VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

jueves, 7 de noviembre de 2013

Mar Cambrollé: 'Andalucía se situará a la vanguardia de Europa en la no discriminación a transexuales'

Mar Cambrollé, una de las principales activistas trans implicada en la huelga de hambre convocada para forzar que el parlamento andaluz aprobase la ley integral de transexualidad, ha concedido una entrevista a Cáscara amarga tras la aceptación de sus reclamaciones por parte del ejecutivo.


07/11/2013 - Guillermo Otero La huelga de hambre indefinida, convocada este lunes por la Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera y Conjuntos Difusos-Autonomía Trans, y que iba a ser llevada a cabo mañana por seis activistas transexuales, ha sido anulada después de que el gobierno andaluz aceptara sus reclamaciones en una reunión que ha tenido lugar esta mañana en el Parlamento de Andalucía.
Mar Cambrollé, una de las principales activistas trans implicadas en la huelga de hambre y presidenta de ATA-Sylvia Rivera, ha contestado amablemente a las preguntas de Cáscara amarga. Asimismo, ha declarado que "esta conquista nos debe servir de ejemplo para tomar conciencia que la unidad de las personas transexuales harán posibles todos los cambios sociales que nos equipare en igualdad al resto de la ciudadanía". Asegura que "Andalucía, con la aprobación de esta Ley, se situará a la vanguardia de Europa en la no discriminación por identidad de género y el reconocimiento de las personas Transexuales".
¿Qué os motivó a convocar una huelga de hambre?
El incumplimiento en los plazos de registro en el primer periodo de sesiones del parlamento andaluz y la posibilidad de que pasara el segundo periodo sin registrarla. Nos aseguraron que nos llamarían a finales de septiembre, porque a principios se formó el nuevo gobierno, y que tendríamos una reunión para desbloquear la ley y poder registrarla. Hasta hoy no habíamos sido citados. Las personas transexuales no merecemos que se sigan vulnerando nuestros derechos como ciudadanos.
¿Cuáles son las características de la ley integral de transexualidad?
Es una ley que garantiza que las personas transexuales tengan los mismos derechos que toda la ciudadanía en el ámbito educativo, sanitario y laboral. Hay una carta de adhesiones donde han firmado más de 57 entidades políticas, sindicales y sociales que apoyan la ley en sus tres contenidos básicos: la autodeterminación y despatologización, la descentralización y la inclusión de menores. Nuestra petición está avalada por la sociedad, representada por el tejido asociativo. Además, es una ley que no tendrá coste alguno, sino que además va a suponer un ahorro, al hacer uso de los profesionales que ya tienen los hospitales públicos de Andalucía. No viene a ampliar derechos ni a conceder privilegios. Asimismo, nuestra ley esta basada en la ley Argentina, ley que el parlamento europeo recomienda a todos los estados miembros como una modelo para acabar con la discriminación de las personas transexuales, ya que esta ley ha venido a despatologizar a las personas transexuales y a devolverles la capacidad legal, la autonomía. Mi cuerpo es mío, yo decido.
¿Cómo es la situación legal actualmente?
Se nos niega la capacidad legal para decidir por nosotros mismos. Ninguna persona tiene que acreditar ante nadie si es hombre o mujer, nosotros tenemos que hacerlo. Esto cambiará con la ley integral, puesto que no se necesitará ningún diagnóstico para ser tratado, tan solo tu voluntad y tu capacidad legal de decidir. La evaluación por parte de psicólogos es contraria a los derechos humanos. Además, las unidades de tratamiento para transexuales, si en un principio tuvieron su función, se ha demostrado que en la práctica son antagónicas a la despatologización y al principio de igualdad, ya que nos segrega.
mar cambrolle
¿Qué cambios se producirán en la atención sanitaria cuando se acepte la ley?

