VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

sábado, 26 de mayo de 2012

SILENCIO Y COMPLICIDAD CISEXISTA


Hace 22 años, el 17 de mayo de 1990 la OMS (Organización Mundial de la Salud) retiró de los manuales de enfermedades psiquiátricas la homosexualidad. Esto significa que lesbianas y gays dejaron de ser enfermas y enfermos mentales. La comunidad científica dejó sin argumentos la persecución de las personas que no cumplían la norma heterosexual, pero a día de hoy, el DSM-IV-R, es decir, el Manual Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana, sigue manteniendo la transexualidad como patología mental al igual que la OMS.
No voy a hablar de los asesinatos que se han producido en muchos países del mundo por identidad de género/sexual, que suman desde octubre de 2008 a noviembre de 2011, 816 muertes oficialmente registradas; que en la mayoría de los casos quedan impunes. Tampoco quiero hablar del ensañamiento que propagan los Líderes religiosos y demás voceros de las creencias retrógradas. Pero si quiero denunciar la complicidad, a veces silenciosa pero no menos cruel de las personas cisexuales (no transexuales) con las agresiones, vejaciones y crímenes que se producen cada día a las personas que no cumplen las normas exclusionistas y estereotipadas de género.
Quiero recordarles también que no se nos ha olvidado las veces que nos han negado nuestra identidad sexual y la burla hacia nuestra expresión de género, siendo atormentados, torturados o agredidos por ser simplemente un niño o una niña transexual.
No olvidamos tampoco, ni una sola de las personas transexuales vejadas, excluidas social y laboralmente que han muerto, han sido asesinadas, o se han suicidado, con la complicidad del régimen cisexista, porque en sus muertes y discriminación sabemos que hay un ataque a todas nosotras/os. Existe el deseo implícito de negarnos sistemáticamente, de silenciarnos y eso nos hace mas fuertes para seguir combatiendo al odio, la exclusión y el desprecio que solo se sustenta en el privilegio cisexual y la fuerza.
Así pues, denunciamos el silencio de los cisexuales que se creen desde su privilegio que sus historias, su sexualidad, su identidad y sus formas de vida son universales, mientras propagan que las de las personas transexuales son una ficción o desviación a corregir, o como mucho asumen tolerarlas o aceptarlas siempre que no llamemos la atención, que seamos “normativos” en la expresión de nuestro género, que no les cuestionemos la “naturalidad” de sus identidades que asumen como una señal de “prohibido el paso” o como un certificado de autenticidad y normalidad.
Tras cada agresión, insulto o asesinato no solo hay una o varias personas enfermas de odio por su transfóbia, hay un silencio que permite y naturaliza ese odio: es el silencio del cisexismo. Y es este silencio el que permite que la sociedad, los patios y aulas de los colegios e institutos sean vistos por muchos adolescentes transexuales como verdaderos campos de exterminio. Un silencio que atraviesa el claustro de profesores, las AMPAS, los sindicatos, partidos políticos y las delegaciones de educación.
El silencio cómplice de la pesadilla, el pánico y los intentos de suicidio de muchos adolescentes transexuales.
Romper este silencio es una necesidad para acabar con tanto sufrimiento y exclusión.
Romper este silencio es reflexionar sobre la miseria del mundo cisexista para enriquecer las mentes, y así acabar con esta sinergia que sustenta la violencia en la que se nos sume por el sexo, la identidad y el género.

Mar Cambrollé, Presidenta de la Federación Estatal de Transexuales (FET) y de ATA-Sylvia Rivera

1 comentario:

ZAHIRA dijo...

Todas o casi todas estamos enteradas que en Mayo del 90 fue abolida por la Organización Mundial de la Salud la homosexualidad como enfermedad psiquiátrica y que todavía en algunos países occidentales y especialmente EE.UU aún siguen empecinado en que la TRANSEXUALIDAD es una enfermedad metal o sea de locas y de locos, esto es triste hasta oírlo pero la sociedad americana es aparte de muy conservadora -la mayoría-, mojigata y "estrecha"