jueves, 30 de junio de 2016

La historia olvidada de la primera revuelta trans

Hace 50 años, las drag queens y las mujeres transgénero se levantaron contra la policía en San Francisco, pero el suceso quedó silenciado hasta que lo destapó un documental


La cafetería de Gene Compton lucía ese aspecto más americano que la tarta de manzana que aún hoy tratan de emular miles de bares de todo el mundo, de los que sirven hamburguesas en cestitas y batidos con nata: mesas de fórmica y bancos de polipiel. Como abría las 24 horas del día, a mediados de los 60 aquel era el centro de reunión de las transexuales, drag queens y travestis del entonces muy degradado barrio –y hoy semigentrificado– del Tenderloin, el lugar en el que se reunían durante el día, comían, bebían café y se aseguraban de que todo el mundo había sobrevivido (a veces literalmente) a la noche anterior, que no les habían arrestado, sufrido maltratos a manos de un chulo o de un cliente o sucumbido a una sobredosis.


La policía solía pasarse por allí a hacer redadas improvisadas y acosar a los clientes, estuvieran delinquiendo o no. Hasta un día de agosto de 1966, hoy hace casi 50 años, cuando la comunidad queer de la cafetería Compton se plantó y protagonizó la primera revuelta trans de la historia, tres largos años antes de los hechos de Stonewall que suelen considerarse el principio del movimiento gay. “La revuelta de la cafetería Compton fue el primer acto de resistencia militante queer en la historia de Estados Unidos”, resume Susan Stryker, historiadora y directora del documental de culto Screaming Queens, con el que ganó un Emmy en 2005 y que sacó a la luz este episodio todavía muy desconocido. Stryker, que pasó por Barcelona recientemente para dar una charla en la Biblioteca Jaume Fuster dentro del ciclo Perspectivas Trans Crítica, defiende que aquello fue un trascendente acto político y no una “pelea de gatas”.

Se cree que todo empezó cuando un policía arrojó una taza de café a la cara de una drag queen. El resto de clientes de la Compton’s explotó. Tiraron mesas, arrojaron tazas y cubiertos, quebraron las lunas del local con los azucareros e intentaron defenderse de los agentes golpeándoles con sus bolsos. Cuando éstos empezaron a arrestar a los sublevados, en la calle los vecinos de Tenderloin incendiaron un quiosco de prensa y destrozaron una furgoneta policial.

La noche siguiente, la variopinta comunidad trans del barrio montó un piquete frente a la puerta de la cafetería, con el apoyo de muchos gays y lesbianas, señala la historiadora, y organizó una protesta con ayuda de las nacientes organizaciones de movilización LGBT como la llamada Vanguard, fundada ese mismo año en el barrio, o las Street Orphan, de lesbianas sin hogar. “Simplemente, nos cansamos. Estábamos hartas de ser acosadas, de que nos obligaran a ir al lavabo de hombres cuando íbamos vestidas de mujeres. Queríamos nuestros derechos”, explica Amanda St. James, una mujer transgénero que regentaba un motel al lado de la cafetería en el documental.

Tras varios días de protesta, consiguieron algunas pequeñas victorias. Se estableció un red de apoyo médico y social, se creó algo parecido a un carnet trans para obtener servicios sanitarios y, sobre todo, se estableció una especie de pacto con la policía, que incluso designó a un sargento, Elliot Blackstone, para ejercer como portavoz amistoso con la comunidad trans. Según Stryker, este resultado fue “inspirador y frustrante a partes iguales” porque “supuso la despolitización de esos temas. El departamento de Salud Pública de San Francisco repartió carnets que indicaban que esa persona recibía tratamiento por transexualismo. De esta manera la documentación te revela como persona trans y además te patologiza. Te da algo mínimo pero no se ocupa del problema general. Y en cuanto a la violencia policial… esa es una cuestión importante. Seguramente pensaron ‘será más fácil si hacemos la vista gorda si no les arrestamos por ir al lavabo equivocado’. Buscar una policía más amable y amistosa es una manera de enmascarar los problemas que hay entre la policía y las minorías. Sí, claro que es mejor ver a los agentes en las carrozas saludando al a multitud el día del Orgullo en lugar de golpeándote con una porra en la cabeza”.


