VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

jueves, 7 de agosto de 2008

Una experta denuncia que en España aún se hacen terapias para dejar de ser gay


Los científicos han demostrado que no es una enfermedad mental.
La orientación sexual "no se puede cambiar".

En España aún se llevan a cabo "de manera encubierta" terapias cuyo objetivo es "reparar" la orientación sexual, denuncia la sexóloga Noemí Domínguez, del Instituto de Estudios de la Sexualidad y la Pareja de Barcelona. A pesar de que los científicos han demostrado que la homosexualidad no es una enfermedad mental y que por tanto no requiere intervención terapéutica alguna, un colectivo minoritario de psiquiatras y psicólogos sí la considera una enfermedad que puede ser tratada con terapias reparadoras o de conversión.
Domínguez, psicóloga y sexóloga, quien afirma que la orientación sexual de las personas "no se puede cambiar", explicó que "el Colegio de Psicólogos no permite tratar este tipo de casos porque no son un trastorno. Pese a todo, hay gente que aún cree que la homosexualidad es un problema, una desviación o un trastorno mental".
Los efectos de estas terapias, que suelen durar varios años, pueden llegar a ser "destructivos", pues provocan daños emocionales, psicológicos, profesionales y hasta económicos a quienes los sufren.