VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

miércoles, 9 de marzo de 2016

Voces empoderadas: el manifiesto de las mujeres trans

Julia Serano es una destacada escritora trans lesbiana, música y bióloga estadounidense. Entre sus muchos escritos resalta este que queremos compartir para el Día de la Mujer. ¿Toda mujer se define por el sexo biológico? ¿Por el nombre civil asignado? Despertando un poco los debates queers contemporáneos le damos voz a aquellas que la tienen y muy potente, aunque la cultura se haya ocupado se estigmatizarlas.


ESTE MANIFIESTO pide que se deje de tomar a las mujeres trans como chivo expiatorio, que se deje de ridiculizarlas y deshumanizarlas, como se hace en todas partes.
A los efectos de este manifiesto, mujer trans se define como cualquier persona a quien se le asignó un sexo masculino al nacer, pero que se identifica y/o vive como mujer.
Ninguna calificación se le debería poner al término “mujer trans” basándose en la capacidad de una persona para “pasar” como mujer, ni en sus niveles hormonales, ni en el estado de sus genitales, después de todo, es francamente sexista reducir a cualquier mujer (trans o no) a simplemente las partes de su cuerpo, ni obligarla a vivir de acuerdo a ciertos ideales impuestos por la sociedad respecto a cómo debería ser su apariencia.
Tal vez no existe ningún otro grupo de minorías sexuales más calumniado o peor entendido que el de las mujeres trans.
Como grupo, hemos sido sistemáticamente patologizadas por la clase médica y psicológica, tratadas de forma sensacionalista y ridiculizadas por los medios de comunicación, marginadas por la corriente principal de las organizaciones lesbianas y gays, rechazadas por ciertos segmentos de la comunidad feminista, y, en demasiados casos, hemos sido víctimas de la violencia a manos de hombres que sienten que de alguna manera ponemos en peligro su masculinidad y su heterosexualidad.
En lugar de darnos la oportunidad de hablar por nosotras mismas sobre las cuestiones que afectan nuestras propias vidas, las mujeres trans hemos sido tratadas mas bien como sujetos de investigación:  Otros nos colocan bajo sus microscopios, hacen una disección de nuestras vidas y nos atribuyen motivaciones que nos son ajenas, tan sólo para validar sus propias teorías y sus propias agendas en relación al género y la sexualidad.
Las mujeres trans somos tan ridiculizadas y tan despreciadas porque nos encontramos en una posición única, donde se da la intersección de múltiples formas de discriminación basadas en el binario de género: el cisexismo, la transfobia y la misoginia
La transfobia es un miedo irracional, la aversión, o la discriminación en contra de las personas cuya identidad de género, apariencia, o comportamientos, se desvían de las normas sociales.
De forma muy similar a como las personas homofóbicas a menudo son impulsadas por sus propias tendencias homosexuales reprimidas, la transfobia es ante todo una manifestación de la propia inseguridad que se siente al tener que vivir de acuerdo con los ideales culturales de género.
El hecho de que la transfobia se encuentre tan extendida en nuestra sociedad, refleja la realidad de que todo el tiempo ponemos una cantidad extraordinaria de presión sobre las personas para que se adapten a las expectativas, restricciones, supuestos y privilegios asociados con el sexo que se les asignó al nacer.
Si bien todas las personas transgénero experimentan la transfobia, las personas transexuales son objeto además de una forma de discriminación específica relacionada con (aunque diferente a) la transfobia y llamada cisexismo, que es la creencia en que el género con el que se identifican las personas transexuales es inferior o menos auténtico, que el de las personas cisexuales (es decir, de las personas que no son transexuales y que sólo han experimentado su sexo subconsciente y su sexo físico de forma alineada el uno con el otro.)
La expresión más común del cisexismo ocurre cuando se intenta negar a las personas transexuales los privilegios básicos asociados con el género con el cual éstas se identifican. Los ejemplos más comunes incluyen el uso deliberado de los pronombres equivocados al referirse a las personas transexuales, o la insistencia en que deben usar un baño público diferente al verdadero género al que pertenecen.
La justificación de este rechazo esta fundada generalmente en la suposición de que el género de la persona trans no es auténtico, ya que no se correlaciona con el sexo que se le asignó al nacer.
Al hacer esta suposición las personas cisexistas tratan de crear una jerarquía artificial.  Al insistir en que el género de la persona trans es “falso”, lo que hacen es tratar de validar su propio género como “real” o “natural.”
Este tipo de pensamiento es extraordinariamente ingenuo, ya que niega una verdad básica: Todos los días hacemos suposiciones sobre los géneros de las demás personas sin verificar sus certificados de nacimiento, sus cromosomas, sus genitales, su aparato reproductor, su socialización en la infancia, ni su sexo legal.
No hay tal cosa como un “verdadero” género -solo existe el género al que cada quien se siente pertenecer y el género que percibimos y que le atribuimos a los demás.
Aunque a menudo diferentes en la práctica, el cisexismo, la transfobia y la homofobia, tienen su raíces en el sexismo por oposición, que es la creencia de que lo femenino y lo masculino son categorías rígidas y mutuamente excluyentes, cada una con una serie de atributos, aptitudes, habilidades y deseos que son únicos a esa categoría y que no se sobreponen con lo que se considera que es su opuesto.

