VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

lunes, 11 de diciembre de 2017

Washington podría incluir tercera opción sin género en los certificados de nacimiento


Washington está a punto de aprobar una nueva política que permitiría a las personas cambiar de género en su certificado de nacimiento. La reforma posibilitaría que quienes lo deseen puedan ser registradas bajo una tercera opción sin género.

De ser aprobada, los adultos y menores de edad que obtengan permiso de sus padres podrán solicitar la modificación de su registro para que en lugar de ser reconocidos como hombre o mujer aparezca una “X” en la casilla del género.

La propuesta define a esta “X” como un género que no es exclusivamente masculino o femenino y que incluye a personas intersexuales, agénero, andróginas, bigénero, demigénero, género fluido, gender queer, neutrois, no binario, pangender, tercer sexo, transgénero, transexual, two spirits, género no especificado y trans binarias.

En el caso de que los padres deseen modificar el registro del género de su hijo o que un menor de edad decida tramitar este cambio, se deberá presentar una declaración firmada por un médico en la que se afirme que dicha modificación es “consistente” con la identidad del niño.

El Departamento de Salud informó que se espera que la normativa entre en vigor en enero del próximo año; no obstante, la decisión final deberá ser tomada por el secretario de salud John Wiesman.

Quienes apoyan esta propuesta indican que la aprobación de la política reconocería la identidad de las personas que no encajan en las categorías de hombre o mujer. Mientras que los opositores señalan que este tipo de reformas pondría en peligro al Sistema de Registros de Salud de Washington, el cual, aseguran, es vital para la atención y diagnóstico en materia de salud en el estado. Asimismo, los detractores afirman que las únicas categorías “validas biológicamente” son hombre y mujer.

En junio de este año, Oregon se convirtió en el primer estado del país en reconocer legalmente una tercera opción de género neutral en los permisos de conducir de la entidad. Posteriormente el Distrito de Columbia emitió una normativa similar. Actualmente, existe una legislación que permite el registro en categorías no binarias en las licencias de conducir en California y Nueva York.
Con información de Oregon Live. Imagen tomada de BBC.

martes, 5 de diciembre de 2017

Las personas trans bolivianas se quedan sin derechos

El Tribunal Constitucional del país anula el párrafo de una ley que permitía a las personas trans casarse y adoptar.

Con 17 años, Catalina está comenzando su tratamiento hormonal. 

miércoles, 15 de noviembre de 2017

III JORNADAS TRANS ANDALUCÍA “#LeyTransEstatalYA”


Por tercer año, la Asociación de Transexuales de Andalucía ATA- Sylvia Rivera, con el objetivo de promover entre la juventud de Andalucía valores democráticos de solidaridad, inclusión y una cultura de respeto a la identidad de género, organiza las III Jornadas Trans en Andalucía, cuyo lema es “#LeyTransEstatalYA”.

ATA Sylvia Rivera persigue así contribuir a la consecución de una igualdad real del colectivo de personas trans, así como a la erradicación de la transfobia, mediante diversas ponencias realizadas por activistas trans y personas de especial interés por su labor realizada, teniendo este año las jornadas una mayor relevancia al realizarse dentro del nuevo contexto político de lucha por la consecución de la ley trans estatal.

Así mismo fomentar la convivencia y las relaciones interpersonales y de apoyo dentro de la juventud trans de Andalucía.

A las jornadas, que se desarrollarán los días 15 y 16 de diciembre, en el  Albergue Inturjoven de Sevilla, en C/Isaac Peral, 2, podrán asistir jóvenes y en general toda la sociedad. Para ello sólo tenéis que rellenar la solicitud de inscripción, que podéis descargar en el siguiente enlace y enviárnosla según se indica en ella.

Contamos con becas para jóvenes trans de toda Andalucía en las que se subvenciona el alojamiento y manutención, indicar que se solicita beca en la solicitud de inscripción.  

