto y la protección del derecho a la identidad y la expresión de género en ese ámbito.

Medidas en el ámbito social y de empleo
En el terreno laboral, donde la exclusión de las personas trans es un muy alta, se establece la incorporación de este colectivo junto a aquellos que tienen mayor dificultad para acceder a un empleo, en cuanto a medidas de formación, orientación e inserción laboral.
También las personas trans verán reconocida su circunstancia específica en el ámbito social, pues la Generalitat elaborará un programa marco de actuación para su inclusión a través de los servicios sociales, que además velarán por su protección en el caso de menores de edad. El anteproyecto de ley también hace referencia a la protección especial en el caso de personas trans jóvenes, mayores, dependientes o con diversidad funcional.
Además, el texto incluye medidas en el ámbito del ocio, la cultura, el deporte, la cooperación, la comunicación y la seguridad y emergencias. En este último caso se incluye tanto un protocolo de atención a víctimas de delitos de odio por motivo de identidad o expresión de género, así como formación a los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad y emergencias.
Infracciones y sanciones

Por último, el anteproyecto de ley dispone de un título sobre la tutela administrativa, con el objetivo de proteger a las personas trans frente a cualquier violación de su derecho a la igualdad, por lo que se establecen una seria de infracciones y sanciones por la realización de acciones u omisiones contrarias a los derechos recogidos en el texto.

lunes, 6 de marzo de 2017

Libertad de expresión o delito de odio


Cuando las entidades, las y los activistas trans denunciamos o actuamos ante una acción pública, por la publicación de un libro o un artículo en particular, por considerar que menoscaban derechos, nos deshumanizan, niegan nuestras legítimas identidades y/o nos perpetuán en la discriminación, inevitablemente aparecen afirmaciones diciendo que tales denuncias  amenazan la “libertad de expresión” y que constituyen “censura.”

Recientemente hemos asistido a actos de odio y transfobia contra las personas trans. Hace un mes en páginas de faceboock supuestamente “feministas” y anti patriarcales, se vertían comentarios y afirmaciones que no solo cuestionaban la identidad de las mujeres trans, negándoles derechos en equidad con las mujeres cis, sino que se les consideraban “potencialmente violadores” por haber nacido con pene, en consecuencia se pedía la exclusión de mujeres trans de los espacios de mujeres. Las razones en defensa de tales declaraciones transfóbicas se justificaban desde el discurso psicomédico de la transexualidad y desde el esencialismo biogenital, que no se sostienen por carecer de objetividad científica y empírica.

Hace unos días el vergonzoso “Bus Transfóbico”, que respondía a una campaña de la entidad Hazte Oir, que mediante un slogan rotulado en el bus  aseveraba: “los niños tienen pene”, “las niñas tienen vulva”; negando la diversidad de identidades, la dignidad e imagen de las personas trans, cebándose con alevosía contra la infancia y la juventud.

Los voceros de hazte oir, nos han tachado reiteradamente de “inquisición gay”, “lobby gay”, “ideología del género”… Cuando hacen estas afirmaciones parecen utilizar el espejo del absolutismo donde se miran. Ejerciendo la doble agresión –primero te agredo, cuando te defiendes lo niego y te vuelvo agredir-. Gente convencida de estar en posesión de la verdad absoluta, apelando a una tendenciosa interpretación de la libertad de expresión.

Que los “absolutistas de la libertad de expresión” estén convencidos de su “verdad” absoluta, no es casual, lo lamentable es escuchar a intelectuales, periodistas, “feministas” y gente “progresista”, que condenan los hechos, pero antagónicamente en un acto de malabarismo teórico ejercido desde el supremaCismo, defienden el mal uso de la libertad de expresión. Personas que en otras situaciones, como arremeter contra las mujeres, negros, inmigrantes, gays, lesbianas… tendrían claro donde están los límites de esta libertad de expresión, si es con las personas trans introducen en el debate la “duda”.