Aun así, la historiadora reivindica la importancia de aquellos hechos. Ella descubrió los sucesos cuando acababa de graduarse y de salir del armario como persona trans y trabajaba como voluntaria en el archivo LGTB de San Francisco. “Di con una pequeña nota en un periódico de 1972 y pensé ‘vaya, ¿no sería fantástico que esto fuera verdad?’” No solo porque le permitía canalizar sus energías con un proyecto que le tocaba de cerca sino porque, como dice, el suceso ofrece un relato colectivo de la lucha de las personas transgénero. “Nuestras historias siempre aparecen en los medios como algo individual. La cosa suele ir así: desde que era pequeño me sentía confundido e infeliz. Entonces un día descubrí que la medicina tradicional podía ayudarme. Pasé por un proceso medicalizado durísimo e interminable y ahora estoy aquí tan feliz, viviendo mi vida auténtica –ironiza– pero eso no refleja la realidad. La historia de lo trans es una historia colectiva. Va sobre cómo hemos tenido que pelear por tener un espacio en la sociedad. Ésta no vino un día y nos dijo: ‘eh, personas trans, con hormonas y cirugía podemos cambiarte, ¿quieres?’ Pensar así relega a los trans a dar las gracias a una supuesta figura benevolente de autoridad”.

Desde hace diez años, una pequeña placa situada en el cruce de las calles Taylor y Turk de San Francisco recuerda los sucesos de Compton, señalando el lugar donde “una noche de agosto, las mujeres transgénero y los hombres gays, se levantaron y lucharon contra la butalidad policial, la pobreza, la opresión y la discriminación en el Tenderloin”. Pero al margen de eso y de la propia Screaming Queens –algunas copias se venden hasta por 300 dólares pero la directora anima a piratearla: “no la rodé para hacerme rica”–, los sucesos de Compton siguen siendo muy desconocidos. Mientras, el presidente Obama acaba de declarar Stonewall Inn como Monumento de Interés Nacional y esa otra revuelta se ha ganado un lugar en la historia oficial de EE UU. ¿Se trata de un caso de doble discriminación contra las mujeres transgénero dentro del colectivo LGTB?, ¿el resultado de que la historia siempre la escriban los hombres, en este caso los hombres homosexuales? En torno a los hechos de Stonewall también existe controversia, resucitada hace unos meses con el estreno de la muy criticada película Stonewall, de Roland Emmerich, sobre si fueron los hombres blancos gays o las mujeres transgénero negras y latinas los que iniciaron los disturbios.

Stryker no tiene claro que se trate (solo) de un doble rasero. “Simplemente, en 1966 era demasiado pronto. En Stonewall todos los materiales flamígeros se juntaron y alguien encendió la cerilla. Pero en Compton aun no había suficiente material. No había suficiente gente involucrada en movimientos por los derechos civiles de las minorías. La revuelta ocurrió más o menos a la vez que la reformación de las Panteras Negras. Tras años más tarde, el Black Power ya estaba en pleno apogeo, existía un movimiento en el Tercer Mundo contra el imperialismo estadounidense…y había un número de personas LGTB politizadas que simpatizaban con esos movimientos y estaban esperando a que llegase su propia revolución.” Aunque, bromea, “a la gente de San Francisco le encanta decir que todo ocurre allí tres años antes que en Nueva York”.

Placa conmemorativa de los disturbios de Compton.
Placa conmemorativa de los disturbios de Compton                                    .Foto: Screaming Queens

“Hoy es muy cool ser trans”

De haber hecho hoy su película en lugar de hace una década, probablemente hubiera conseguido muchas más facilidades de financiación y distribución. Netflix, Sony Classics y HBO (por decir algo) a sus pies. Desde hace un par de años, varias figuras transgénero se han instalado en el centro de la cultura mainstream: Laverne Cox en al portada de Time, Transparent recogiendo Emmys y Globos de Oro, Hari Nef y Andreja Pejic al frente de campañas millonarias, etcétera.