No te lo pierdas!! inscribete y solicita tu beca Aquí

martes, 31 de octubre de 2017

Mijas visibiliza el colectivo transexual con un banco con los colores de su bandera

El Ayuntamiento del municipio malagueño de Mijas visibiliza el colectivo transexual con un banco con los colores de su bandera instalado en La Cala de Mijas

El alcalde, Juan Carlos Maldonado, que ha estado acompañado por la edil de Igualdad, Mari Carmen Carmona; el de Servicios Operativos, José Carlos Martín y la concejala Nuria Rodríguez, ha afirmado que "para este equipo de gobierno es una prioridad trabajar en la línea de la igualdad real entre personas".

Estamos muy orgullosos de todos los avances que estamos dando en esta materia y seguiremos trabajando en la misma dirección", ha añadido el alcalde.

Por su parte, Carmona ha destacado la importancia que tiene actualmente visibilizar a todos estos colectivos. "Si queremos una sociedad en la que nos respetemos, la administración pública es la primera que tiene que respetar y servir de ejemplo", ha afirmado y ha añadido que "aún hay muchas personas que piensan que la transexualidad es una enfermedad e, incluso, mayores que no saben lo que es. Por eso debemos concienciar e informar a la sociedad para que no se produzcan nunca casos de discriminación".
Los Servicios Operativos han sido los encargados de pintar de blanco, rosa y azul el banco elegido que se sitúa en el Bulevar de La Cala, un lugar de tránsito de vehículos y peatones en pleno corazón del núcleo urbano.

"El hecho de tener uno de los elementos del mobiliario urbano de otro color hace que resalte respecto a los demás y, en este enclave, resulta un foco de atención que es lo que pretendíamos", ha detallado Martín.

También este viernes han destapado una placa conmemorativa que se ha pegado en el banco acompañados también por la vicepresidenta de la Asociación de Familias de Menores Transexuales de Andalucía 'Chrysallis', María José Márquez.
Por último, han recordado que el Ayuntamiento de Mijas ya inauguró recientemente la Rotonda de la Diversidad en Las Lagunas, otro punto visible del municipio para la sensibilización del colectivo Lgtbiq y trabaja constantemente en mejorar en esta materia. El área ya cuenta con una Comisión de Diversidad, un Espacio Municipal de Atención a la Diversidad aparte de las diferentes actuaciones de concienciación y formación desempeñadas por la concejalía.

viernes, 27 de octubre de 2017

La nueva y amable transfobia con cara de progre

Mar Cambrollé, presidenta de ATA-Sylvia Rivera, de la Plataforma Trans y portavoz para Europa de RESPETTTRANS 

El activismo trans ha conseguido un gran logro introduciendo en el discurso términos que responden a la lucha transexual por ser iguales en derechos, dignidad y para combatir la discriminación. "Despatologización", "diversidad", "libre autodeterminación del género", "binario" o "derecho a ser" forman parte ya del lenguaje mediático, político y del activismo social. Hemos conseguido que sea políticamente incorrecto decir lo contrario en público. Esto ya es un avance.
Pero el tutelaje médico y la colonización cisexista (término que designa a las personas no transexuales) de que hemos sido objeto históricamente se resiste a perder su privilegio de control y superioridad. Por ello no es extraño ver que los colonizadores verbalicen estos términos de los que se han apropiado para poder mimetizarse, camuflar y justificar su intrusismo.


Sin embargo, ello no quiere decir que tengan asumido algo que, debido al privilegio cisexista, no viven y sufren en carne propia. Sólo quien sufre la discriminación puede con voz propia pedir para ganar. Quien usurpa esta voz hablando desde una situación de privilegio, siempre pedirá para perder: en ningún caso querrá perder esos privilegios. De ahí las grandes contradicciones a la que estamos asistiendo en este teatro social, donde se mezclan el servilismo político, el afán de notoriedad y una agresiva invasión de un espacio que no les corresponde. Y lo saben.