El discurso de odio y otros actos del lenguaje diseñados para hostigar, intimidar y menoscabar derechos, se usan rutinariamente para coartar otras libertades como, la dignidad, identidad, honor e imagen. Los absolutistas de la libertad de expresión tienden a no considerar o apreciar plenamente esto, probablemente porque la mayoría de ellos nunca se han sentido silenciados por el odio y la intolerancia sistemática.

La Constitución española en el título primero, sobre los derechos y deberes fundamentales, en su artículo 20,  garantiza: “A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción”. Estableciendo como límites también derechos fundamentales, así expresamente en el mismo artículo 20, punto 4, dice: “Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia”.

Por tanto se desprende de la propia constitución que la libertad de expresión no puede ser utilizada para menoscabar derechos y/o difundir odio contra las personas, destacando la infancia y la juventud.


Los derechos, la dignidad, el honor, la identidad y la intimidad de las personas trans, no han de ser objeto de debate. 

domingo, 5 de marzo de 2017

Transexuales, más cerca de la no discriminación

El nuevo protocolo de asistencia sanitario garantiza una atención adecuada a personas que no se identifican con el género que se les asignó al nacer

05.03.2017 | 12:19


Pide más formación para los endocrinólogos - El nuevo protocolo de atención al colectivo transexual que ha implantado la Consejería de Sanidad supone un avance para normalizar la atención sanitaria y cubrir sus necesidades, sin embargo la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) advierte de que todavía queda mucho para que se consiga una atención adecuada a las necesidades de estas personas

Una persona transexual necesita atención primaria del médico de cabecera y un endocrinólogo para recibir un tratamiento de hormonas. Sin embargo, esto no ha funcionado siempre así. Antes era el psicólogo el que daba luz verde para comenzar el tratamiento y ahora este paso deja de ser obligatorio.

En febrero se publicó un protocolo sanitario de asistencia a personas transexuales que, según la Consejería de Sanidad, «se ha puesto en marcha de forma progresiva desde la aprobación de la ley de 2014». Esta nueva normativa da las pautas a seguir a profesionales sanitarios, además pretende despatologizar la transexualidad eliminando la necesidad de diagnóstico para acceder al tratamiento.

Con el protocolo queda garantizada la atención a menores transexuales en el momento en el que el profesional determina que necesitan los inhibidores hormonales. El fin es que la atención sea de calidad, pero, aunque el protocolo dé instrucciones para que así sea, hay cuestiones que impiden dicha calidad. Mar Cambrollé, presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA), apunta que son necesarios pediatras endocrinos en todas las provincias, profesionales formados, listas de espera para intervenciones quirúrgicas con tiempos limitados, así como aumentar el número de consultas.

El nuevo itinerario que siguen los profesionales para recetar hormonas o hacer intervenciones quirúrgicas descarta el diagnóstico y no tiene limitaciones por la edad del usuario. En primer lugar hay una consulta con el médico de cabecera o pediatra, donde el profesional proporciona información sobre las opciones de tratamiento. Más tarde se deriva al especialista endocrinólogo que, y con una serie de pruebas que garanticen la salud física, diagnostica los fármacos con el correspondiente seguimiento posterior.

Para su elaboración, según la consejería, han participado expertos en distintas disciplinas sanitarias y asociaciones de transexuales. Mar Cambrollé, dice que se ha tenido en cuenta en algún aspecto su opinión, «aunque no hemos colaborado como a mí me gustaría».

La finalidad del protocolo es que el desarrollo de la identidad de género sea saludable, aunque existen algunas contradicciones en la asistencia sanitaria que se proporciona en Andalucía. A pesar de que la ley hable de «descentralización de la atención con unidades específicas en todas las provincias para evitar desplazamientos», sólo se da asistencia pediátrica en tres provincias andaluzas y únicamente se pasa consulta un día a la semana. Es decir, que recibir un tratamiento de hormonas o inhibidores hormonales puede significar meses de espera. Mar Cambrollé asegura que esto supone «un atentado contra la calidad de vida de las personas transexuales».

