domingo, 26 de julio de 2015

Conoce al transexual masculino que enciende las redes sociales



El desamparo de los niños transexuales que quieren cambiarse de nombre

No existe una legislación que autorice la modificación del nombre y del género de los menores trans. La decisión depende del juez titular del Registro Civil
Solo 20 menores han conseguido cambiarse el nombre. "El 90% de las peticiones se deniegan"

Sara -antes Hugo- tiene 9 años y ha logrado cambiar su nombre. "Una de los peores momentos es cuando la llamaban en la consulta del médico", dice su madre a eldiario.es



Sara ya enseña su DNI orgullosa. El verano pasado comenzó su tránsito social. Desde que era un bebé, en casa se identificaba como una niña pero en el colegio seguía siendo Hugo. Al irse de vacaciones a Oporto el año pasado sus padres aprovecharon que no conocían a nadie para ver cómo se sentía al salir a la calle vestida como una chica. "Enseguida nos dijo que cuando llegásemos a Lugo siguiésemos así. Que nunca más volvería a ser Hugo, que esa persona no tenía nada que ver con ella", relata Cristina Palacios, madre de esta niña gallega de 9 años.
Después del verano, volvía a clase por primera vez siendo Sara. Comenzaba cuarto de primaria reafirmando su identidad sexual, en el colegio no hubo ningún problema y tanto sus compañeros como sus profesores no pusieron obstáculos a su decisión. "Los niños le dicen que ya no les sale el nombre anterior porque ven físicamente a una chica", continúa su madre.
Sin embargo fuera de su entorno de confianza la comprensión no ha sido la misma. Por ejemplo, en su documentación oficial Sara seguía siendo Hugo. "Se crean situaciones humillantes, una y otra vez se está mostrando esa condición de persona transexual". Las madres de estos menores coinciden en señalar que la consulta del médico es uno de los momentos más incómodos para estos jóvenes: "Estás esperando y, de repente, te llaman por un nombre que no está asociado a tu género. Las miradas del resto de niños son inevitables".
Para evitar esas incomodidades, la madre de Sara solicitó oficialmente el cambio de nombre, en febrero presentó un  requerimiento en el Registro Civil y un mes después se lo confirmaron. Así se convertía en el primer caso autorizado en Galicia. Por ahora, según han confirmado a eldiario.es, la Dirección General del Registro no tiene datos oficiales del número de jóvenes trans que han podido modificar su nombre.
Según Chrysallis (Asociación de Familias de Menores Transexuales) en España solo hay 20 jóvenes que lo han conseguido, señalan que la mayor parte de las respuestas de las que tienen constancia son positivas. 
En España no existe una legislación que ampare a los menores trans que quieren cambiarse el nombre. A partir de los 18 años lo podrán solicitar gracias a la  Ley de Identidad de Género –que se aprobó en el 2007.
Hasta entonces, las familias tienen que aferrarse a la Ley del Registro Civil de 1957, deben de presentar documentación que demuestra que son personas transexuales – informes psicológicos – y que el nombre que solicitan es el que utilizan normalmente. En la argumentación que entregan explican que si no se les autoriza se vulnera el artículo 54 de esta normativa, que establece que quedarán prohibidas las denominaciones que "perjudiquen a la persona". Aunque, en este caso la legislación es contradictoria porque también recoge que no se autorizarán los nombres que "induzcan a error en cuanto al sexo".
Por eso, la decisión final depende de la interpretación que realice de esta ley el juez titular del Registro Civil. "Hay magistrados que entienden que no es admisible que haya personas que se tengan que llamar con un nombre que no se corresponde con su identidad sexual", explica Javier Maldonado, abogado de la asociación Chrysallis. En estos casos sólo se cambia el nombre, la referencia del género sigue siendo la misma que se le asignó al nacer.
El último cambio de nombre aprobado ha sido el de Daniel, un madrileño de 11 años, que comenzó hace tres su tránsito social. A su madre se lo comunicaron la semana pasada, y cuando le leyeron el auto que lo confirmaba se echó a llorar: "Mi hijo ha sufrido mucho cuando le han llamado por el nombre que le pusimos al nacer, se enfada y es una situación horrorosa", apunta. Sin embargo, hay otros jueces que argumentan que el cambio de nombre "induce a error" y no aprueban el requerimiento. Este es el caso del magistrado titular del Registro Civil de Sevilla, según explica María Orellana, vicepresidenta de Chrysallis en Andalucía, "ha denegado todas las solicitudes".