Hablan de libre autodeterminación del género, pero defienden los intereses del lobby médico. Hablan de diversidad pero imponiendo modelos cisnormativos y binarios. Hablan de igualdad y nos siguen segregando.
Se refieren a la transexualidad como condición humana y como expresión de la diversidad y siguen hablando del "cuerpo equivocado" o "cuerpo atrapado". Repiten que existen mujeres con penes y hombres con vulvas y fomentan el genitocentrismo (mujeres con vulvas, hombres con pene).

Lo grave es que no son trans ni sufren transfobia, pero están en mesas de trabajo decidiendo y proponiendo leyes que sólo conciernen a las personas trans, imparten charlas y dan entrevistas usurpando la voz de las personas trans, distorsionando el discurso e imposibilitando la tan necesaria visibilidad transexual.

Estamos viviendo un sutil acto de transfobia. Han hecho de lo trans un negocio y un ocio: mercadeando con nuestras necesidades y derechos, cediendo en nuestro nombre a intereses partidistas, clasistas y médicos. Para legitimar toda esta salvaje y agresiva invasión, se rodean de personas trans acríticas y no empoderadas, a las que utilizan en sus charlas y eventos exhibiéndolas como personajes de un circo y siempre en el patético registro del testimonio del "pobrecito" trans. Para teorizar ya están ellos, los académicos y doctores. 

Igualmente se hacen rodear de pseudoprofesionales novísimos con pátina de progres, que se autoproclaman expertos y que buscan un hueco en algún ‘chiringuito institucional’, notoriedad y sustituir a los viejos expertos. Una operación de centrifugado,  un lavado de cara para que nada cambie excepto quitar la T de las Unidades de Trastorno de Género (UTIGs) o crear otras nuevas. Una operación de maquillaje que acompañan con palabras amables y bien sonantes que esconden tutelaje medico: "Tienes derecho a ser, pero cuando yo lo certifique". Es lo se esconde detrás de esta neocorriente transfóbica con cara de progres.

Enlace: El Diarios-es



“Me acosté siendo niño y desperté siendo niña”; la historia de vida de una persona intersexual


El día que Joella Holliday descubrió que era una persona intersexual su vida cambio por completo, la depresión y ansiedad que durante años había experimentado terminaron cuando tuvo acceso a su carta genética; en ella los análisis de sangre mostraron que sus cromosomas eran XY, combinación vinculada culturalmente al género masculino, identidad en la que siempre se reconoció a pesar de haber sido criado y asignado mujer. Desde entonces no usa el nombre Joella, sino el de Joe.



Joe Holliday nació a finales de la década de 1980, los médicos que atendieron el parto de su madre le dijeron que no estaba claro si su hijo era hombre o mujer, pues su cuerpo presentaba características físicas poco comunes. Sus genitales no se desarrollaron mientras estuvo en gestación, por lo que en su abdomen había un agujero que desconcertó a los médicos y que clasificaron como extrofia cloacal.
La Intersexualidad es un término usado para referirse a las personas que poseen variaciones en sus características sexuales, tales como las combinaciones cromosómicas, los genitales, y los órganos reproductores, que no se adaptan a las a las nociones comunes de lo que debe ser un cuerpo masculino o femenino.

La palabra hermafrodita era usada para llamar a las personas intersexuales; no obstante, quedó en desuso porque su alusión era incorrecta y estigmatizaba a estas personas. Estas variaciones cromosómicas pueden expresarse al nacer, aparecer durante la adolescencia o definitivamente no ser perceptibles.

Cirugías de “normalización” a bebés intersexuales
La recomendación que los médicos les dieron a sus padres fue que lo más sencillo era que Joe fuera educado como una mujer, ya que la intervención quirúrgica era más fácil; además insinuaron que para un hombre sería más complicado vivir sin genitales masculinos.
“Estás criando a este niño bajo el sexo equivocado. Este niño necesita ser criado como mujer. Si sigues lo que sugiero, creo que sería prudente elegir una fecha para cambiar y darte la oportunidad de dejar ir a tu hijo y darle la bienvenida a tu hija”, le dijo dijo un médico a su madre.
Sus padres decidieron seguir la recomendación y eligieron su cumpleaños número 1 como la fecha indicada para traer al mundo a su hija. Ese día su madre lo recostó y durmió en su cama siendo Joe, pero al amanecer del día siguiente comenzó a ser criado como Joella.



