VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

lunes, 15 de octubre de 2018

#ENM2018 Histórica y masiva marcha contra los travesticidios

Por: Agencia Presentes.


Fotos: Luciana Leiras Texto: María Eugenia Ludueña/Desde Trelew

Fue la primera vez en la historia de los encuentros nacionales de mujeres que la marcha contra los travesticidios y transfemicidios formó parte de la agenda oficial. Y fue también la primera vez que una marcha para pedir basta de violencias hacia travestis y trans tuvo una convocatoria tan masiva y transversal de los feminismos. Ayer a las 18hs, miles de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis y trans marcharon por las calles de Trelew a lo largo de más de quince cuadras.


La convocatoria arrancó en la Plaza Centenario, con activistas trans y travestis llegadas de todo el país y encolumnadas detrás de la bandera que pide una ley nacional de cupo laboral travesti trans con el nombre de su impulsora, Diana Sacayán (asesinada el 11 de octubre de 2015, mientras se llevaba a cabo el Encuentro en Mar del Plata, al que nunca llegó).


La marcha se puso en movimiento pasadas las seis y media de la tarde. A medida que avanzaba, crecía en tamaño y potencia hasta convertirse en la marcha más masiva del país para pedir que frenen los travesticidios y travesticidios.


“Este año se hicieron con esta quince marchas con las mismas consignas, en distinta fechas y provincias, y ha sido la más importante. Porque fue una marcha donde participaron miles de mujeres, travestis, trans. Esto es transversal y ha marcado la transversalidad de una agenda política. Varias cuadras de mujeres marchando en contra de lo travesticidios no es otra cosa que el compromiso político de tantas compañeras que quieren defender la vida trans y que exigen que el Estado genere políticas publicas que terminen con el travesticidio social”, dijo a Presentes la activista Alba Rueda de Mujeres Trans Argentinas.


En la marcha, las activistas se encontraron y conversaron con familiares de víctimas. Allí estaban, entre otras, las hermanas de Marcela Chocobar, asesinada hace tres años en Río Gallegos, y que encabezan el pedido de Justicia para que la causa avance.
“Encontrarnos con familiares de las víctimas es muy conmovedor. Y es un dato: hay personas que luchan en términos reales y concretos frente al aparato judicial que tantas veces nos invisibiliza. Esta marcha también sirve para poder abrazar a quienes están peleando por justicia para nuestras compañeras. Y para que nosotras nos sumemos a un debate que viene y esperamos darlo pronto en todo el país para que reconozcan la figura del travesticidio” (como ocurrió este año con el fallo histórico que reconoció que el asesinato de Diana Sacayán como un crimen de odio contra la identidad de género), agregó Alba Rueda.


La activista travesti Alma Fernández arengó la marcha desde la cabecera, a lo largo de todo el recorrido. “Señor, señora, no sea indiferente, matan a las travestis en la cara de la gente”, cantaba y la marcha se detenía frente a diversos edificios del centro, como la policía o el diario El Chubut.


“La masividad de la marcha me hizo entender que la única conquista real de este 2018 del colectivo travesti trans organizado fue decir “Basta de travesticidios””, dijo Alma, después de ver el tamaño de la movilización. “Porque la justicia también este año (con el fallo de Diana) empezó a hablar de travesticidios. Hay muchas compañeras que acompañan y se interesan las travas. Esta marcha significa seguir abriendo ese camino y sentarnos en esa mesa de la ciudadania travesti trans argentina. También significó lo que Diana nos enseñó: es por todas las travas”.


“Trans, conciencia, memoria y resistencia”, gritaban las activistas y detrás de ellas la multitud las seguía: feministas, organizaciones sociales, políticas, culturales, de la diversidad sexual. A lo largo de la marcha se recordó permanentemente a las compañeras que ya no están, víctimas de travesticidio y de travesticidio social. Los nombres de Lohana Berkins y Diana Sacayán también se coreaban en cada esquina, con agradecimiento, devoción y como motor de lucha.


La presidenta de Otrans Argentina y de la Convocatoria Federal Trans y Travesti Argentina, Claudia Vásquez Haro, viajó al Encuentro desde La Plata. “La marcha contra los travesticidios y transfemicidios en el marco del ENM es un hecho histórico. Es el resultado de un reclamo colectivo. Su institucionalización permite visibilizar nuestras muertxs e interpelar a que la sociedad no sea indiferente cuando matan a una compañera travesti o trans. Es un gran paso para conseguir el derecho al duelo de toda la sociedad”.



“Porque vivas las travas nos queremos”


Pía Ceballos, otra de las activistas que encabezó la marcha, llegó desde Salta “Fue una de las más multitudinarias, histórica no sólo en los Encuentros nacionales de mujeres sino a nivel nacional. Fue la marcha más masiva de la historia del movimiento travesti trans.Creo que logramos unir la voz en esa calle que resiste con esas cuerpas que interpelan al patriarcado, al machismo, a las políticas neoliberales de este gobierno para gritar y hacer temblar a la Argentina, porque las que se siguen muriendo son las travestis y trans. Este reclamo que venimos repitiendo en cada lugar del país, ayer fue un grito que hizo temblar las calles de Trelew, sensibilizando sobre nuestras muertas”.



Para ella, la marcha resulta histórica también en lo personal. “Hemos logrado cruzarnos con muchas compañeras y tejer no solo un gran abrazo para encontrar fuerza, sino también para sostenernos en esto de hay que seguir. Y tenemos que hacerlo juntas, necesitamos estar unidas. Esa subjetividad travesti se construye colectivamente, en esa nostredad que menciona Marlene Wayar, en la interpelación que hacemos a los gobiernos. Como decían ayer las compañeras en uno de los talleres y gritábamos en la marcha: que la sociedad se de cuenta que se mata a la travesti en la cara de la gente y nadie hace nada. Nosotras resistimos con memoria, resistimos porque no fueron solo 60 víctimas de travesticidio y travesticidio social en lo que va de 2018, sabemos que hay muchas más compañeras pero no hemos logrado un registro”, dice la activista.
Y llama la atención sobre el rol del Estado “que debe implementar de manera urgente políticas públicas para terminar con las violencias que sufrimos a diario”.

No hay comentarios: