viernes, 22 de febrero de 2013

Mar Cambrollé se muestra conciliadora: “confiamos que la ley llegue a concretarse en los términos anunciados”


Ante la polémica desencadenada por la retirada por IULV-CA de la proposición de ley integral de transexualidad ya admitida a trámite por la Mesa del Parlamento de Andalucía después de que hayan surgido dudas en lo referido a menores de edad que podrían suponer un informe desfavorable por parte del Consejo de Gobierno, nos hemos preguntado directamente a Mar Cambrollé, presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA). Cambrollé, que ayer se mostraba dispuesta a encadenarse a las puertas del Parlamento de Andalucía si la situación no se desbloquea, nos confirma su interés porque la situación se encauce y la ley vea la luz en el tiempo más corto posible.
Dosmanzanas: ¿Cuáles son, a juicio de ATA, las razones por las que IULV-CA ha decidido la retirada del proyecto que ya había sido admitido a trámite por la Mesa del Parlamento de Andalucía?
Mar Cambrollé: Nos creemos las razones que ha hecho públicas el grupo parlamentario de IULV-CA y confiamos que de este modo la ley llegue a concretarse en los términos anunciados.
Dosmanzanas: Se alude a “dudas” surgidas en relación a cómo el proyecto aborda la realidad de los menores transexuales. ¿Cuáles son esas dudas? ¿Cuáles son los posibles puntos de conflicto?
Mar Cambrollé: Conocemos la información facilitada por la diputada de IULV-CA Alba Doblas, según la cual la consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, ha esgrimido un informe jurídico que pone reparos al proyecto de ley en la parte referida a menores. El informe no es público, por lo que desconocemos cuales pueden ser los puntos de conflicto.
El texto que en la ley hace mención a la atención sanitaria que se les preste, en tanto que menores, prevé que esta se haga de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 1/1998, de 20 de abril, de los derechos y la atención al menor de la Junta de Andalucía (artículo 10), y en la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y derecho y obligaciones en materia de información y documentación clínica. El proyecto establece que dicha atención sanitaria se fundamente en los principios de capacidad progresiva e interés superior de la persona menor de edad y de reversibilidad total de los tratamientos, desde la edad de la pubertad, o reversibilidad parcial, si así se solicitare, a partir de los 16 años de edad, o antes si la persona menor de edad demostrare suficiente madurez.
Hablar de “menores” sin entrar a matizar suscita siempre “alarma”. Pero los menores transexuales son una realidad que existe. Y es responsabilidad de los poderes públicos garantizar la integración y el libre desarrollo de la personalidad de los menores en todos los ámbitos: social, escolar, familiar. Sin embargo, en el caso de menores transexuales se impone el prejuicio de que son transexuales antes que menores.
Dosmanzanas: Desde IULV-CA se asegura que el proyecto será encauzado lo más rápidamente posible a través de una mesa en la que participen IULV-CA, PSOE-A y las organizaciones implicadas. ¿ATA tiene constancia de que se haya convocado ya esa mesa? ¿se os ha comunicado algo a ese respecto?
Mar Cambrollé: Ayer mismo hizo público en nota de prensa que la fecha para la mesa se nos notificaría hoy mismo. Era una de las peticiones que planteamos para la desconvocatoria de la medida de presión anunciada. Y efectivamente la reunión ha sido fijada el 4 de marzo, a las 16:30 horas.
Dosmanzanas: ¿Deseas transmitir algún mensaje concreto a las personas que nos siguen?
Mar Cambrollé: Sí, que esta ley no es una ley de privilegios ni viene a ampliar derechos, solo busca que se garantice la no discriminación por motivos de identidad de género y de reconocimiento de los derechos de las personas transexuales en la Comunidad Autónoma andaluza. Que el espíritu de la ley se basa en el Derecho Fundamental de la autodeterminación del género y en la autonomía personal, demandando una atención sanitaria igualitaria en el acceso a la sanidad pública y despatologizante. Así como la inclusión de los menores transexuales, es una realidad que existe, y por tanto una responsabilidad social y de los poderes público atenderla.