A los 18 meses de nacimiento sus testículos le fueron extraídos a pesar de que se encontraban en perfecto estado, fue sometido a una cirugía de reasignación sexual y criado bajo normas de género decimonónicas que le impusieron la feminidad. Pronto, al seguir los consejos de los médicos, sus padres cambiaron el color azul y los coches por el color rosa y las muñecas.

De acuerdo con Amnistía Internacional (AI), las operaciones destinadas a modificar el sexo de los bebés intersexuales, conocidas como cirugías de normalización, atentan los derechos humanos de estos menores de, incluidos su derecho a la no invasión, a la vida privada y al acceso a servicios de salud de calidad.

Estas operaciones son irreversibles y, de acuerdo con una investigación de AI, tienen efectos negativos en la salud física y psicológica y en la vida personal de quienes son sometidos a ellas. La organización internacional señala que los estereotipos de género son la principal causa que lleva a los médicos y padres a acceder a estos procedimientos.

Cuerpos intersex; cuerpos correctos
Diez años después sus padres emprendieron una lucha para que la ley les permitiera cambiar el género y nombre de su hijo en sus documentos oficiales, Joella apareció en los medios de comunicación y su caso se volvió mediatico, finalmente su madre recibió el apoyo de muchas figuras públicas y la ley modificó el nombre y la identidad de género de su documentación oficial.



Pero al mismo tiempo que se desarrollaba este proceso Joella comenzó a padecer una fuerte depresión que la llevó incluso a querer suicidarse. En la escuela todo iba mal; debido a su operación tenía que acudir a la escuela con pañales y eso generó que sus compañeros de clase la molestaran, humillaran y violentaran.

Al crecer las cosas se complicaron, tenía que vivir bajo tratamiento hormonal y los problemas estomacales con los que vivía le impedían conseguir trabajo. Fue en ese momento cuando Joella decidió someterse a una prueba médica para conocer su combinación cromosómica. Las pruebas arrojaron XY y los médicos le dijeron que la asignación de género femenina había sido una “decisión correcta” debido a la extrofia cloacal; ella no lo sintió así.
“Durante años me sentí como si estuviera metido en un agujero negro sin saber por qué. Sentí y siento como si hubiera perdido una enorme parte de mi vida. Me pasé 15 años de mi vida deprimido y casi recluido en algún momento”, relató Joel, quien actualmente tiene 29 años de edad y vive en Reino Unido como un hombre.


Diferentes organizaciones a nivel internacional a favor de los derechos de las personas LGBT han luchado a lo largo de los años para frenar la modificación de las personas intersexuales justo después del nacimiento, para que dichas operaciones sean pospuestas, si es que desean realizarlas, cuando las personas intersexuales decidan bajo que género desean vivir.
“Hasta hace poco, el conocimiento médico decía que los niños nacidos sin un pene deberían ser criados como mujeres porque en muchos sentidos es más fácil. Pero el género es mucho más que una cuestión de ropa o acondicionamiento. Me criaron como niña en todos los sentidos, pero absolutamente siempre fui un niño”, señala Joe.

lunes, 23 de octubre de 2017

CAMPAÑA JURÍDICA #LEYTRANSESTATAL


La campaña jurídica #LeyTransEstatal, se enmarca dentro de la estrategia general de la Federación Plataforma por los Derechos Trans y tiene como finalidad el registro y aprobación de una Ley sobre la protección jurídica de las personas trans e intersexuales y el derecho a la libre determinación de la identidad y expresión de género. Esta campaña ha tomado como escenario las redes sociales, fundamentalmente Facebook y Twiter, con el propósito de llegar a toda la población, fundamentalmente a las personas reconocidas como sujetos de derecho e identificadas fundamentalmente, como personas trans e intersex, pero también va dirigida a los principales actores sociales y agentes políticos del Estado español.