Stryker es escéptica cuando no abiertamente “cínica” con lo que ella llama “la moda del momento”. “En los noventa estaba muy de moda ser lesbiana y ahora es cool ser trans. Cuando ser gay y cisgénero [lo contrario a tansgénero] se convirtió en algo no controvertido, se pasó a lago que parecía más nuevo y extremo. Pero el aumento de la visibilidad no es la solución a ningún problema excepto el vacío en las cuentas corrientes de la gente que se beneficia de esta visibilidad”. No hay que insistirle mucho para que deje caer una de esas beneficiadas: “Que Caytlin Jenner tenga un reality show no cambia las tasas de encarcelamiento de la gente trans en Estados Unidos, especialmente cuando su pensamiento es tan regresivo”.

miércoles, 29 de junio de 2016

Nueva York aprueba formalmente la ley contra la discriminación a transexuales en baños

Nueva York aprueba formalmente la ley contra la discriminación a transexuales en baños



Nueva York aprobó hoy formalmente la nueva norma que obligará a que en todos los baños individuales de la ciudad se permita el acceso de cualquier personas sin importar su género o identidad sexual, en un intento por terminar con la discriminación contra los transexuales.
Los baños de edificios públicos deberán contener a tal efecto señalización que informe que es accesible por personas de cualquier género, informó la alcaldía en un comunicado.

"Con esta ley, tomamos un nuevo paso adelante para convertirnos en un lugar donde se respeta la dignidad, la libertad y se vive sin miedo a ser juzgado", señaló el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

"Cuando los derechos civiles están bajo amenaza en este país, en Nueva York enfatizamos la importancia de la inclusión y la diversidad", añadió por su parte el miembro del concejo de la ciudad, Corey Johnson.

A partir de ahora los transexuales y las personas con género "no definido" podrán utilizar los baños de acuerdo con su identidad sexual sin necesidad de tener que mostrar una identificación o cualquier otro tipo de prueba que verifique su género.

Las autoridades estiman que en la ciudad de Nueva York viven unos 25.000 transexuales y personas con género "no definido" que llevan años denunciando que son discriminados porque no se les permite usar un baño que no se corresponda con su sexo "original".

La orden ejecutiva obliga a reportar a las autoridades las medidas adoptadas para cumplir con la nueva normativa.

Otros estados como California también han aprobado leyes similares, mientras que en Carolina del Norte salió adelante una norma que obliga a usar los baños públicos de acuerdo con el sexo indicado en el certificado de nacimiento, para protesta de ONG, colectivos LGTB y el propio gobierno de Estados Unidos.

sábado, 25 de junio de 2016

En nuestros derechos ni un paso atrás



La Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera, condena públicamente la petición del Grupo Municipal del Partido Popular, de retirar la exposición que con motivo del mes de la diversidad, se ha instalado en la Avda. de la Construcción de Sevilla.

Consideramos tal petición, un atentado a la visibilidad y una censura maniquea al arte, con el objeto de invisibilizar a las personas LGTBIQ.

La visibilidad es y ha sido un vehículo que ha permitido la consecución de derechos y por tanto una herramienta a la que no vamos a renunciar.

"Señores del Partido Popular, la diversidad es un valor que nos enriquece y engrandece como sociedad, su censura en base a una moral hipócrita y judeocristiana, no les exime de atentar contra los DDHH de la comunidad LGTBIQ", declara Mar Cambrollé, presidenta de ATA-Sylvia Rivera, quien añade "Les exigimos se retracten y pidan unas disculpas públicas, ya que en nuestros derechos, no daremos ni un paso atrás".

viernes, 24 de junio de 2016

Reglamento fija que personas transexuales bolivianas en el exterior podrán tramitar cambio de nombre y sexo

La disposición está contenida en el reglamento de la Ley de identidad de Género, elaborado y aprobado en el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Los trámites se abren el 1 de agosto.