La ley aprobada en 2014 establece que la Consejería de Salud, dentro de las competencias que tiene, crearía una unidad de coordinación y de información para toda Andalucía. Sin embargo, Cambrollé señala que se han creado ocho Unidades de Atención a Personas Transexuales (UAPT). Es decir, que mientras la ley apoya «la universalización de las prestaciones», con el fin de que no se identifique un «trato específico», se crean ocho unidades. Para Cambrollé esto se traduce en discriminación: «Sí, necesitamos especialistas con formación en transexualidad, claro está, pero son los endocrinos los que tienen que formarse». Además, reitera que la creación de estas ocho unidades es algo ilegal y apunta que los tratamientos que necesita una mujer o un hombre transexual son los mismos que puede necesitar una persona no transexual por problemas de fertilidad o disfunción eréctil. «Ellos no son derivados a una unidad especial», dice.

Calidad y formación


«Necesitamos calidad de atención, información de los profesionales sanitarios y también tiempos limitados para las listas de espera para nuestras intervenciones». La presidenta de ATA afirma que «de cada diez intervenciones quirúrgicas, ocho se realizan en la privada puesto que las listas de espera son desesperantes».

En su opinión, esto también atenta contra la calidad de vida de las personas transexuales: «Un chico trans que se ha sometido a un tratamiento hormonal y desarrolla vello facial y voz grave necesita una mastectomía rápida porque un chico con las mamas llenas de vello no va a una piscina o a un gimnasio, ni va a desempeñar algunas profesiones. Por lo cual, estamos limitando la calidad de vida y de vivir en igualdad como cualquier joven de su edad», añade.

A pesar de la ley, la asistencia en Málaga, en la Unidad de Trastornos de Identidad de Género (UTIG) –aunque fue pionera en España y Andalucía hace 15 años–, sigue siendo binaria y patológica. Es decir, las personas no binarias (que no se identifican con el género hombre o mujer) no tienen acceso a hormonas al no cumplir con el estereotipo de transexualidad.

Nelliel Sánchez, transexual no binario malagueño, acudió en varias ocasiones a la UTIG: «No te dan las hormonas si no odias tu cuerpo, retrasan el tránsito lo máximo posible y los no binarios nos vemos obligados a fingir identificarnos con un género para cumplir con su lista de estereotipos».

viernes, 3 de marzo de 2017

Wyoming y la rebelión de los autobuses contra el odio de Hazte Oír

El ‘autobús del odio’ de los ultracatólicos de Hazte Oír ya tiene su contundente respuesta en las calles. Tras la polémica surgida con esta campaña con un mensaje transfóbico ya han surgido varios autobuses alternativos para promover el respeto a la identidad sexual y en contra los mensajes de odio.
En Valencia, el Ayuntamiento de la ciudad ha sacado a las calles un autobús de la Policía Local rotulado con el lema “Ante el odio, denuncia”. El vehículo, que ya fue utilizado en la última manifestación del orgullo gay, invita a los ciudadanos a denunciar los delitos de odio.

El autobús contra el odio de la Policía Local de Valencia.- EFE

El consistorio ya había anunciado que la Policía Local impediría la entrada en la ciudad al vehículo de Hazte Oír. "Somos una ciudad inclusiva y este autobús no es bienvenido porque puede incitar al odio”, aseguró la concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato.
El bus de ‘El Intermedio’
Por su parte, desde el programa El Intermedio de La Sexta, han anunciado que sacarán a la calle un autobús para responder al de la asociación ultra. El autobús estará rotulado con los colores del programa y llevará el mensaje "La identidad de género no se elige, que no la elijan otros por ti”.

En su programa de este miércoles, el Gran Wyoming analizó la polémica e ironizó, asegurando que “en lugar de Hazte Oír deberían llamarse ‘Háztelo Mirar’”. “Tiene pinta de que ese autobús siempre llega tarde… al menos sus planteamientos tienen 50 años de retraso”, consideró.