La presente estrategia surge de la colaboración entre la Plataforma Trans y el proyecto de investigación doctoral: “El derecho a la libre determinación de la identidad y expresión de género: configuración jurídica desde la jurisprudencia transgénero”, dirigido por Liván Soto, quien colabora como asesor jurídico de la Plataforma Trans.

#LeyTransEstatal muestra entre sus contenidos algunos de los derechos y principios de mayor significación abordados en el borrador de ley, hasta completar los ocho ejes constitutivos de la propuesta a través de imágenes y desde un mensaje directo. Esta campaña persigue poner en conocimiento y dar visibilidad aquellas reivindicaciones y demandas que históricamente han expresado las personas trans e intersex. Pone igualmente en valor, la necesidad de una ley trans e intersex, una propuesta elaborada por los sujetos implicados quienes no desean ver que su discurso es silenciado, usurpado y denostado por otros colectivos e intereses partidistas.


Entre los aspectos abordados se encuentran el derecho a la libre determinación y no discriminación de la identidad, expresión de género y caracteres sexuales de las personas, el derecho de las personas no binarias a ser reconocidas jurídicamente, el respeto de la identidad, expresión de género y caracteres sexuales en los ámbitos educativos, laboral, sanitarios y medios de comunicación, así como el derecho a la memoria y reparación de quienes han sido víctimas de actos contrarios a la identidad, expresión de género o caracteres sexuales. Estos son solo algunos de los aspectos que recoge el borrador, destacando de igual forma otros ejes constitutivos como el desarrollo de políticas trans desde una perspectiva de género, trans e interseccional, el reconocimiento de los menores trans e intersex como sujetos de derechos, la mención especial hacia personas migrantes, mayores de edad, con discapacidad funcional o psíquica, la legitimidad que se le confiere a los colectivos trans para ser interlocutores y participes de las políticas públicas e iniciativas jurídicas. 

A continuación exponemos las imágenes que conformaron el itinerario visual de la campaña jurídica #LeyTransEstatal.

1 - Derecho a la libre determinación de la identidad y expresión de género.


2 - No discriminación por motivos de identidad y expresión de género.


3 - Derecho a la identidad y expresión de género de las personas no binarias


4 - Medios de comunicación, publicidad y personas trans e intersex


5 - Derecho al libre desarrollo de los caracteres sexuales de las personas intersexuales


6 - La protección jurídica de la identidad de género y los caracteres sexuales en el ámbito educativo


7 - Medidas en el ámbito laboral y personas trans e intersex


8 - Derecho a la reparación y memoria de las personas trans e intersex


Sophía, la niña trans que ha hecho historia en México: es la primera en cambiar de nombre

Su familia ha logrado cambiar el género de la menor, de 6 años, en el Registro Civil sin pasar por el juzgado.


A Sophía le asignaron el sexo de  niño al nacer, tiene solo seis años y ya ha hecho historia de México: este 2017 se convirtió en la primera menor de edad en cambiar de nombre y género en su acta de nacimiento por la vía administrativa, sin tener que pasar por un juzgado que acredite su identidad trans.
Sophía vive hoy plenamente su realidad como niña, tras unos primeros años de vida complicados.
La primera vez que su madre escuchó que Sophía hacía una referencia a su género fue en un hospital. Tenía un año y medio y la menor, que tuvo un pequeño percance, se emocionó cuando le cambiaron los pantalones por una bata.
"Me dijo -Mami, me pusieron vestido-", cuenta la madre de Sophía.