Cambio de legislación

Para evitar estas desigualdades, las asociaciones solicitan al gobierno un cambio de legislación que equipare los criterios y que ampare a todos estos menores,  que "no sea obligatoria la inscripción del sexo de los bebés cuando nazcan" o que los niños y adolescentes trans, que están realizando el tránsito de cambio de género en el colegio, "puedan acceder a cambiar la documentación".
Que les denieguen la modificación del nombre marca el carácter de estos jóvenes. "Hasta que consiguen la autorización están cargando con un peso. Intentan que no se note y que no se sepa. Viven una doble vida. Algo muy duro y doloroso para un menor", apunta la madre de Sara. Este verano será especial para Sara y Daniel, han conseguido desprenderse de esa carga. Por primera vez podrán irse de vacaciones, viajar en avión y enseñar su documentación como cualquier otro niño, sin tener que dar explicaciones sobre su identidad sexual.

sábado, 25 de julio de 2015

La historia de supetación de la primera mujer transexual en posar para Playboy

Caroline Cossey saltó a la fama como «chica Bond» e intentó suicidarse tras la revelación por parte de «News of the World» de su género de nacimiento. «Fue una pesadilla», asegura

Antes de que el mundo asistiera fascinado a la entereza de Bruce Jenner en su transición hacia Caitlyn Jenner o descubriera las dotes interpretativas de Laverne Cox, asistió a la caída de la modelo Caroline «Tula» Cossey, cuya portada en la revista Playboy hubiera pasado totalmente desapercibida sino fuera por el género asignado en su nacimiento.

Cossey, que posó para la revista en 1981, cuando nació se le asigno el sexo y género como un niño de nombre Barry. Fue la primera mujer transexual en ser portada de Playboy, un año antes de que News of the World revelara su secreto. La publicación le llevó a intentar suicidarse y a caer una espiral de autodestrucción que, treinta años más tarde, ha revisado en su libro «My Story» y en una entrevista para la edición inglesa de Cosmopolitan.

La historia de superación de la primera transexual en posar para Playboy


Fue un papel en la película de James Bond «Sólo para tus ojos» el que puso el foco en la joven inglesa y le abrió las puertas para posar en Playboy. Sin embargo, en 1982 el polémico tabloide gastó «una barbaridad de dinero», según la propia Cossey, para adquirir su partida de nacimiento. «Cuando sucedió, sólo quise esconderme. Incluso intenté suicidarme. Me sentía avergonzada, humillada. Fue horrible, hasta que un día simplemente me levanté y pensé que no podía avergonzarme de algo sobre lo que no tenía ningún control», confiesa.

Sin embargo, cuando por fin estaba recuperada para volver a trabajar, se encontró con papeles bochornosos sobre su situación y multitud de bromas de mal gusto, como cuando fue entrevistada por Howard Stern vestido de mujer. «Era lo último que necesitaba. Tenía que mantenerme con la cabeza en su sitio, tenía gente que me quería y no necesitaba convertir mi vida en un circo. Así que paré mi carrera», lamenta.

La medicina «Playboy»

Según narra en su autobiografía, Caroline se identificaba con un niño cuando era pequeña «porque tenía pene». Sin embargo, según fue creciendo, se dió cuenta de que estaba "atrapada en un cuerpo equivocado". «Lo vi todo claro cuando conocí a otras personas transexuales», comenta, así que decidió comenzar su cambio de sexo de manera gratuita en Reino Unido. Sin embargo, le agobiaron los plazos. Primero tenía que someterse a un examen psicológico que la calificase como apta, tras lo cual tendría que esperar al menos dos años antes de someterse a la operación.

«Empecé a trabajar como stripper para ganar el suficiente dinero como para pagarme yo sola la operación. Y siempre como mujer», incide. Primero fueron los implantes mamarios. «Un hombre rico dijo que un amigo suyo pagaría lo que fuera por ver un cuerpo como el mío. Y no fue el único: me enamoré de un kuwaití millonario con el que me mude a su país. Pero me dijo que si quería continuar la relación, no podía terminar con mi reasignación de sexo. Así que lo dejé», rememora.