Otros buses alternativos están empezando a salir, por ejemplo en Barcelona la cervecería Moritz ha rotulado un pequeño autobús con las palabras de la madre de un niño transexual: “Entender la diversidad nos enseña la importancia de ser uno mismo y las consecuencias de no serlo”.


Este jueves el Juzgado de Instrucción Número 42 de Madrid ha acordado como medida cautelar la prohibición de circulación del autobús desplegado por Hazte Oír hasta que no retire el mensaje contra la transexualidad. En su escrito, se decreta la prohibición de circular de este autobús, al entender que su mensaje "no se limita a exponer" el ideario del colectivo, sino que se dirige a personas con una orientación sexual "distinta" para lesionar su "dignidad".




miércoles, 1 de marzo de 2017

Celebración y satisfacción ante la respuesta social, mediática y política


La Plataforma por los Derechos Trans, manifiesta su agradecimiento y celebra la amplia respuesta social, política, institucional y el tratamiento que los medios han dado a la campaña del “bus transfóbico” de Hazte Oir.

“La sociedad española ha demostrado estar por delante de las leyes, el respeto, la diversidad y la inclusión, son valores arraigados que no dan cabida al odio, a la exclusión y la discriminación, siendo un comportamiento ejemplar y referente para el mundo”, declara Mar Cambrollé, presidenta de la Plataforma por los Derechos Trans.

Así hemos de aplaudir la respuesta política e institucional que no se ha hecho esperar, destacando el consenso en la condena del fomento del odio y en la defensa de los DDHH de las personas trans. Valoramos la iniciativa de la Delegación del Gobierno, Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, Ayuntamiento de Barcelona y de Valencia, que han anunciado posibles sanciones legales que puedan interpretarse desde la legislación vigente, inmovilizando y anunciado que no es bien recibido el “Bus de la Transfobia”.

Instamos a todos los ayuntamientos del estado español a que secunden las incitativas de las instituciones antes mencionadas,  salvaguardando la dignidad de las personas, el respeto a la diversidad y repudiando cualquier manifestación que fomente el odio.

No ha faltado el apoyo científico de las sociedades de sexología; la Federación Española de Sociedades de Sexología, Sexólogos sin Fronteras y Sociedad Internacional de Especialistas en Sexología, todas ellas han condenado este atentado, y han puesto en valor la diversidad sexual humana y el derecho de cada persona a la libre autodeterminación del género, sin que lo determinen aspectos bío-anatómicos. 

“La diversidad, el derecho inalienable a la identidad y/o expresión del género, la protección de los menores y la garantía del libre desarrollo de la personalidad, son valores que han quedado patentes que son asumidos por la sociedad, por lo que recordamos a los grupos políticos sean receptivos a este clamor popular y den curso a la propuesta de Ley Estatal Trans, para proteger de la discriminación y garantizar los derechos de las personas trans en equidad a toda la ciudadanía”, añade Cambrolle




martes, 28 de febrero de 2017

#StopBusTransfobico



PAREMOS AL BUS TRANSFÓBICO DE HAZTE OIR 

Según la Ley General de la Publicidad, queda prohibido cualquier tipo de publicidad que "atente contra la dignidad de la persona" (apartado 3: Publicidad Ilícita). 

Por tanto, es posible denunciar este tipo de publicidad, concretamente en la página web autocontrol.es, en el apartado de "cómo reclamar". Tan solo es necesario introducir datos personales vía correo electrónico, y proporcionar una prueba de la razón por la que se reclama (adjuntar una fotografía del camión, por ejemplo). Son 5 minutos del tiempo de cada unx, y podemos lograr que esta publicidad sea eliminada.

Hay que denunciar a la asociación HazteOir.org, con domicilio en calle Paseo de la Habana 200, Bajo izq., 28036 Madrid,  CIF G83068403, inscrita en el Registro de Asociaciones Grupo I Sección 1 Número Nacional 167805, es titular de la web www.hazteoir.org.