Sophía mostró siempre una clara preferencia por ser y actuar como una niña. Algo propio de aquellas personas cuya identidad de género no concuerda con la que se les asignó al nacer.
Los problemas para la menor arrancaron en preescolar, con solo cuatro años. A los pocos meses "detonó una bomba", recuerda su madre.
"El niño andaba muy mal" en clase y discutía a menudo. Además, contó que haría una fiesta y se disfrazaría de Frozen. Para muchos niños, fue el hazmerreír.
Su conducta era propia de la infancia trans. "Melancolía, tristeza, abandono, depresión, aislamiento. No sienten pertenecer ni al mundo de los niños ni de las niñas", señala el doctor David Barrios, expresidente de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología, quien atendió a Sophía.
Las maestras no aprobaron el comportamiento e inventaron una especie de plan de choque, al que la familia accedió. La niña tenía que pasar tiempo con su padre y hacer cosas "de varones", como jugar al balón o ayudar en reparaciones caseras.

"Yo no quiero ser niño, quiero ser niña".

Esto la sumió en más tristeza. A los cinco años, llorando, se sinceró con la madre: "Yo no quiero ser niño, quiero ser niña".
Sin saber qué pasaba, su madre, que también tiene un niño de 4 años, empezó a buscar en Google y descubrió una palabra desconocida: "Trans".
Esto marcó un gran punto de inflexión. Contactó al colectivo Ser Gay, de defensa de los derechos LGBTI, y en la primera asesoría les comentaron: "Ustedes no tienen dos hijos. Sino una hija y un hijo".
El vicecoordinador de la asociación, Manuel Gutiérrez, recuerda que en estas primeras visitas había miedo y llantos en la familia, pero acudían todos -padres, hermanos, abuela y tía- y el apoyo a la niña era incondicional.
Al poco tiempo, Sophía empezó a vivir como la niña que deseaba ser, pero solo en casa. En la escuela se opusieron, pese a un dictamen favorable de la Comisión de Derechos Humanos estatal, remarca Gutiérrez.
Esta ambivalencia empezó a afectarle. Y entonces se acordó, junto al instituto educativo, cambiarla de colegio en el tercer año de preescolar.
Ese nuevo curso, y aunque al final unas maestras supieron, Sophía fue, para todos sus compañeritos, siempre y solo Sophía.
Hace más de un año, empezó un proceso que marca un hito en la historia de la infancia trans y de las poblaciones LGBTI en México, que pese a avances viven castigadas por la violencia.
Entre 2014 y 2016, fueron asesinadas 202 personas LGBT. De estos, 108 eran mujeres trans (travestis, transgénero y transexuales), según un reporte de la ONG Letra S.
Apoyada por la organización Litigio Estratégico en Derechos Sexuales y Reproductivos (Ledeser) y Ser Gay, Sophía inició sus trámites para cambiar de género y nombre en su acta de nacimiento, a través del Registro Civil de la Ciudad de México, donde ello no está legislado ni prohibido.
Anteriormente, otras niñas, niños y adolescentes han cambiado su identidad oficialmente, pero solía ser un proceso engorroso, incluso traumático. Debían pasar por un juez, y un médico y un psicólogo daban un dictamen para acreditar su identidad trans.
Este no fue el caso. No se requirió dictamen médico, solo una opinión especializada y el apoyo del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred).
"Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a la identidad de género, que no se basa en la patologización de la identidad", remarca Alehlí Ordóñez, directora de Ledeser y una de las artífices de este proceso que, tras algunos reveses, llegó a buen puerto y además sienta precedente.
El pasado 22 de julio, Sophía y su madre viajaron a la Ciudad de México para recoger el acta de nacimiento. "Su pasado como varón queda completamente reservado", explica Ordóñez.
Sophía es Sophía. Comenzó primaria y su madre celebra su felicidad: "Está muy cambiada, hay una parte de ella que no la dejaba ser como era".
La menor ha hecho historia, pero no entiende tanto revuelo. "Le enseñé su acta y me dijo '¿Esto qué es?' Como que a ella no le hace falta un papel", dice entre bromas su madre.
A la niña, la única cosa que le mantiene preocupada recientemente es dejar atrás su etapa Frozen y defender la princesa Ivy, también de Disney.
"Tengo una mochila de ella", cuenta, tímida pero risueña. Y tras unas preguntas respondidas con monosílabos, le dice a su madre; "¿Ya me puedo ir?".