Las personas transexuales y transgénero deben presentar ocho documentos para el cambio de nombre y sexo en su documento de identidad, entre ellos un informe sicológico y reporte sobre antecedentes judiciales.  Los que radiquen en el exterior también podrán iniciar los trámites a través de un apoderado.

La disposición está contenida en el reglamento de la ley de identidad de Género, elaborado y aprobado en el Tribunal Supremo Electoral (TSE). “En caso de personas transexuales o transgénero que residan en el exterior del país, la solicitud podrá der presentada por una o un apoderado legal”, estipula el parágrafo II del artículo 9 de esa normativa.

El vocal José Luis Exeni sostuvo que ésta y otras disposiciones detalladas en el reglamento son resultado de “un trabajo técnico bien sustentado”.

“Ya está en vigencia para que a partir del 1 de agosto quienes deseen acceder a este derecho puedan hacerlo. Con esa nueva imagen y los nuevos datos se podrá hacer un registro de la cédula identidad”, explicó en una entrevista en la emisora estatal Patria Nueva.

La ley permitirá a transexuales o transgénero cambiar de nombre, ser reconocidos con el sexo de su opción y la imagen que elijan. Para acceder a este derecho deben cumplir ocho requisitos ante las oficinas del Servicio de Registro Cívico (Sereci), repartición que es responsable de otorgar los certificados de nacimiento.

Una carta de solicitud de trámite en la que se especifiquen los datos del nombre actual y el que se propone para la rectificación; un informe sicológico que acredita la responsabilidad del acto legal; y una certificación del Servicio General de Identificación Personal (Segip) con los nombres actuales del interesado.

Además, son indispensable tres certificaciones emitidas por el Sereci: de nacimiento que acredite la mayoría de edad; de libertad de estado civil para demostrar la soltería; y una constancia de descendencia que emite la misma entidad; un informe del Registro Judicial de Antecedentes Penales (Rejap) y una “fotografía actualizada de la imagen que corresponda a la nueva identidad de género”.

También está prevista una validación de la información biométrica. “En 15 días ya debería tenerse la resolución administrativa que implica el cambio de su nombre, su identidad de género y su imagen”, explicó Exeni.

A convocatoria de las iglesias Católica y cristianas ayer hubo una marcha en la ciudad de Santa Cruz en demanda de anulación de la ley de Identidad de Género y defensa de la que denominaron familia natural. (23/06/2016)

martes, 21 de junio de 2016

"Todo el arco político" y la ciudadanía ha participado en acto del Orgullo Trans de Sevilla

Los actos, festivos, han demandado una Ley Trans Estatal de Transexualidad, que tuviera como referente la andaluza
Han contado com presencia de todas las fuerzas políticas

ATA valora la gran participación de "todo el arco político" y la ciudadanía en el "acto identitario" del Orgullo Trans
La Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera (ATA) ha valorado la gran participación de "todo el arco político" y de la ciudadanía al Orgullo Trans en el "acto identitario" celebrado este sábado en el que han demandado una Ley Trans Estatal de Transexualidad, que tuviera como referente la andaluza, ya que esta "situó a la comunidad en pionera de todo el Estado y de Europa por despatologizar las identidades trans y reconocer como derecho humano la libre autodeterminación del género".

Según ha informado la ATA en una nota, el Orgullo Trans ha convocado este sábado a gran afluencia de personas trans y a la ciudadanía, lo que sin duda revela que se consolida como "el acto identitario y de visibilidad de las personas trans más importante del Estado español". Asimismo, han subrayado que ha contado con el apoyo de todo el arco político tanto del Parlamento como del Ayuntamiento.
Entre los políticos asistentes al acto y que dirigieron unas breves palabras al publico concentrado se encontraban Inmaculada Nieto, del Grupo Parlamentario IULV-CA; Marta Escrivá, diputada del Grupo Parlamentario Ciudadanos; Jesús Romero, parlamentario de Podemos Andalucía; Soledad Pérez, del PSOE-A; Daniel Gónzalez, portavoz y concejal de IU; Susana Serrano, concejal de Participa Sevilla; Pía Halcón, concejal del PP, y Myriam Díaz, delegada del Área de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria en el Ayuntamiento de Sevilla.

