VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

sábado, 5 de marzo de 2016

Estudio: Menores Trans que viven abiertamente su identidad muestran igual bienestar psicológico que el resto de menores que no son trans.


CHICAGO - los menores y jóvenes transexuales, que se les permite vivir abiertamente con el sexo que se sienten y se identifican, muestran un estado de bienestar y psicológicamente son como otros niños no transexuales,  el estudio  sugiere que el apoyo de los padres puede ser la clave.

Las tasas de depresión y ansiedad eran iguales en el estudio, que comparó 73 niños trans 3 a 12 años. Los niños trans mostraban un estado igual que el grupo de hermanos no transexuales (cis).

Las tasas de ansiedad entre niños trans eran "una pizca más alta" que los promedios nacionales para los niños cis de la misma edad,  por lo demás se observa una adaptación a las pautas sociales, dijo la autora principal Kristina Olson, profesora asociada de psicología de la Universidad de Washington.

Ella dijo que es el mayor estudio realizado para valorar la salud psicológica de la juventud trans que han hecho la transición socialmente. Los padres reclutados en los grupos de apoyo, conferencias y un sitio web especial clasificado el bienestar de sus hijos en un estándar de salud mental.

Los padres no fueron seleccionados al azar, Olson reconoció que los padres de los niños que no están bien adaptados, no han participado en el estudio.

El estudio "ciertamente sugiere que el apoyo familiar está vinculado a una mejor salud mental", a pesar de la sugerencia, Olson, afirma que los resultados no dejan claro que esa explicación sea la única. 

Los resultados fueron publicados el viernes en la revista Pediatrics.

Los resultados son "realmente impresionante", comparados con estudios previos que muestran  las altas tasas de problemas de salud mental, incluyendo el comportamiento suicida en niños trans, el Dr. Ilana Sherer, Dublin, California, pediatra, escribió en un editorial de la revista Pediatrics. La mayoría de las investigaciones anteriores se han realizado en menores que no viven su sexo sentido, dijo Olson. Referiéndose a los anteriores estudios, destacando; que eran menores que nos habían realizado el tránsito social y la oposición de algunos padres.

Miqueas Heumann, asesora académica en la universidad del campus de Champaign de Illinois, fue uno de los participantes del estudio. 

Daniel tiene 10 años de edad, cuando nació le fue asignado el sexo y genero de una niña y llamada Naima, pero se ha sentido e identificado como un niño desde que empezó a tener conciencia de su identidad, dijo Heumann.

La familia accedió a que Daniel cambiara legalmente su nombre y, a petición del niño, su escuela accedió a respetar la identidad de Daniel, permitiendo el uso el baño del niño.

"Él está muy bien adaptado", pero todavía siente el estrés, ya que no todo el mundo  lo está aceptando, dijo Heumann.

Daniel "tenía ansiedad antes de ser visible en la escuela", pero se negó a mantener el secreto, Heumann recordó.

"Me miró y dijo, 'Papá, no puedo. Es más difícil que vivir una mentira y no lo que yo soy en verdad, ahora es el momento de hacer frente a esta ansiedad". 

Heumann dijo que la familia apoyó la decisión de Daniel con una mezcla de sentimientos, de "luto" por la pérdida de una hija, que le dijeron cuando nació Daniel, pero nunca se mostraron vacilante y el amor fue la fuente de apoyo a Daniel.

Olson, la autora del estudio, dijo que los resultados no se aplican a todos los niños trans, especialmente aquellos cuyos padres se oponen al cambio de identidad.

Quienes se oponen a permitir que estos jóvenes adopten nombres, peinados y la ropa del género que sienten y contrario al impuesto en el nacimiento, han argumentado que los niños tan jóvenes "no pueden saber  su sexo a una edad tan temprana", dijo Sherer, el editorialista.

Dejar que estos niños vivan abiertamente como el género que se identifican  "puede ser un proceso increíblemente", dijo Sherer, "que muestra al niño que se apoya en su identidad.".