miércoles, 11 de enero de 2012

Reclaman registro casos trans ; y Doctora Esteva erre que erre con "la disforia de genero y el trastorno"


Reclaman un registro nacional de casos y recuerdan que los equipos que realicen su seguimiento deben ser multidisciplinares. Pero mientras la Doctora Esteva, Coordinadora de la Unidad de Genero del Hospital Carlos Haya de Málaga, erre que erre con la denominación disforia de genero y trastorno; a pesar de saber la lucha colectiva de organización transexuales de todo el Planeta, asi como médicos y especialistas en la materia. La Doctora Isabel Esteva, a la derecha de la foto, mantuvo una férrea posición en contra que la Unidad del Carlos Haya cambiara de nombre, donde se destaca esta palabras, hasta que la organización de Transexuales de Andalucía plantó cara y tras arduas negociaciones y amenazas de plantarse frente al Hospital se cambió la denominación.  La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía modificó el nombre de la 'Unidad de Transexualidad e Identidad de Género' (UTIG) del Hospital Carlos Haya de Málaga para eliminar el término "trastorno" del nombre de dicho departamento sanitario. La decisión se ha producido después de que la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) haya llevado a cabo distintas estrategias para conseguir que la Consejería de Salud procediera al cambio de nombre de la Unidad de Transexualidad, ante la patologización que suponía la consideración de que la transexualidad es un trastorno.
La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha denunciado el "dispar" abordaje terapéutico que se ofrece en España a las personas que sufren disforia de género y tienen una contradicción entre su "sexo psicológico" y su "sexo biológico", como demuestra que "sólo" cuatro comunidades contemplen la realización de cirugía genitoplástica o de 'reasignación sexual'.
EP-.  Así lo ha asegurado la doctora Isabel Esteva, coordinadora del nuevo Grupo de Trabajo sobre Identidad y Diferenciación Sexual de la SEEN, que cifra la prevalencia del trastorno de identidad de genero en España en un caso por cada 10.000 habitantes. Además, uno de cada cuatro casos que se manifiestan en la adolescencia se mantienen en edad adulta.
"La distribución geográfica y la oferta terapéutica es dispar, con escasa incorporación de procedimientos genitoplásticos en la mayoría de las regiones, lo que dificulta la accesibilidad de muchas personas transexuales a unidades de su entorno geográfico", según Esteva.
La primera en incluir todas las cirugías de reasignación sexual fue Andalucía en el año 1999, seguida de Madrid, Cataluña y País Vasco, quienes incluyeron esta cirugía en 2008. Aragón, Asturias, Islas Canarias, Navarra y la Comunidad Valenciana son el resto de comunidades que han trazado algún tipo de estrategia sanitaria para estas personas.
Sin embargo, "hay un amplio territorio nacional que no ofrece cobertura alguna al colectivo transexual", lamenta esta experta.
Además, esta experta recuerda que el equipo multidisciplinar que debe abordar estos casos debe estar formado por psicólogos, psiquiatras, endocrinólogos y cirujanos con experiencia en distrofia de genero pero, en muchos de los existentes, sus miembros no trabajan unidos en el mismo centro hospitalario, lo que "puede dificultar la intercomunicación entre el equipo".
Todo ello está propiciando que estas personas estén siendo atendidos en otra comunidad, en la sanidad privada ó nunca hayan solicitado atención sanitaria, siendo difícil conocer la cuantía real de personas transexuales en España.
Por ello, propone también la creación de un registro nacional de casos, al menos en los atendidos en el ámbito del Sistema Nacional de Salud (SNS). Esteva reconoce que el respeto a la intimidad de las personas afectadas, la constante movilidad de este colectivo en búsqueda de atención sanitaria y la reciente incorporación de la atención sanitaria organizada han sido algunos de los motivos esgrimidos para justificar la ausencia actual de estos registros.
IMPORTANCIA DE UN CORRECTO SEGUIMIENTO
La coordinadora de este grupo de trabajo reconoce la importancia de que estas personas reciban un correcto seguimiento, tanto si sufren disforia de género o alguna anomalía en el desarrollo sexual gonadal o genital, ya que han de ser tratadas de por vida con hormonas.
De hecho, es en este punto donde reside la importancia de realizar un correcto tratamiento en el seguimiento de estos pacientes. "Estos pacientes están tratados a lo largo de toda su vida, una media de 30-40 años, a base de terapias hormonales cruzadas", recuerda la doctora Esteva.
El endocrinólogo es el especialista que sigue "día a día" este tratamiento realizando aquellas modificaciones en las dosis hormonales que considera oportunas, de ahí que la creación de un grupo de expertos sobre el abordaje de este trastorno dentro de la SEEN ayudará a "abordar de manera clara y unificada la realización de estrategias terapéuticas, así como informar al resto de especialistas de los diferentes nuevos tratamientos, dosis, riesgos e indicaciones existentes".

Fuente: Diario Digital Transexual

1 comentario:

Anónimo dijo...

La doctora Esteva no muestra la actualidad necesaria de su conocimiento clínico-científico dentro del marco de su trabajo, por lo menos no con respecto al caso mío al ser cliente de esta UTIG.
Dr. Regina-Michaela Wittich