Tras la ruptura, en 1974, consiguió el suficiente dinero para completar su transición, aunque asegura que no es una operación que cualquiera pueda manejar. «Me llevó mucho tiempo acostumbrarme, me tomé un tiempo antes de la cirugía para plantearme si era lo que realmente quería. Tu género no depende de lo que tienes entre las piernas. Sé que hay personas transexuales que tienen prisa por deshacerse de unos genitales con los que no están conforme, pero por los genitales no dejan de ser quienes son».

En 1991, Caroline publicó su autobiografía, en la que narraba entre otros su enfrentamiento con la Comisión Europea para que reconociera el tercer género. Fue entonces cuando recibió otra llamada de Playboy. Querían que posara de nuevo, en un número titulado «La transformación de Tula».

«Todo había cambiado. Quise hacerlo porque quería demostrar a todos los heterosexuales y personas cis que leían Playboy que las personas transexuales podemos ser sexys y atractivas, fue mi forma de ayudar a tirar abajo los prejuicios», sentencia. Casi 25 años después, llegó la portada de Caitlyn Jenner en Vanity Fair. Pero eso ya es otra historia.

jueves, 23 de julio de 2015

La Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera recibe con estupor y condena el asesinato de una mujer transexual en Alicante


ATA-Sylvia Rivera condena el cruel asesinato de una mujer transexual en Alicante, así mismo pone de manifiesto el estupor que nos produce el trato “vejatorio” que algunos medios han dispensado a la victima, tratándola en masculino y refiriéndose a su identidad sexual como travestí. Ello no es más que desinformar, distorsionar y lesionar la imagen de las mujeres transexuales, negando la identidad sexual de las mismas y agravando el delito de odio por su condición de mujer, transexual e inmigrante.

Desde ATA-Sylvia Rivera, instamos a la Fiscalía Superior del Estado y al Observatorio Español contra la LGTBIfobia, a que actúen para que este delito de odio no quede impune y  sea considerado el agravante por identidad sexual y de género.

Anunciamos también, que en el día de hoy ponemos en conocimiento de la FAPE,  Federación de Asociaciones de Periodistas de España, el trato vejatorio que algunos medios han tratado la noticia, instándoles a que exijan una modificación en la redacción de la noticia.

"El 22 de julio se conmemora el Día Europeo en Recuerdo de las víctimas de odio, y hechos como el de ayer nos conminan a seguir luchando contra los delitos de odio en nuestro país y en el resto del mundo” declara Mar Cambrolle, presidenta de ATA-Sylvia Rivera, quien añade,  “con la aprobación del Protocolo Policial de Atención a los Incidentes de odio, y la red de fiscalías especializadas en delitos de odio en todas las provincias españolas se está en el buen camino, pero aún falta mucho por hacer para que afloren y sean visibles  los delitos de odio que se producen en nuestro país, de los cuales sólo se denuncian un porcentaje de entre el  10% y el 40% del total de agresiones.


ATA-Sylvia Rivera, ve como una urgencia que el Estado nos dote de una herramienta legal para combatir esta lacra social, por ello requerimos una “Ley Estatal contra la violencia hacia el colectivo LGTBI, que vaya acompañada de una correcta formación a los cuerpos de seguridad y a medios de comunicación para el correcto tratamiento de este tipo de noticias.

Queja presentada a la FAPE:

martes, 21 de julio de 2015

El Supremo italiano falla que no será preciso operarse de genitales para cambiar de género