Elena Long, física transexual y entre los 10 mejores científicos: "Me he sentido discriminada"


Su estudio revela que uno de cada cinco físicos ha sufrido acoso, intimidación o exclusión en su trabajo por pertenecer a la comunidad LGTB.

Uso incorrecto de los pronombres y ofensas por ir al baño, entre los problemas que afrontan las personas transgénero.

El 36% llegó a plantearse la opción de abandonar su puesto.

La científica se encuentra entre las diez personalidades más relevantes para la ciencia en 2016, según la revista Nature.

Doctorada por la Universidad de New Hampshire en física nuclear, Elena Long figura en la lista de las diez personas más relevantes para la ciencia por "allanar el camino para una mayor aceptación de los grupos minoritarios", según la prestigiosa revista Nature. También ha ganado dos premios a jóvenes científicos y lidera dos experimentos con aceleradores de partículas.

Un reconocimiento en su carrera que ha conseguido a pesar de contar con más obstáculos en el camino que el resto de sus compañeros por el hecho de ser transexual. La física ha mostrado a través de los datos la discriminación que sufren las minorías sexuales y de género en la comunidad científica. "Es muy difícil hacer entender a los científicos que el problema existe si no se tienen datos para respaldarlo".

Para demostrar esta discriminación, Long comenzó una investigación pionera en la Sociedad Estadounidense de Física (APS). Su estudio 'LGBT Climate in Physics' reveló que uno de cada cinco físicos ha sufrido intimidación, acoso o discriminación en su lugar de trabajo durante el año previo debido a su condición LGTB. Una incidencia que alcanza a la mitad de los científicos cuando son transexuales.

La encuesta, realizada a 324 físicos de Estados Unidos que se identifican como gais, lesbianas, bisexuales, transexuales o de otras minorías sexuales y de género, refleja los problemas más frecuentes para el colectivo LGTB.

"El resultado que más me sorprendió fue que casi la mitad de los encuestados transexuales tienen compañeros de trabajo que no usan sus pronombres correctos", explica Long. "No se trataba sólo de personas que habían salido recientemente, sino que incluían personas que habían estado viviendo en su sexo auténtico durante años".

La científica hizo pública su transexualidad cuando estudiaba en la universidad. Allí contó con un grupo de ayuda LGTB, un soporte que perdió cuando consiguió su primer trabajo como científica en un laboratorio nacional en el sureste de Virginia. "Ya no tenía acceso al apoyo LGBT que había sido tan importante para mi desarrollo personal", explica.

A la falta de apoyo se unieron las condiciones del propio estado americano. "Virginia sigue siendo un estado donde puedes ser despedido por ser simplemente LGBT y no contar con ningún recurso legal. Mi póliza de seguro de estudiante no cubría los gastos de cuidado de salud relacionados con transexuales".

Tras este período en el que se sintió "discriminada", Long comenzó a trabajar de manera activa en el área. Desde entonces ha creado 'LGBT+ Physicists', un grupo de apoyo para científicos LGTB, y trabaja desde la APS para dar visibilidad al colectivo. "Decidí reunir y crear tantos recursos como pudiera para que ningún joven físico LGBT encuentre el mismo vacío con el que me topé yo".

Las mujeres LGTB, discriminadas el triple

El estudio de Long muestra que los físicos transexuales suelen ser acosados por usar el baño. "Algunos encuestados fueron acosados tan brutalmente, tanto verbalmente como físicamente, que tuvieron que abandonar la facultad", afirma la científica. De hecho, más de un tercio de los encuestados, el 36%, llegó a considerar la opción de abandonar su lugar de trabajo.

Además, la encuesta muestra que la experiencia es más dura para las mujeres LGTB, que son acosadas y excluidas tres veces más que los hombres del mismo colectivo. "Nuestros datos estadísticos muestran que es especialmente difícil para las mujeres LGBT convertirse en científicas".

Como respuesta ante este contexto, Long pide "un ambiente científico libre de prejuicios y discriminación". "Necesitamos no sólo hacer una ciencia excelente, sino también ser compasivos entre nosotros".