VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

viernes, 26 de enero de 2018

Cádiz se suma a la implementación de la Ley Trans Andaluza



La mañana se auguraba espléndida para poder hacer valer una ley que desde el 2014 se ha convertido en símbolo de poder, mejoría, cambio y apoyo para un colectivo que siempre hemos sido ninguneados, apartados por completo de apoyo por parte de los políticos a salvedad de intentar ganar votos de la manera más sucia y destrozados a golpe de violencia verbal, física e incluso silenciosa. Los cambios no se han conseguido porque los políticos se hayan despertado una mañana y decidan por sí solos hacerlos, sino que han tenido que ser mujeres como Mar Cambrollé quienes los han hecho caer del guindo, dándose un fuerte golpe y obedeciendo a ciertas necesidades, que jamás a todas, que el colectivo requiere desde hace demasiado tiempo. La sociedad avanza, pero la política parece querer ir a velocidad de caracol.

Aún así hay que destacar el valor de muchos partidos de izquierdas que han apoyado, sin afán de ponerse medallas, las propuestas que se han requerido ayudando así realmente a mejorar la vida de las personas trans. Las personas trans no somos un colectivo pequeño, sino que somos demasiado amplio y diverso para contabilizarnos y colocarnos únicamente una etiqueta. He ahí el problema, pues al ser tan diversos creen que somos minoría y nos señalan jactándose de ser ellos los poderosos del CIStema.

Como he dicho, se auguraba espléndida, pero siempre tenemos que hacer caso a una corazonada que nos dicen que algo puede fallar. Ese algo, como no, son las pataletas de niños de patio de colegio que tuvimos que presenciar durante todo el pleno en el Ayuntamiento de Cádiz. Los ninguneo, desprecios, insultos y mentiras hacían ingobernable e imposible llegar al punto número 9. Si bien, llegamos.

El punto número 9 propuesto por “Ganemos Cádiz y Podemos” a favor de la petición hecha desde ATA-Sylvia Rivera, con la presidenta Mar Cabrollé al frente, era básica y sencilla. No había mucho que decir al respecto, pero sí mucho que aprobar. Aunque la Ley Trans Andaluza recoge todo lo que se debió asumir desde el 2014 no se había hecho nada desde los respectivos ayuntamientos, por eso mismo Ganemos Cádiz y Podemos decidieron hacerlo válido como último punto de la jornada.

El primer desprecio proviene de los medallistas olímpicos del PSOE que se colocaron la primera medalla al decir que la Ley Trans Andaluza la hicieron ellos, junto con la ley registral transfóbica y caduca del 2007 -la cual ha tenido que ser reformada por ir en contra de los Derechos Humanos y la libertad de expresión de género de toda persona- porque “fueron ellos” quienes las lograron.

El señor Pacheco, concejal del PSOE en Cádiz, dijo que le debíamos mucho a su partido porque ellos habían mejorado nuestra vida. ¡Disculpe! ¿Tal vez no recuerda lo que hizo Ángeles Amador en la cartera de Sanidad? Ella excluyó por real decreto 63/1995, de 20 de enero, de la cartera de prestaciones del SNS (Servicio Nacional de Salud) la transexualidad, concretamente de la cartera de servicios en el punto 5 del anexo III de ese real decreto. Y no se ha vuelto a incorporar de forma efectiva en todo el ámbito nacional, sino que las distintas autonomías han ido pudiendo incorporar algunos servicios. En Andalucía tenemos la fortuna de tener a ATA-Sylvia Rivera que ha peleado desde hace diez años por empoderarnos, librarnos del yugo y quitarnos de sitios nefastos como las UTIG (las cuales desaparecieron de Andalucía gracias a la Ley del 2014, pero que siguen pisoteando a muchas personas trans en muchas partes de España bajo el nombre de Unidades Integrales de Género “UIG”) que fueron campos de concentración para personas transexuales donde psiquiatras “expertólogos en transexualidad” decidían si te daban las hormonas o no dependiendo de como rellenaras preguntas denigrantes y transfóbicas como: ¿Te gusta tener sexo con lencería? ¿Te gusta jugar al fútbol? ¿Cuándo eras pequeño jugabas con muñecas? ¡Justo fueron creadas en Andalucía bajo el símbolo del puño y la rosa del PSOE! ¿Qué tenemos que agradecerle a ustedes? ¿El daño psicológico? ¿Las malas praxis médicas? ¿El habernos sacado de la sanidad?

Para colmo, este señor, hizo su CISplaning decidiendo que los casos de vulneración de identidades trans no es transfobia, es homofobia. ¡Ja! Así como despreciar el documento porque era genérico e incluía puntos que aparecían en la ley del 2014. También acusó al alcalde de no hacer nada sobre casos de homofobia, ¿disculpe? ¡Será LGTBIfobia! Y en nuestro caso, señor mío, es transfobia. Además debo advertirle que sí se está haciendo algo. Las organizaciones LGTBI, así como algunas feministas, nos reunimos cada mes para poner fecha al orgullo, hacer campañas, compartir ideas, etc... ¿Así es como usted se informa? Añadiendo, con más inri, que hace sólo unos meses se proyectó en el ciclo contra violencias de género el documental MUJERES que trata sobre la violencia que se ha ejercido hacia las mujeres transexuales durante el franquismo, después del fransquismo y aún hoy. En ese documental, señor mío, se expone incluso un tema muy delicado como la adopción de una niña, sobrina de una mujer transexual, que fue arrebatada de su familia simplemente porque su madre era una mujer trans y no les parecía un entorno seguro para esta y fue en Andalucía hace diez años. Mujer que aún no sabe qué fue de esa niña siquiera para informarla que se encuentra en perfecto estado de salud tanto mental como física.