Roma, EFE El Tribunal Supremo italiano dictaminó hoy que una persona transexual no deberá someterse a una operación de genitales para modificar el género en su documentación personal o en los registros sociales en los que figure.
De este modo la Primera Sección de la Corte falló a favor del recurso presentado por una persona transexual de 45 años que se negó a operarse porque desde hace 25 años ha alcanzado un "equilibrio psicofísico" y "vive y es socialmente reconocida como mujer".
Así lo explicó en un comunicado la asociación "Rete Lenford", encargada de la defensa de dicha persona, que calificó la sentencia de "histórica".
La persona que presentó el recurso había acudido en primera instancia al tribunal de Piacenza y en apelación al de Bolonia para pedir "la rectificación de su estado civil a pesar de la ausencia de operación quirúrgica" en sus órganos genitales.
Ambas sedes judiciales rechazaron su petición alegando la jurisprudencia hasta hoy en vigor que "subordinaba la modificación de los documentos del registro civil a la efectiva y concreta ejecución de una operación quirúrgica" sobre los órganos genitales.
Una cuestión zanjada este lunes por el Supremo que estipuló que la definición de género no requiere "el sacrificio del derecho a la conservación de la propia integridad física".
La presidenta de la citada asociación, María Grazia Sangalli, expresó su satisfacción por la sentencia que "finalmente ha aclarado que la operación quirúrgica de reasignación -cuando no es fruto de una elección personal- es un instrumento lesivo de la integridad física y de la dignidad humana".

Nueva York establece una política de buen trato y tolerancia a los estudiantes transexuales

Exigen respetar los nombres y los géneros de los estudiantes transexuales y darles acceso a vestuarios y baños según su identidad de género.


Un 19% de los casos de acoso escolar que se dieron en el curso 2012-2013 estuvieron relacionados con una cuestión de identidad sexual.



El Departamento de Educación de Nueva York ha anunciado directrices oficiales para que se propicie un buen trato y un entorno de tolerancia a los estudiantes transexuales en las escuelas del estado.

Estas directrices exigen a todas las escuelas públicas de Nueva York respetar los nombres y los géneros de los estudiantes transexuales, proteger su privacidad en lo que respecta a las bases de datos y darles acceso a vestuarios y baños según su identidad de género.

Además, esta nueva política promueve la educación sobre temas de género a todos los estudiantes y permite a los transexuales participar en las actividades escolares separadas por sexos que ellos elijan.

La organización Unión por las Libertades Civiles, que realizó un informe hace unos meses sobre el acoso escolar que sufrían estudiantes transexuales, celebró estas medidas asegurando en un comunicado que "muchos jóvenes neoyorquinos han afrontado acoso y discriminación en las escuelas solo por ser quiénes eran".

Según el estudio publicado por esta organización, durante el curso escolar 2012-2013 se produjeron casi 24.500 casos de acoso escolar y el 19% de ellos estuvieron relacionados con una cuestión de identidad sexual.

Unión por las Libertades Civiles considera "especialmente vulnerable" al colectivo transexual que, explican, tiene una tasa de intento de suicidio del 41 % y una tasa de intento de abandono de los estudios del 100 %.





lunes, 20 de julio de 2015

El modelo transexual Aydian Downling, a punto de ser portada de 'Men's Health'


Aydian Downling, a punto de ser el primer hombre TRANSEXUAL portada de 'MEN'S HEALTH'.

Es una campaña que estamos siguiendo muy de cerca y nos parece una maravilla: Aydian Dowling es un chico transexual que se ha puesto como meta ser el primer hombre transexual portada de 'Men's Health' y ha aprovechado el concurso anual que pone a un anónimo al frente de la revista para ello.
Hoy te contamos que la revista ha confirmado que cumple todos los requisitos y ya ha pasado al top 10 de finalistas. Está claro que tiene todas las papeletas para ganar porque la aceptación ha sido mayúscula, los votos han batido récords, aunque imaginamos que la revista tendrá otros aspectos en cuenta. Por ejemplo, Aydian es un devoto del fitness, cuenta con su propio canal de Youtube con miles de seguidores y su historia ha conmovido a muchos más.
Ahora solo queda esperar a la resolución y confiar en que muy pronto la revista 'Men's Health' haga historia con el primer hombre transexual en su portada. ¡Suerte, Aydian!

 


Shane Ortega, el primer soldado abiertamente transexual del ejército de EE.UU.

El Pentágono anunció su intención de acabar con la prohibición que impide que las personas transexuales puedan servir en el ejército. 


 Alegría y cautela. Así describe el sargento Shane Ortega lo que sintió cuando hace unos días el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, anunció los planes del Pentágono para acabar con la prohibición que impide que las personas transexuales puedan servir en el ejército.

