VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

martes, 17 de junio de 2008

Judíos ortodoxos se oponen a la marcha del Orgullo Gay convocada en Jerusalem

AJN.- Anunciaron que el jueves marcharán contra la realización del desfile. Además esperan un fallo de la Justicia que impida la manifestación de gays, lesbianas y transexuales.
Un grupo de judíos ultra-ortodoxos convocó para el próximo jueves a una manifestación en Jerusalem en rechazo a la marcha del Orgullo Gay, prevista para el próximo 26 de junio.
Los ortodoxos anticiparon que esta nueva protesta pretende ser "menos importante" que en años anteriores, para evitar reducir al mínimo la publicidad de la marcha del Orgullo Gay en la capital de Israel, que organiza la ONG Jerusalem Open House, principal asociación de gays, lesbianas y transexuales de ese país.
Según informó el diario Haaretz, la policía de Jerusalem ya autorizó la marcha, aunque aún falta el permiso oficial del municipio, que por lo general lo confirma unos días antes.
Los judíos ortodoxos ya intentaron sabotear la manifestación en años anteriores, e incluso activistas de extrema derecha fueron a la Corte Suprema de Justicia para exigir la prohibición del evento de este año.
El alto tribunal aún no se pronunció, pero por lo ocurrido en las anteriores ediciones de la manifestación, es probable que dicte un fallo a favor del desfile.
Por ahora, los ortodoxos anticiparon que bajarán el perfil de su rechazo para evitar darle mayor trascendencia a la marcha del Orgullo Gay.
En el ámbito político también hubo intentos de impedir que el desfile se lleve a cabo, a través de medidas legales.
Hace dos semanas, religiosos miembros del Knesset, entre ellos Eli Gabbay (Unión Nacional-Partido Religioso Nacional) y David Azoulay, exigieron que la policía adopte las medidas necesarias para impedir el desfile, ya que representa un peligro para el público en general
La marcha que convoca a la comunidad gay ya se realizó con éxito en la ciudad de Tel Aviv, el pasado 6 de junio.
El desfile también fue reprobado en esa oportunidad por activistas de agrupaciones de derecha, pero no pudieron impedir su realización.