El pleno prosiguió, a pesar de esta nefasta representación de una política que está caduca y se adentra en lo pueril y circense, acompañado del silencio del PP y de una joven concejal de Ciudadanos que al parecer no sabía nada sobre la ley, pues sus preguntas en la intervención constataba que ni siquiera se la había leído. Se nota que creen que el voto de las personas trans no van a ser para la derecha más caciquil, pues el desprecio y el silencio, así como la nula comprensión o información de las leyes, queda más que latente.

A la salida intenté hablar con el señor Pacheco para sacarlo de uno de sus múltiples errores -pues cometió decenas en su intervención- pero él decidió que no estaba equivocado y que no es tansfobia, sino homofobia. Mire, si agreden a mi identidad es por ser transexual y no por ser gay, bisexual, pansexual o asexual. Si no entiende algo tan básico comprendo que tampoco esté informado para nada de lo que su PSOE ha hecho, hace y seguirá haciendo. Ustedes no son progresistas, pues el progreso no es vender una ley registral atrasada, hecha a la carrera y remendada de aquella manera, como un logro y una ley para transexuales. Vergüenza me daría a mí de estar en su lugar en estos momentos, pues un joven de apenas treinta y pocos años le ha dado una lección magistral de lo que es su partido. Deje de ser una marioneta del CIStema y aprenda de una buena vez a escuchar a TODXS los ciudadanos. Soy gaditano y su puesto de trabajo me cuesta dinero, así que yo le estoy pagando las habichuelas para que represente dignamente al pueblo aunque yo, por supuesto, jamás votaría a un partido que nos ha despreciado.

Con respecto a lo vivido dentro de la sala adjunto un pequeño extracto de la nota de prensa que nuestra presidenta Mar Cambrollé ha decidido elaborar y difundir para que vean hasta que punto es importante este paso para las personas Trans:

Esta iniciativa que había sido sugerida por la Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera, viene a implementar la “Ley 2/2014, de 8 de julio, integral para la no discriminación por motivos de identidad de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales de Andalucía”, que en su artículo 9 dice; “Al objeto de favorecer una mejor integración y evitar situaciones de sufrimiento por exposición pública o discriminación, la Comunidad Autónoma de Andalucía proveerá a toda persona que lo solicite de las acreditaciones acordes a su identidad de género manifestada que sean necesarias para el acceso a sus servicios administrativos y de toda índole”.

También, como en la nota de prensa, nos hacemos eco de las palabras de Ana Camelo, la cual gracias a ella -como Delegada de la Mujer, Mayor e Infancia- decidió traer -entre otras propuestas- a la capital de la provincia el documental Mujeres:

“Esta moción no pretende una ampliación de derechos y menos aún interferir en competencias estatales, el objeto de la misma es facilitar la calidad de vida de las personas trans en el ámbito administrativo de la ciudad de Cádiz, al amparo legal de la Ley Trans de Andalucía”, ha declarado Ana Camelo, Delegada de la Mujer, Mayor e Infancia. “Esto ya se está realizando en las tarjetas sanitaras del Sistema Andaluz de Salud, en los centros educativos y universidades y es momento que también se efectúe en los municipios” concluye Camelo.

Debo destacar que cuando quisimos agradecer al alcalde, así como a sus concejales, el habernos echado ese capote, aunque era una ley ganada a pulso con el PSOE andaluz por parte de ATA hace unos años, un hooligan del PSOE se nos acercó con la siguiente frase en la boca, así como una vena estilo Camarón en la garganta, gritando: Soy homosexual y del PSOE... ¡QUÉ NO SE OS OLVIDE LO QUE HA HECHO EL PSOE POR TODOS VOSOTROS!

¿Qué ha hecho el PSOE por nosotrxs? ¿Se lo digo al igual que a su compañero Pacheco? ¿Quiere que se lo recuerde? Además, ¿qué son esas formas de hablarle a una mujer como Mar Cambrollé? Una activista que estaba dando guerra a los grises mientras tú, muy posiblemente, todavía llevabas pañales o ni eras un proyecto de vida. Tú, que has crecido a la sombra de las subvenciones. Tú, que crees que el cambio y la revolución empezó con Zerolo y Zapatero. Tú, que desprecias a los transexuales. Tú, que te crees que no hay transexuales tan homosexuales, gay, maricones o como quieras llamar a tu sexualidad... porque querido mío, te equivocas. Quien primero te replicó, casi de inmediato, para callar tus gritos de macho enfurecido fue un hombre gay, además de persona trans, que te recordó de inmediato que Mar lleva cuarenta años en pie de guerra con gente como tú, acomodada y cizañera sin un ápice de dignidad y respeto.

Sólo queda decir que se aprobó y que cualquier persona trans que quiera su cambio de nombre en documentos administrativos en el Ayuntamiento como una tarjeta de biblioteca, club deportivo, etc... puede pedirlo sin necesidad de tener el DNI cambiado. Su sexo y su nombre irán acorde a como es realmente y no a como el sexador de pollos de turno dijo en la sala del paritorio.



Ángel González
Delegado de ATA en Cádiz