Ortega, considerado el primer soldado abiertamente transexual de la armada estadounidense, lleva años abogando por el fin de una política discriminatoria que hace que los militares deban abandonar su carrera por vivir de acuerdo su verdadera identidad sexual y de género

En la última década Ortega ha estado estacionado dos veces en Irak y una en Afganistán. Las dos primeras con el sexo y genero asignado al nacer y la tercera como hombre, el género con el que se siente e identifica.

En 2011 el ejército de EE.UU. revocó la política conocida como "Don't Ask, Don't Tell" (No preguntes, no digas), que impedía servir a las personas que fueran abiertamente homosexuales.

Las personas transexuales quedaron fuera de esos cambios y en la actualidad pueden ser dadas de baja al considerarse que padecen un "trastorno psicológico".

Shane Ortega -quien en la actualidad trabaja como jefe de equipo de helicópteros en la 25º División de Infantería del ejército estadounidense en Hawái- asegura que ha sido afortunado, ya que pese a haber iniciado su transición social y de género en 2011, sus superiores no cuestionaron su habilidad para servir.

"Como un soldado más"

"Me alegra pero al mismo tiempo lo vivo con cautela, ya que el que hayan anunciado la revisión de nuestro estatus no significa que las cosas ya hayan cambiando", explica Ortega sobre la decisión del Pentágono de crear un grupo de trabajo cuya misión es establecer en los próximos seis meses la ruta para la integración de las personas transexuales en el ejército de EE.UU.

"Por el momento las cosas siguen igual y nuestros superiores todavía pueden discriminar a los soldados transexuales", señala en conversación con BBC Mundo el joven de 28 años nacido en Maryland, cuyos padres también sirvieron en el ejército.

"En 2011 decidí que estaba listo para hacer la transición, ya que contaba con los medios para poder costearme el tratamiento.
Necesitaba ser yo mismo y a esas alturas, con 22 o 23 años, ya sabía quien era", explica Ortega, quien inició un tratamiento con testosterona con el conocimiento del personal médico militar.

"Tuve suerte porque siempre he sido muy trabajador. Siempre he creído en que tienes que trabajar mucho como para que tu jefe no te pueda preguntar qué mas puedes hacer. Ese ha sido mi caso".

En los registros oficiales del ejército estadounidense Ortega todavía aparece con el sexo asignado al nacer y en ocasiones se ve obligado a llevar un uniforme femenino, que le resulta muy incómodo dada su fuerte complexión, fruto de su afición al culturismo.

Asegura que, salvo algunas excepciones, ha recibido un buen trato de sus compañeros hombres, con los que compartió tienda de campaña cuando estuvo sirviendo en Irak y Afganistán, "como un soldado más".

"Somos profesionales haciendo nuestro trabajo. Teníamos que compartir las duchas y no había ningún problema", explica.

Trabajo por hacer

Ortega cree que "la visibilidad que tienen las personas transexuales en la actualidad es increíble", aunque "todavía queda mucho trabajo por hacer”.

Considera que, dada la atención que los medios están prestando a su caso, tiene la responsabilidad de abogar para acabar con la discriminación, algo que lleva haciendo desde hace años.

Recientemente estuvo en Washington DC, donde se reunió con miembros del Senado estadounidense y con personal del Pentágono y de la Casa Blanca.

Igual que Ortega, desde la Asociación de Veteranos Transexuales Estadounidenses (TAVA, por sus siglas en inglés) valoran positivamente el que, en un futuro próximo, las personas transexuales puedan servir abiertamente en el ejército de EE.UU.

"Ahora las personas transexuales podrán centrarse en servir y no en sobrevivir. Podrán hacer su trabajo lo mejor que puedan en vez de tener que preocuparse por salvar sus carreras y ocultar quiénes son realmente", asegura en conversación con BBC Mundo Denny Meyer, portavoz de TAVA.

"Algunas estadísticas señalan que en la actualidad hay más de 15.000 personas transexuales en el ejército. No permitirles que muestren quienes son realmente es algo terrible", apunta Meyer, quien celebra que se vaya a poner al estigma que supone ser dado de baja del ejército por ser transexual, "algo que marca de por vida".