Quienes practican el sexismo por oposición intentan castigar o rechazar a aquellas de nosotras que quedamos fuera de las normas de género o de sexo, porque nuestra mera existencia pone en peligro la idea de que los hombres y las mujeres son sexos “opuestos.”
Esto explica por qué las personas bisexuales, lesbianas, gays, transexuales, así como otras personas transgénero -que pueden experimentar sus géneros y sus sexualidades de formas muy diferentes entre sí- son tan a menudo confundidas o a agrupadas dentro de la misma categoría (es decir, como raros) por la sociedad en general.
Nuestra inclinación general a sentirnos atraídos por el mismo sexo, o bien a identificarnos como lo que se considera el otro sexo, y/o para expresarnos de una manera típicamente asociada al otro sexo, borra los límites que se requieren para mantener la jerarquía de género centrada en el hombre que existe en actualmente en nuestra cultura.
Además de las categorías de género rígidas y mutuamente excluyentes establecidas por el sexismo de oposición, el otro requisito para el mantenimiento de una jerarquía de género centrada en el hombre es hacer cumplir con el sexismo tradicional -la creencia de que lo masculino y la masculinidad son superiores a lo femenino y la feminidad.
El sexismo tradicional y el sexismo por oposición van de la mano a la hora de asegurarse de que aquellos que son masculinos tengan poder sobre quienes son femeninas, y que únicamente aquellos que han nacido hombres puedan ser vistos como auténticamente masculinos.
A los efectos de este manifiesto, la palabra misoginia será utilizada para describir esta tendencia a rechazar y rebajar lo femenino y la feminidad.


(…)



Con el fin de reducir la amenaza que representamos para la jerarquía de género centrada en el hombre, nuestra cultura (sobre todo a través de los medios de comunicación) utiliza todas las tácticas de su arsenal del sexismo tradicional para intentar rebajarnos:

* Los medios de comunicación nos hiperfeminizan al acompañar las historias acerca de las mujeres trans con imágenes donde aparecemos poniéndonos maquillaje, vestidos y zapatos de tacón, en un intento por resaltar la naturaleza supuestamente “frívola” de nuestra feminidad y representando a las mujeres trans como poseedoras de los rasgos de personalidad que suelen ser asociados de forma despectiva con lo femenino: seres débiles, confundidos, pasivos o tímidos.
* Los medios de comunicación nos hipersexualizan al crear la impresión de que la mayoría de las mujeres trans son trabajadoras sexuales o estafadoras que se hacen pasar por mujeres, y también cuando afirman que hacen la transición por razones primordialmente sexuales (por ejemplo, para aprovecharse de los pobres e inocentes hombres heterosexuales o para cumplir con algún tipo de fantasía sexual bizarra). Estas representaciones no sólo le restan importancia a los motivos que tienen las mujeres trans para realizar la transición, sino que implícitamente sugieren que las mujeres en su conjunto no tienen ningún valor más allá de su potencial para ser sexualizadas.
* Los medios de comunicación convierten en objetos nuestros cuerpos alvolver un tema sensacionalista la cirugía de reasignación de sexo y discutir públicamente acerca de nuestras “vaginas artificiales” sin aplicar en absoluto la discresión que normalmente acompaña cualquier alusión a los genitales de cualquier persona en general. Más aún, aquellas de nosotras que no nos hemos realizado la cirugía, nos vemos constantemente reducidas a las partes de nuestro cuerpo, ya sea por los productores de pornografía transexual que enfatizan y exageran una y otra vez el hecho de que tenemos pene (distorsionando nuestra realidad y convirtiéndonos en la imagen de las prostitutas “ella-hombre” -shemales- y de las “chicas con pene”) o bien por otras personas que se han llegado a creer a tal punto el lavado de cerebro de la cultura falocentrista, que piensan que la mera presencia de un pene puede anular lo femenino de nuestra identidad, de nuestras personalidad, y del resto de nuestro cuerpo.

Traducción del Manifiesto incluido en la introducción al libro de Julia Serano, "Whipping Girl. A Transsexual Woman On Sexism And The Scapegoating Of Feminity" ("La Chica del Látigo. Una mujer transexual opina acerca del sexismo y el chivo expiatorio de la feminidad") publicado en Akntiendz.



3 comentarios:

Gege Dai dijo...

prada shoes
michael kors bags
michael kors wallet sale
oakley sunglasses wholesale
mulberry handbags
nike blazer pas cher
polo ralph lauren
calvin klein underwear
longchamp pas cher
celine outlet
coach outlet
lululemon outlet
asics
discount oakley sunglasses
ralph lauren
tiffany jewellery
beats by dre
ralph lauren outlet
gucci outlet online
futbol baratas
oakley sunglasses
kate spade uk outlet
tiffany and co
oakley sunglasses
ferragamo shoes
nike huarache
pandora jewelry
mulberry handbags
cartier outlet store
ralph lauren uk
oakley sunglasses wholesale
hollister shirts
iphone case
rolex watches
ray ban sunglasses
chanyuan0528

Gege Dai dijo...

michael kors handbags
iphone case
mulberry handbags
reebok outlet store
true religion outlet
ugg boots sale
tory burch outlet online
mcm outlet
polo ralph lauren
ralph lauren polo
mizuno shoes
cheap jordans
michael kors outlet
ralph lauren shirts
michael kors outlet
cartier sunglasses for men
air force 1 shoes
ugg outlet
mulberry bags
ugg boots
uggs outlet
beats headphones
mulberry outlet,mulberry handbags outlet
cheap michael kors handbags
cheap mlb jerseys
ralph lauren uk
adidas outlet
michael kors outlet
louis vuitton sunglasses for women
swarovski crystal
michael kors handbags clearance
true religion jeans
michael kors outlet online
ugg outlet
michael kors handbags wholesale
michael kors wholesale
0802jianxiang

Unknown dijo...

coach outlet online
chaussure louboutin pas cher
ugg boots
steelers jerseys
gucci outlet
ugg boots uk
new balance outlet
michael kors handbags
los angeles clippers
ugg outlet