VIDEOS

CONOCENOS

DOCUMENTOS

PRENSA

miércoles, 24 de julio de 2013

Chica y chico transexuales comienzan nueva vida juntos

Arin Andrews y su novia Katie Hill, dos adolescentes oriundos de la ciudad estadounidense de Tulsa, son una joven parejita enamorada que en nada difiere de tantas otras.

El joven Arin Andrews y su novia Katie Hill pasean por la playa sin que su aspecto llame la atención de nadie. Viéndolos, se hace difícil creer que hace sólo dos años ambos, no habían iniciado su transición de adaptación del físico al sexo sentido o cerebral.
Arin, de 17 años de edad y Katie, de 19, viven en la ciudad estadounidense de Tulsa, y tras someterse a un proceso de transición que incluyó cirugías, ambos viven como siempre lo desearon

Katie, estudiante universitaria, se sometió hace un año a una cirugía de reconstrucción genital  gracias a al aporte de 35.000 dólares por parte de un donante anónimo, que supo de su caso tras leer un reportaje en un periódico local.
Arin, que todavía cursa educación secundaria, fue recientemente objeto de una cirugía por la que se le extrajeron ambos senos, y se muestra orgulloso de su nuevo cuerpo masculino.
Hasta el verano pasado, Arin vendaba firmemente su torso para aplastar el busto femenino, y ahora está muy contento por poder hacer "topless" por primera vez desde que se operó en junio pasado en Cleveland.
"Ahora puedo usar una camiseta sin mangas, puedo ir a nadar y quitarme la remera,  dice en declaraciones recogidas por Daily Mail.
"Odiaba mis pechos, siempre sentí como si no me pertenecieran. Ahora por fin puedo estar cómodo en mi propio cuerpo", afirma el joven, quien añade que "ahora, cuando estoy en una piscina pública, o en un club, nadie me mira con desconfianza, simplemente me ven como a un hombre, un tipo flaco que va al gimnasio tratando de sacar un poco de músculo".
"Mi familia me ha sorprendido con todo su apoyo, antes y después de la operación. Tengo mucha suerte de tenerlos y también a Katie" sostiene.
Katie y Arin se conocieron hace casi dos años en un grupo de apoyo para adolescentes transexuales donde los jóvenes compartían sus experiencias.
"Para mí, Arin siempre fue el mismo Arin, siempre me pareció varonil. Pero ahora que ha tenido la cirugía sé que se siente mucho más seguro y cómodo consigo mismo ", narra Katie.
Ahora que su apariencia física coincide con su identidad sexual, ambos jóvenes están muy contentos de poder ir a nadar, pasear en bote y tomar el sol al igual que otras parejas sin sentir sobre sí miradas de censura, cosa que -discriminación mediante- sigue siendo moneda corriente.
"Al ser transexual, entiendo a Arin probablemente mejor que nadie, sé lo bien y completo que se siente ahora", dice Katie.
En el futuro, Arin podría considerar la posibilidad de someterse a cirugía genital, pero esto puede ser complicado, y por ahora está encantado con su nuevo cuerpo.
Las familias de ambos apoyan su relación y dicen que la forma en que los adolescentes se han sostenido mutuamente ha ayudado a que su transición no fuera traumática.
 
NOTA: Esta nota ha sido modificada en conceptos y terminologías "cisecistas", que convertían una historia bonita en el plageo de una pareja cisexual, negando con ello la identidad sexual.