Tendremos acceso en igualdad, descentralizando la atención, pues si la transexualidad no es una enfermedad, no tiene que ser tratada como algo específico, especialmente cuando todos los hospitales públicos de Andalucía tienen endocrinos, psicólogos y cirujanos plásticos. La unidad de Málaga se mantendrá para las cirugías de reconstrucción genital y como centro de coordinación e investigación, pero todo lo que sea terapia hormonal y otros tipos de cirugías como las mastectomías o histerectomías, se harán en las provincias, concediendo así un trato igualitario en el acceso a la sanidad pública como cualquier ciudadano, ya que cualquier trato de segregación es contrario a la despatologización y al principio de igualdad y de no discriminación.
La otra conquista es incluir la atención a menores transexuales, sobre todo en la etapa prepúber, para tomar inhibidores hormonales, práctica que se realiza en España para niños no transexuales. Esto evitará que de adultos se les apliquen tratamientos agresivos como tener que extirpar pechos, o que los niños no desarrollen caderas de mujer, que a las niñas les salga vello facial o que se ponga la voz grave... Es un tratamiento contrastado que se viene practicando en Alemania, Italia, Holanda y EE.UU. Son reversibles, seis meses después de suspenderlos la persona vuelve al estado donde se paró el desarrollo, en el caso de que hubiera alguien que se arrepintiese, que contrario a lo que dicen otros expertos, no sucede, pues la identidad sexual se estabiliza entre los dos y cinco años y es innata e inmutable. Un estudio holandés sobre 127 niños tratados con bloqueadores, afirma que ninguno de ellos se ha arrepentido después, en la etapa adolescente o más madura.
¿Cómo entiende la medicina la transexualidad?
Con conceptos obsoletos y caducos. Nos tratan como enfermos mentales y nos someten a evaluaciones que no tienen fin, hecho que ya hemos denunciado ante la fiscalía porque te hacen preguntas como si te tocas o no te tocas, si tu padres tienen relaciones sexuales, si quieres asesinar a alguien o si sientes presencias extrañas. Esto lo que indica es que, a priori, están prejuzgando a la persona como una enferma mental. Es una gran contradicción, sobre todo cuando el parlamento andaluz, en 2010, pidió al parlamento europeo que despatologizase la transexualidad; eso hay que traducirlo en hechos reales. Las evaluaciones son contrarias a los derechos humanos y hay que suprimirlas. Por otro lado, todos los tratamientos que recibimos las personas transexuales no son específicos para nosotros. Hay personas que tienen problemas de hormonas y se las recetan sin evaluarlas, ni les mandan a una unidad especial. A los hombres que sufren ginecomastia, que les crecen mamas, su médico de cabecera les manda al cirujano y les operan rápidamente porque saben las consecuencias que tiene para su vida intima. Sin embargo, a un hombre transexual se le manda a una unidad. Hay un trato discriminatorio a nuestra condición, y la igualdad pasa por eliminar los diagnósticos porque nadie sabe más que tú lo que eres.
¿Ha cambiado la situación actual respecto a generaciones anteriores?
Hoy existen colectivos transexuales como ATA, que están haciendo una gran función como referente y centro de información. Hoy no todo está en el mismo saco, se sabe que la identidad sexual no tiene nada que ver con la orientación. En mi generación, cuando un niño tenía la misma conducta que tienen hoy los niños transexuales, vestirse de niña, jugar con las niñas, en actitud persistente, se decía que era un maricón. Hoy los padres tienen la información, por lo que cuando un niño tiene una conducta constante se trata de un tema de transexualidad, y no de orientación. Hoy ya dicen soy un niño o una niña, y los padres vienen a la asociación. Gracias a ellos, ATA a hecho posible que el tema de los menores salga a la luz pública a nivel nacional. Tenemos un área de padres y madres de niños transexuales que sirve para que los padres se refuercen, para que los niños se encuentren entre iguales y sobre todo, para poner en común que todas las familias tienen la misma situación.
¿Qué papel están desempeñando los padres y madres en esta lucha?
Los padres son, ahora mismo, la gran diferencia respecto a nuestra generación. Aman a sus hijos y a sus hijas como son. Además, están peleando para que se reconozca su identidad de género en los centro educativos, como por una atención sanitaria. Tenemos ahora una gran generación de niños y niñas transexuales en la etapa de la pubertad, si a estos no se les trata ahora con inhibidores, la mayoría de ellos van a pensar en el suicidio. Un estudio que se hizo en Filadelfia, basado en una encuesta hecha niños transexuales, reveló que más del 80% pensó en el suicidio y el 40% lo intentó. Hay que evitarlo, cuando además, cualquier persona no transexual tendría acceso a ellos sin necesidad de ser evaluados.
¿Qué se puede hacer para mejorar la situación de los transexuales?
Lo que se necesita es pedagogía social, igual que se hizo para el matrimonio igualitario. Aquí lo que hay que transmitir a la gente es que la identidad sexual no es una opción ni un capricho, que el género no lo determinan los genitales sino el cerebro y que cada ochomil niños uno nace transexual. No permitir el libre desarrollo de la personalidad es conculcar estos derechos. 

1 comentario:

valentina guevara albornoz dijo...

FELICITACIONES POR ESTA ARDUA LAVOR Y LUCHA QUE LLEVAN....LOS DERECHOS SON TAN DIFICILES POR ESO HAY QUE PELEARLOS