Durante sus intervenciones, todos ellos coincidieron en la necesidad de estos actos específicos para "la visibilidad de las personas trans" y anunciaron la necesidad de una Ley Trans Estatal, "que iguale en derechos a todas las personas trans de todas las comunidades", con especial atención a los menores, para que "no se les prive del derecho al libre desarrollo de su personalidad en todos los ámbitos, educativos, sanitarios e identidad legal".

Por su parte, en la lectura del manifiesto, se ha destacado los grandes avances que la Ley Trans de Andalucía ha supuesto en la educación, sanidad y atención a menores, toda vez que se le ha recordado al Gobierno andaluz, "la implementación y el desarrollo de las medidas contra la transfobia previstas, visibilizando en la televisión autonómica la realidad trans, con debates formativos, documentales y cobertura a las acciones que se emprendan desde las entidades trans".

Así, también han propuesto que en los centros educativos se dé formación y talleres sobre identidad sexual y de género, dirigidos al profesorado, alumnado y agentes de igualdad. Por otro lado, en el ámbito sanitario han considerado "urgente" el consenso de un protocolo de atención médica que respete el marco de la ley con la participación activa de la personas y entidades trans.
Asimismo, han manifestado la importancia de las intervenciones quirúrgicas necesarias "para la salud" de las personas trans y la responsabilidad de "colaborar, dar apoyo y visibilidad a las asociaciones de personas trans".

Por último, la presidenta de ATA-Sylvia Rivera, Mar Cambrollé, ha reiterado que la participación activa en la estrategias, políticas y leyes que conciernen a las personas trans, es "una necesidad y un acto de legitimidad", y ha añadido que es hora de que haya presencia de las personas trans en las formaciones políticas, como herramienta de que "la voz de las personas trans forme parte de la normalidad y como fiel reflejo de una sociedad diversa", ha concluido.

El pop se suma a la ruta ‘trans’

Anohni o Mykki Blanco lideran el auge de formaciones y solistas cuya identidad de género se ha convertido en un poderoso alegato de sus creaciones


Primero fueron las modelos transexuales en subir a la pasarela y acaparar el objetivo de los fotógrafos de moda. Entre el reconocimiento de la diversidad sexual y el marketing mediático, la moda abrió la primera gran brecha reivindicativa como laboratorio para la construcción de nuevas identidades. El mundo del cine y de la televisión se sumó a la ventana recién abierta con actores y actrices que hacían pública su pertenencia a la comunidad LGTBQ. Una serie como Transparent convertía la mutación de sexo de un padre de familia en argumento de ficción quebrantando algunos de los hasta entonces inmutables códigos televisivos.

No faltó la salida a la superficie mediática del excampeón olímpico y patriarca del Clan Kardashian, William Bruce Jenner, ahora renacido como Caitlyn Jenner que puso su nota de glamour controvertido en una comunidad estigmatizada y condenada al gueto. La causa transexual hacía su tránsito desde el lado más equívoco y paródico del espectáculo del siglo XX hasta esa primera línea de combate contra la discriminación con el nuevo siglo XXI.

El mundo de la música ha servido muy a menudo de plataforma para la comunidad transexual en su lucha por su visibilidad o reconocimiento. Más allá de los fuegos de artificios del Glam-Rock y de las lentejuelas de Liberace, el éxito de una figura como la cantante Amanda Lear, en su otra vida física un bailarín llamado Alain Tapp, y popular por su voz aguardentosa y amistad con Salvador Dalí, puso un acento de diversidad en la escena musical de finales de los setenta. Hoy, Amanda Lear, triunfa como comediante teatral, sigue paseando su ambigüedad por los platós televisivos y haciéndose la sueca cuando le preguntan por su otra vida genética. También ayudó a la visibilidad el triunfo de la cantante transgénero Dana Internacional en el Festival de Eurovisión, una victoria, que a la vista de los derroteros que ha tomado el certamen en todos estos años, no hacía sino presagiar el futuro maremágnum eurovisivo. Mucho más comprometido ha sido el triunfo de Conchita Wurst aunque su mensaje quedara algo diluido en la gran parada freak-pop que ha acabado convirtiéndose el festival eurovisivo.

Amanda-Lear.

El pasado 6 de mayo salió al mercado el primer trabajo musical de la cantante Anohni, la nueva identidad femenina del líder del grupo Antony and The Johnsons. Con el expresivo título de Hopelessness, la cantante presentaba su trabajo discográfico y nueva etapa artística en el que no faltaban los mensajes reivindicativos. Atrás quedaba esa imagen fantasmal, confusa, sublimada por la voz que había enamorado al mundo con su álbum I Am a Bird Now donde incluía una profética balada, For Today I’m a Boy: “Un día creceré / Me convertiré en una bellísima mujer / Pero hoy solo soy un chico”. Ahora finalmente se ha hecho realidad.


Mucho más dificultoso por lo que se refiere a su visibilidad ha sido el trayecto del grupo 6 Pack Band, una formación de artistas transexuales de la India que gracias a su versión del tema de Pharrell Williams, Happy, han podido darse a conocer internacionalmente. En un país donde se calcula que existe una comunidad de más de dos millones de personas transexuales, la aparición de un grupo como 6 Pack Band ha supuesto un primer paso en el reconocimiento de un colectivo y una realidad que se sigue escondiendo y marginando. La comunidad Hijra, el término con el que conoce a los transexuales, continúa sufriendo toda clase de humillaciones y violencia a pesar de la promulgación hace dos años de una ley de igualdad por parte de la Corte Suprema de la India.


Con cerca de dos millones de visitas en YouTube el vídeo de la canción Hum Hain Happy reivindica con humor aderezado de ritmos hindúes, una sociedad más tolerante con la diversidad sexual. El proyecto artístico ha partido de Y-Films, una joven productora del universo Bollywood que con ocasión del vídeo ha lanzado el mensaje “en apoyo por la igualdad de género en la india”. Como recordaba una de una de las componentes del grupo, Komal Jagtap en una entrevista al periódico The Guardian: “Ahora, después de muchos años de silencio, mi hermano me ha invitado a su casa, y los vecinos, aquellos que antes se burlaban e insultaban a mis padres, se acercan para decirles que me han visto en la televisión y que además lo hago muy bien”.
La imagen del rock como género cargado de testosterona quedó algo difuminada cuando el cantante de la formación punk Against Me, Tom Gabel, en aquel momento casado y con una hija, hizo su coming out anunciando el inicio de un tratamiento hormonal y quirúrgico para convertirse en una mujer, una nueva identidad con el nombre de Laura Jane Grace. Aunque algunas de las letras del grupo ya habían dado señales previas, la publicación del álbum Transgender Dysphoria Blues (2014) señalaba el trayecto hacia la nueva naturaleza. Artista comprometida, la cantante de Against Me ha dejado el testimonio de su lucha en el documental Trye Trans With Laura Jane Grace, una serie televisiva protagonizada junto a otras personas del colectivo transexual.

Laura Jane Grace, antes Tom Gabel, líder de Against Me.

Modelo de esta suma o mezcla de géneros, culturas y músicas es el artista y rappero neoyorquino Mikky Bianco, una de las figuras más enérgicas de la actual escena arty de la isla de Manhattan. Jugando con esa doble identidad masculina-femenina Mikky Blanco –su verdadero nombre es Michael Quattlebaum– se ha situado en esa categoría de artistas que han hecho de la hibridación cultural y de sexos su columna vertebral transgrediendo de paso los cánones machistas y homófobos de un género como el hip hop. Desde unas primeras energías juveniles punk, Blanco ha ido sumando diferentes corrientes musicales (hip hop, música electrónica, etc.) todo ello visualizado en una poderosa imagen femenina –o masculina– que le ha valido su colaboración para diferentes marcas de moda. A propósito de la construcción de su identidad declaraba a la revista de tendencias Numéro: “Con mi personaje de Mikky Bianco lo que intento es revestirme de una identidad femenina añadiéndole la energía punk y Glam-rock”.
Como otros artistas, Bianco defiende su insumisión frente a los estereotipos de una identidad masculina o femenina. “Ensayo con mi sexualidad en mi vida cotidiana. Soy una persona transgénero pero no transexual, ya que físicamente no he cambiado de sexo, lo que trato de hacer es experimentar con los límites”. Este verano el músico viajará por algunas ciudades europeas presentado esa mezcla de energía hip hop, estética drag queen y teatralidad que constituye su ADN.



viernes, 10 de junio de 2016

Las personas trans en Andalucía podrán cambiar su nombre en las tarjetas sanitarias


A petición de  la Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera al Consejero de Salud, Aquilino Alonso, se ha producido hoy una reunión en las dependencias del SAS, en la que han estado presentes: el viceconsejero de Salud, Martín Blanco, la secretaria de salud pública, Josefa Ruiz, el Gerente del SAS, José Manuel Aranda y la presidenta de ATA-Sylvia Rivera, Mar Cambrolle.

En dicha reunión los representantes del SAS, de la Consejeria de Salud y ATA-Sylvia Rivera, han acordado al amparo de la  Ley 2/2014, de 8 de julio, integral para la no discriminación por motivos de identidad de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales de Andalucía: enviar una orden a todos los centros sanitarios de la Comunidad Andaluza, que facilite el cambio de nombre de las personas trans en las tarteras sanitarias.

La Ley andaluza en su artículo 2.4 reconoce el derecho de toda persona a "ser tratada de acuerdo con su identidad de género y, en particular, a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad en el ámbito de la Administración de la Junta de Andalucía."

Así mismo, en el artículo 9 de la misma Ley, se contempla que "la Comunidad Autónoma de Andalucía praveerá a toda persona que lo solicite de las acreditaciones acordes a su identidad de género manifestada que sean necesarias para el acceso a sus servicios administrativos y de toda índole".

"Autorizar el cambio de nombre en las tarjetas sanitarias de las personas trans, sin que estos se deban ajustar al DNI, es parte del desarrollo e implementación de una de las leyes que situó a Andalucía a la vanguardia de España y de Europa", declara Mar Cambrollé, presidenta de ATA-Sylvia Rivera, quien celebra que el honor, la intimidad y la dignidad de las personas trans, quedan salvaguardada con esta nueva orden del SAS.





miércoles, 18 de mayo de 2016

El 82% de las personas transexuales ha sufrido alguna agresión en su vida


La discriminación por transexualidad genera problemas psicológicos. Esta situación podría solventarse con una mejor integración social y laboral


Para algunas personas, sentirse hombre o sentirse mujer es hoy una barrera más difusa, y cuando buscan su verdadero ser, suelen convertirse en víctimas frecuentes de agresiones y discriminación. El reciente estudio "Características Sociodemográficas y Ajuste Psicológico entre transexuales en España" asegura que un 82% de este colectivo ha sufrido algún tipo de agresión física en su vida, un 31% se ha sentido discriminado en su trabajo y un 23% ha intentado quitarse la vida al menos una vez.

Los porcentajes podrían revertirse, según destaca la investigación publicada en The Archives of Sexual Behavior, con una mejor integración laboral y social.

La compleja crisálida de identidad en la que viven afecta psicológicamente a estas personas. "Soportan un fuerte estrés, debido a los habituales episodios de discriminación de los que son objeto, incluso agresiones físicas y verbales", afirma José Guzmán Parra, investigador de la Unidad de Salud Mental del Hospital Regional Universitario de Málaga.

Según el estudio, "las transexuales femeninas son las que tienen más dificultad de integración, pues presentan más desempleo, menor nivel educativo y realizan más frecuentemente actividades relacionadas con la prostitución", explica Guzmán.